Quemas en el Delta: un desastre ecológico que hace resurgir la ley de Humedales

Por qué ocurren los incendios. Hay habitantes, sobre todo de Rosario, con problemas de salud. Reclamos, movilizaciones y el pedido para que el "ecocidio" esté en el Código Penal.

Quemas en el Delta: un desastre ecológico que hace resurgir la ley de Humedales

Rosario, afectada por el humo de los incendios en las islas del Delta del Paraná. Foto: Marcelo Manera / La Nación

Medio Ambiente

Incendios en Argentina

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 10 DE AGOSTO DE 2022

Los incendios en las islas del Delta del río Paraná, calificados por especialistas como “uno de los peores desastres ecológicos” de la región, traen graves consecuencias para la salud de la población no solo de los alrededores entrerrianos, sino también de provincias aledañas, como Santa Fe.

Es por eso por lo que varias organizaciones ambientalistas y habitantes de la zona y de Rosario (Santa Fe) exigen no solo el cese de las quemas, sino también el tratamiento urgente de la ley de Humedales. De hecho, este miércoles se realizó una masiva movilización hacia el Monumento Nacional a la Bandera para reclamar "soluciones" al Poder Judicial y a los gobiernos nacional y provinciales.

Las quemas se realizan para, entre otros objetivos, preparar el terreno para distintas actividades que abarcan negocios inmobiliarios y la producción agrícola y ganadera, según argumentan las autoridades.

Uno de los pedidos que sostiene desde hace tiempo la denominada Multisectorial Humedales –con base en Rosario y conformada por distintas organizaciones de la sociedad civil, promotoras de la convocatoria para esta tarde– es la "urgente" sanción de la ley de Humedales, acompañada por una campaña de recolección de firmas que lleva reunidas más de 750.000 adhesiones (Change.org/PorLosHumedales). El proyecto a ser debatido perdió estado parlamentario y volvió a ser presentado este año.

En las redes sociales, los rosarinos se quejaron por la situación bajo el hashtag #NoPodemosRespirar. Este martes por la madrugada aparecieron pintadas en varios edificios públicos, como el Palacio Municipal, los Tribunales provinciales, la sede local de la Gobernación y la Catedral, con frases que hacen referencia a la violencia letal y a la quema en las islas del Delta del Paraná, como "Plomo y humo, el negocio de matar".

 

El “ecocidio” y las patologías respiratorias

La Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) emitió un informe relacionado con los efectos que causan en la salud de la población de Rosario y alrededores las continuas quemas en las islas y el humo que generan, situación que torna irrespirable el aire en la zona. En paralelo, el director del Observatorio Ambiental de la UNR, Matías De Bueno, advirtió sobre las "consecuencias irreversibles" que tienen los incendios que se registran en las islas del Delta del río Paraná y que desde el fin de semana consumieron 10.000 hectáreas. El especialista propuso la creación de una "policía del humedal" y pidió incorporar la figura de "ecocidio" al Código Penal, un proyecto académico sobre el cual ya se está trabajando.

“Como consecuencia de esta práctica irresponsable y descontrolada, se multiplican nuevamente las consultas por síntomas como tos, dificultad para respirar y silbidos en el pecho”, señaló el informe de la Facultad de Ciencias Médicas. También, “ardor en los ojos, irritación faríngea, rinorrea y dolor de pecho, característicos de la intoxicación por humo con materias pequeñas”, precisa.

Los gases y partículas producidas por las quemas "inferiores a 2,5 micrómetros, compuestas por carbono elemental, metales de transición, moléculas orgánicas complejas y compuestos orgánicos volátiles, recorren decenas de kilómetros e invaden zonas urbanas vecinas”. Y agregaron que esto genera “un incremento reiteradamente demostrado (a corto y largo plazo) de padecimientos respiratorios y cardiovasculares, existiendo además claras señales de su vinculación con enfermedades metabólicas (diabetes mellitus, por ejemplo) y cáncer”.


Foto: Marcelo Manera /La Nación


La afectación se produce “aún en individuos sanos, pero es mucho más frecuente en niños, adultos mayores y mujeres embarazadas”, puntualizaron, y advirtieron que también ocurre “en pacientes con enfermedades alérgicas (el 25 % de la población general) y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (el 10 % de la población adulta)”. La FCM mencionó, además, que el decano de esa Facultad, Jorge Molinas, y el director de la Escuela de Graduados, Pablo Arias, elaboraron en 2022 "un informe sobre la contaminación del aire por humo y aumento de la morbimortalidad respiratoria y cardiovascular provocada por las quemas”.

“Sin embargo, aun a costa de la salud de la población y de la biodiversidad de la región, los agroempresarios de los humedales siguen hoy intentando extender sus riquezas”, aseveraron desde la FCM. Finalmente, indicaron que esos agroempresarios, están “encendiendo un ecocidio ante la desidia de los funcionarios que, imperturbables, permiten estas graves violaciones a las leyes de cuidado del medio ambiente”.

 

Policía del humedal

El director del Observatorio Ambiental de la UNR, Matías De Bueno, graficó que "la intensidad del fuego en ese lugar arrasa con todo, con flora y fauna, y le genera un daño estructural al suelo". "No es un suelo igual a la llanura pampeana, que es tierra firme; la isla se va regenerando con el pulso del río y es un suelo más frágil", agregó.

Para De Bueno, "no hay una acción de prevención" sobre los incendios y, "si bien el Estado va permanentemente atrás del fuego para ir apagándolo, la acción es permanentemente ex post". Sobre este punto, el abogado señaló que desde la Universidad de Rosario proponen la creación de una "policía del humedal" que sea interjurisdiccional y permita monitorear con poder de policía para apresar a quienes queman las islas.

Por otro lado, pidió que se convoque entre las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos a una "búsqueda de soluciones para ver qué actividad económica se puede hacer en el delta para que no sea la única estar incendiando".

"Hoy la rentabilidad del lugar se está manejando por cuestiones agrícolas, ganaderas o por emprendimientos inmobiliarios", describió De Bueno, y subrayó la necesidad de "buscar políticas de desarrollo que permitan cambiar los incendios por negocios que sean ambientalmente amigables y sostenibles".

El especialista también señaló que la UNR está elaborando un proyecto académico para incorporar la figura del ecocidio al Código Penal. "Cuando se genera un daño de tal magnitud que puede tener consecuencias irreversibles sobre un espacio natural y sobre el ambiente, pedimos que se castigue de la forma máxima, con sanciones desde multas o inhabilitación hasta penas de prisión", concluyó.


Las denuncias

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, amplió las denuncias por los incendios ante el juez de la ciudad entrerriana de Victoria, Federico Martín, a los que calificó de "intencionales con distintos intereses", y reclamó que se identifique y accione contra los propietarios de los campos donde se produce.


Una serie de edificios públicos de la ciudad santafesina de Rosario amanecieron pintados con frases que hacen referencia a la violencia letal y a la quema de las islas del Delta del Paraná, como "Plomo y humo, el negocio de matar", y las autoridades apuntan a grupos organizados. Télam
 

Horas más tarde de la presentación de Cabandié, Daniel Erbetta, ministro de la Corte Suprema de Santa Fe, declaró en Radio 2 Rosario: "La Justicia penal federal en el interior del país tiene una capacidad de rendimiento muy pobre, muy baja. Es por muchas razones: problemas estructurales, de organización, de funcionamiento. No le llegó la reforma, tiene una organización de más de cien años y eso también complica, sumado a la falta de recursos". En tanto, Fabián Daydé, ahora excoordinador de Defensa Civil de Entre Ríos, pidió disculpas, luego de abandonar su cargo por acusar a Rosario de utilizar los incendios para "desviar la mirada del narcotráfico".

Fuente: Télam

incendios quema delta parana rosario desastre ecologico salud ecocidio medio ambiente