“Tejido en Tiempo de Vendimia” vistió de fiesta al Frank Romero Day

Bajo la lluvia, el espectáculo mezcló un impactante show teatral y un fenomenal juego de luces que plasmaron una interesante puesta en escena. Además, hubo varias perlitas que encendieron al público.

"Tejido en Tiempo de Vendimia" vistió de fiesta al Frank Romero Day

Foto: Ariella Pientro / Unidiversidad

Sociedad

Vendimia 2019

Unidiversidad

Santiago Serrano

Publicado el 09 DE MARZO DE 2019

Bajo el nombre de Tejido en tiempo de Vendimia” se realizó la 83.ª edición de la Fiesta Nacional de la Vendimia. El espectáculo, plagado de baile y juegos de luces, realizó un recorrido puntual por un día de cosecha en la provincia de Mendoza, desde el amanecer hasta la puesta del sol. Con un gran despliegue artístico, el Frank Romero Day fue testigo de un espectáculo lleno de innovaciones y detalles que hicieron de la versión 2019 una de las noches vendimiales más interesantes de los últimos tiempos.

El escenario del Teatro Griego, que tuvo tres plataformas distintas, albergó a 852 artistas. Entre ellos hubo 208 bailarines contemporáneos, 344 bailarines folclóricos, 30 bailarines con discapacidad, 185 actores, 15 acróbatas aéreos, 18 acróbatas de piso y un ensamble integrado por 52 músicos y cantantes. La encargada de dirigir la edición central de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2019 fue Alicia Casares.

El argumento de la Fiesta siguió al pie de la letra su temática principal. Los 17 cuadros se desmembraron en un día de trabajo completo en las viñas mendocinas, contado desde la perspectiva de los protagonistas.

Toda la historia transcurre en una finca, bajo la mirada del Narrador y durante una jornada de cosecha en la que todos los personajes viven intensamente la experiencia de la recolección en tiempos de vendimia.

Uno de los primeros momentos emotivos la noche se dio cuando la orquesta tocó los primeros acordes en el escenario elevado del Frank Romero Day.

El show presentó dos planos: el primero fue el de la cotidianidad del trabajo de los cosechadores y el segundo explicó cómo gira el universo respecto de los hilos del trabajo vitivinícola.

En una mezcla de danza, marionetas, teatro, luces y música, el show artístico conjugó el trayecto de los trabajadores a la finca, el esfuerzo de la cosecha, la dinámica de una bodega, el universo sensorial del vino, los sonidos del descanso, el festejo entre cosechadores y viñateros, la protección de la Virgen de la Carrodilla y el romance entre los protagonistas Mariela y José.

Llamó mucho la atención del público cómo el espectáculo combinó el baile con las pantallas led. Esta novedad y la intensidad del primer baile levantaron la primera ovación de los presentes.

En esta 83.ª edición, Casares utilizó mucho las líneas curvas de la escenografía y los recursos del agua y las luces para subrayar la dificultad que supone la cosecha en la provincia, y le dio un toque de cotidianeidad con la historia de amor entre los protagonistas. Vale aclarar que con el desarrollo artístico, sumado a los elementos escenográficos, la directora buscó utilizar permanentemente los diferentes escenarios del Teatro Griego y así llegar a todos los sectores del público.

El Acto Central 2019 reforzó y expresó los conceptos que hacen a la identidad de los mendocinos. En las diferentes presentaciones se conjugaron la constante referencia al agua como dadora de vida, el patrimonio, la preponderancia de la tierra, las dificultades que presenta la cosecha y una historia de amor, con el producto que nos distingue en el mundo: el vino.

Vale aclarar que, por primera vez, el Acto Central vistió la totalidad de sus pantallas de animaciones. El video artístico contó con animación 3D y 2D y, sin dudas, propuso al espectador una experiencia innovadora.

Cuadro por cuadro, las figuras se compusieron digitalmente, ilustrando el concepto rector de Tejido en tiempo de Vendimia, junto a la puesta en escena general, como el cuadro del vino nuevo, donde la escena mezcló baile, acrobacia y fuegos artificiales, siempre acompañada por las pantallas led.

Sin dudas, el momento de mayor conexión entre los artistas y el público se produjo en el cuadro de la Virgen de la Carrodilla. Con los presentes oficiando de coro, se dio uno de esos instantes mágicos que ofrece la fiesta mayor de la provincia.

 

Aspectos negativos

Uno de los inconvenientes más marcados de la noche lo produjo la permanente lluvia sobre el escenario. Poco a poco, el piso del Frank Romero Day se fue mojando y ello generó varios inconvenientes a los artistas para desarrollar su trabajo con normalidad.

Otra de las cuestiones negativas del Acto Central fue que en muchas escenas se vio poco poblado el escenario. Se vieron claros muy grandes en algunos sectores.

 

vendimia 2019 acto central