Un rompecabezas para Sarmiento

Por Jorge Fernández Rojas

Un rompecabezas para Sarmiento

Sociedad

Educación

Unidiversidad

Publicado el 01 DE JUNIO DE 2015

Este informe resume y, a la vez, explica detalladamente un fenómeno social actual que se produce en la educación primaria de Mendoza. La percepción de una migración de alumnos a las escuelas privadas dio origen a esta búsqueda de datos certeros surgidos de registros oficiales. Para esto, el equipo periodístico del sistema de medios de la UNCUYO se abocó a la búsqueda de estos datos extraídos de los organismos estadísticos tanto de la Nación como de la Provincia.

Esta definición de origen de las fuentes oficiales fue previa a determinar el trabajo de búsqueda. Fue una decisión fundante para ubicarnos en un plano distante y prudente del sector educativo privado que desde 2003 ha experimentado un aumento en su matrícula.

El “hormigueo” de los alumnos primarios mendocinos hacia las llamadas escuelas de gestión privada es una realidad que puede evolucionar –dicho en el sentido naturalista del término– hacia la degradación del rol del Estado. Esto se revela en varias aristas, tanto en los informes como en las opiniones de los especialistas y actores involucrados, registrados en la publicación de Edición U.

El concepto de la escuela pública está en crisis. Esto se evidencia en este trabajo y más si se tiene en cuenta aquella aseveración de Domingo Faustino Sarmiento que rescata Felipe Pigna en El Historiador: “Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos”. Fue una de las ideas primigenias del trascendental sanjuanino y su pensamiento fue la base para la Ley N.º 1420, que establecía la enseñanza primaria, gratuita, obligatoria, gradual y laica.

Menciono este recordatorio histórico porque en el devenir de esta publicación se encontrarán con la certera óptica de la profesora Romagnoli, que termina diagnosticando el empobrecido rol del Estado de estos tiempos en que las “modalidades” de las escuelas de educación pública, ya sea de “gestión” privada o estatal, conviven entrecruzándose por la determinación de las familias a la hora de elegir a cuál escuela mandarán a sus hijos.

“Registramos que la llamada integración social/democratización, que operó hasta promediar la década del 80, quedó eliminada del discurso educativo y de la utopía, mientras que la inclusión de los excluidos en las instituciones escolares se transformó en la nueva formulación que naturaliza la desigualdad. Pareciera que el Estado se posicionara como simple semáforo que permite y facilita que los caminos escolares se fragmenten y paralelicen cada vez más entre las clases sociales”, dice Romagnoli en su postulación que compone este gran informe.

Observarán los lectores de Edición U que en una línea de tiempo desde la debacle social y económica desatada en diciembre de 2001 comenzó a subir la fiebre privatista de la educación primaria en las familias mendocinas. Esa suba –leve pero sostenida en el tiempo– de la denominada “fuga de mochilas” hacia los territorios privados parece ser la consecuencia de una idea plantada y germinada en los 90 por la ola neoliberal.

El licenciado en psicología Benito Parés, otro de los columnistas de este informe, advierte esto. Es como si se hubiera activado una bomba con retardo hacia la educación pública.

“Si a esto le sumamos que se fomentó en la ciudadanía la organización de una actitud positiva hacia lo privado y una carga actitudinal negativa hacia lo público; es decir, aprendimos a leer las señales de prestigio de las organizaciones privadas y lo negativo de lo público, podemos entender por qué hoy muchos padres prefieren, para sus hijos, un colegio privado a uno de gestión pública”, puntualiza Parés.

Los índices y magnitudes sobre el desarrollo de la migración educativa que se publican en este reporte son traducidos por los expertos y también por los responsables de este actual sistema, donde el Estado parece impávido ante el fenómeno y no ofrece salidas. Como última recomendación, observen las opiniones de los tres candidatos a gobernador sobre este puzzle educativo que a Sarmiento le rompería la cabeza.

mochilas en fuga