Un paso más para Las Leñas

Autoridades de Chile y Argentina firmaron un acuerdo para la creación del Ente Binacional Paso Las Leñas (Ebileñas). El proyecto fue elegido como la mejor alternativa, entre otras 82 que estudiaron ambos países. Características y costos.

Un paso más para Las Leñas

Gentileza: Gobierno de Mendoza

Sociedad Unidiversidad por Verónica Gordillo / Publicado el 07 DE ENERO 2015

Sus pendientes aceptables, la posibilidad de transitar durante todo el año y de permitir un tránsito multimodal, costos menores de operación y mantenimiento que otras alternativas y la conexión entre el puerto de Buenos Aires y el de San Antonio, en Chile. Esas son algunas de las ventajas del proyecto del paso fronterizo Las Leñas, cuya concreción logró un nuevo impulso esta semana con la creación del Ente Binacional Paso Las Leñas (Ebileñas). La obra, que demandará una inversión de unos 1500 millones de dólares, incluye la construcción de un túnel de 11 kilómetros y es un proyecto conjunto entre los gobiernos de Chile y Argentina, que impulsan desde hace décadas la Región de O’ Higgins y el departamento de San Rafael, en Mendoza, así como los integrantes de las cámaras comerciales y turísticas de ambos países. 

El ministro de Infraestructura, Rolando Baldasso, aseguró que la formación del ente fue un salto cualitativo para que el paso fuera una  realidad. Dijo que el proyecto demandaría entre cuatro y cinco años de trabajo y una inversión de unos 1500 millones de dólares, por lo que una de las tareas del ente será analizar la forma de financiamiento de la obra, que puede ser mixta entre los estados y los privados, con recuperación por medio de la concesión y del peaje, un sistema muy utilizado en Chile. El funcionario enumeró los beneficios de este paso, que se convertiría en el número quince entre Argentina y Chile el último que se construyó fue Agua Negra, en San Juan, que ya está funcionando. Explicó que permitiría conectar en forma directa el puerto de Buenos Aires con el de San Antonio, que en ambos países el trazado no presentaba grandes pendientes ni caracoles, que por las características de la zona y al ser un túnel de baja altura estaría transitable más tiempo, además del empuje turístico, social y cultural que tendrían ambos países.


Gran avance

Autoridades de Chile y Argentina firmaron esta semana un acuerdo para la conformación de Ebileñas, en un acto que se realizó en el ex-Hotel Carreras y al que asistieron por nuestro país el embajador argentino, Ginéz González García; el intendente de San Rafael, Emir Félix, y el ministro de Infraestructura provincial, Rolando Baldasso. El ente tendrá como misión realizar todas las acciones encaminadas a estudiar y encauzar el proyecto en un marco jurídico y técnico, con el fin de alcanzar la mejor alternativa para la construcción del túnel. El Ebileñas podrá definir aspectos del proyecto relacionados con el modelo de negocio, el diseño, la construcción, el mantenimiento, la administración y la explotación del paso.

Las autoridades, que el martes firmaron un protocolo complementario al Tratado de Maipú –rubricado en 2009 por las presidentas Cristina Fernández de Kirchner y Michelle Bachelet, dejaron claro que ambos países consideraban de interés estratégico para el proceso de integración binacional la construcción del paso y que era una alternativa necesaria para promover y mejorar el tránsito de personas, bienes y servicios. El ministro Baldasso comentó a Edición UNCUYO que próximamente, y una vez que el gobernador, Francisco Pérez, regrese de su descanso anual, se decidiría qué funcionarios formarían parte del ente por la provincia de Mendoza.


El mejor entre 82

Hace décadas que los gobiernos de ambos países y el sector privado impulsan la construcción de este nuevo paso, por lo que ya existen estudios técnicos sobre la iniciativa. La historia comenzó cuando Chile se asoció al Mercosur y firmó un acuerdo con Argentina para analizar alternativas a los pasos existentes, específicamente al Cristo Redentor. Fue así que las direcciones de Vialidad de ambos países encargaron a un consorcio de empresas francesas, chilenas y argentinas el análisis de todos los pasos posibles a construir entre ambas naciones.

Los estudios que concretó el consorcio de empresas permitieron definir 82 pasos posibles desde Jujuy a Neuquén. Luego de analizarlos en forma detallada, de juzgar sus pro y contra, los técnicos de ambos países eligieron como el mejor proyecto al de Las Leñas, por las características del mismo. Algunas de las razones que esgrimieron para seleccionar esa iniciativa entre 82 fueron: el aval técnico fundamentado con que contaba; las pendientes aceptables del terreno, tanto en el lado argentino como en Chile (sin presencia de caracoles); la posibilidad de transitarlo en forma permanente y de lograr un tránsito multimodal, y un menor costo de construcción, transporte, operación y mantenimiento que el resto de las alternativas. Más allá de estas razones técnicas, también destacaron su importancia clave en la conexión directa entre el puerto de Buenos Aires y el de San Antonio, así como la creación de un polo de desarrollo social, tecnológico, cultural y turístico a ambos lados de la cordillera.

El 30 de octubre de 2009, las presidentas de Chile y Argentina firmaron la Declaración de Maipú, incluyendo dentro del capítulo internacional la necesidad de dar impulso al proyecto del paso Las Leñas. En mayo de 2011 se constituyó el Comité de Integración del Paso Las Leñas, cuyos miembros se reunieron durante los últimos años a ambos lados de la cordillera y analizaron diversos aspectos de la iniciativa. Ahora, la conformación del ente significa un nuevo avance, ya que se priorizará la evaluación del proyecto; revisarán los estudios preliminares para determinar su factibilidad y analizar también las formas de financiamiento.


Características de la obra

La concreción de este proyecto permitiría que Argentina contara con 15 pasos fronterizos con Chile, desde el extremo norte al sur. En Mendoza se sumaría a los pasos Cristo Redentor y Pehuenche, además de otros que tienen una utilidad más turística pero no de transporte, como Las Damas y Planchón Vergara, ambos ubicados en Malargüe. De realizarse la obra, el nuevo paso conectará el departamento de San Rafael con la región de O’Higgins, en Chile, a unos 80 kilómetros al sur de Santiago.

En el lado argentino deberán asfaltarse 80 kilómetros y se respetará la traza de la ruta 220, que nace en El Sosneado, sigue el recorrido del río Atuel y llega hasta lo que sería la boca del túnel, con un gran atractivo turístico. En el lado chileno, será necesario asfaltar 65 kilómetros de un camino que hoy está consolidado en el primer tramo, aunque sólo se puede recorrer en vehículos de doble tracción. La característica distintiva del trazado a ambos lados de la cordillera es la escasa pendiente y la inexistencia de caracoles del lado chileno, como sucede en Cristo Redentor. Esto posibilitaría el transporte multimodal, es decir, de todo tipo de vehículos.

El anteproyecto prevé la construcción de un túnel de 11 kilómetros que será de baja altura (unos 2000 metros). El ministro Baldasso explicó que esta característica permitiría que estuviera abierto muchos meses del año, ya que sale de la influencia de las grandes acumulaciones de nieve y del viento blanco, dos razones por las que suele cortarse el paso Cristo Redentor. Más allá del avance que significa la conformación del ente, el ministro fue cauto. Dijo que estos eran procesos largos y que, una vez definida la realización del paso, demandaría por lo menos cuatros años la construcción del mismo.