Turba de antiguos cultivos arde bajo la tierra en Guaymallén

Defensa Civil ratificó que el humo intenso que emana desde hace varios días de un lote baldío en Guaymallén corresponde a turbas de antiguos cultivos. La zona se regó con mangueras hidrantes para enfriar y apagar la humareda.

Turba de antiguos cultivos arde bajo la tierra en Guaymallén

La zona se regó con mangueras hidrantes para enfriar y apagar la humareda. Foto: Télam

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 12 DE AGOSTO DE 2022

Fuentes de Defensa Civil confirmaron que el humo intenso que emana desde hace varios días de un lote en Guaymallén corresponde a turbas de antiguos cultivos que había en el terreno y que, al quedar secas, entraron en combustión, por lo que se regó con mangueras hidrantes para enfriar y apagar la humareda. “Han sido terrenos de labranza y cultivo donde quedó mucha turba en el suelo, que se secó por la ausencia de agua y entró ahora en combustión, ya que hay muchas raíces y materia orgánica”, explicó a Télam el jefe de Defensa Civil, Daniel Burrieza.

Esta semana, vecinos de la localidad mendocina de Guaymallén denunciaron la presencia de mucho humo que emana desde la tierra de un lote baldío cercano a viviendas particulares, sin que hasta el momento se registren daños, mientras profesionales de geología descartaron que se trate de un incendio subterráneo.

Burrieza descartó que en el sitio haya habido algún movimiento de volcanes o sismo, “según investigaron desde el Servicio Geológico Minero Argentino”.

“La idea es controlar, humectar y que se pare, pero la turba tiene mucha raíz y, al estar tan seco, se dificulta la tarea, pero es un fuego típico de basural”, señaló. También indicó que cuando eso dejó de ser un terreno agrícola, “la gente dejó de regar, e hizo drenajes y quemas clandestinas. El fuego se metió por estos sustratos y ese fuego se ha movido por el terreno sin origen ni final”.

Así “se va consumiendo la materia que hay acumulada. En algunos casos, se hacen grietas, sale humo, calor, y este fenómeno se caracteriza por no tener llama libre, sino fuego incandescente”, describió el director de Defensa Civil.

Burrieza afirmó que esto “no es fácil de combatir” y que la Municipalidad de Guaymallén regó con agua en camiones la zona para enfriar y apagar, mientras se colocó un perímetro "para que la gente no ingrese y no se queme los pies”, tal como ocurrió ya con algunos niños y personas adultas.

En esos dos lotes de unos 11 kilómetros, hay unas diez casas habitadas y otras en construcción, pero solo hay huecos con humo en algunas zonas”, dijo el funcionario.

 

Cuándo empezó

“Esto comenzó en marzo, cuando un operario halló un pozo con fuego y no le dimos mayor importancia. A medida que comenzaron a trabajar el terreno, nos dimos cuenta de que había humo en varios sectores y, como no sabíamos de qué se trataba y nunca habíamos visto algo, decidimos avisar a la municipalidad de Guaymallén, que vinieron a estudiar el suelo”, dijo a Télam Sergio Sinco, uno de los vecinos y propietarios de una vivienda en el lugar, aún asombrado por el fenómeno. “Estamos esperando un camión cisterna y a los bomberos para que arrojen más agua en el lugar”, dijeron fuentes de Defensa Civil, que trabajan este mediodía junto a otros operarios del predio y la ayuda de vecinos.

No es un "incendio"

“No hay que hablar de incendios subterráneos, porque eso habla de llamas, y eso es imposible. La palabra 'incendio' no es la más feliz, ya que da a entender que ahí abajo puede haber una caverna con fuego, y eso es imposible”, aseguró el geólogo mendocino, Sergio Diéguez. Estos fenómenos se dan cuando se quema la materia orgánica acumulada y las raíces, e incluso puede alcanzar los afloramientos rocosos. Generalmente, estos no producen llamas y emiten solo humo.

“Habría que ver los motivos, si el humo está vinculado a alguna materia orgánica que se arrojó hace algún tiempo allí y ahora está generando una reacción de calor, investigar las causas de manera exhaustiva”, sugirió el profesional de la geología.

Diéguez recordó que hace unas dos décadas ocurrió algo similar en San Rafael y “fue porque allí habían depositado carburo de calcio, lo que generó una reacción, también en un baldío”. Lo cierto es que el fenómeno desconcertó a los dueños del terreno, que en un primer momento observaron un foco de humo y pensaron que era alguien que estaba quemando hojas, pero, a medida que se acercaron y recorrieron el lote, comprobaron que ese humo salía por todos lados.

Fuente: Télam

incendios subterráneos guaymallén defensa civil