Buscan una adaptación “amigable” de Airbnb en Mendoza

Similar al caso de Uber y Cabify, algunos establecimientos de alojamiento tradicionales plantean competencia desleal. Qué se está haciendo en la provincia para asimilar a un nuevo actor en este mercado.

Buscan una adaptación "amigable" de Airbnb en Mendoza

Foto ilustrativa.

Sociedad Unidiversidad Turismo / por Mariano Rivas / Publicado el 25 DE OCTUBRE 2019

Con el advenimiento de las plataformas digitales, muchas esferas comerciales se vieron afectadas en su funcionamiento. Sucedió con Uber y los taxistas, que terminó con una nueva Ley de Movilidad, y sucede también con el sector del alojamiento para turistas. El uso de la plataforma Airbnb en Mendoza, con más de mil anfitriones, también se inscribe en el debate sobre qué debe hacer el Estado con estos fenómenos para garantizar la seguridad de los usuarios y evitar la competencia desleal.

Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos del Ente Mendoza Turismo (Emetur), dijo que Airbnb no le revela a ese organismo la información de las personas que publicitan sus viviendas en su sistema.

“Lo que nosotros entendemos es que hay que hacer un tránsito amigable de afianzamiento y acercamiento con el pequeño microempresario turístico que no tiene un volumen importante de alojamiento y facturación, pero que sí está trabajando y ocupando un espacio que le quita las posibilidades de afianzamiento de otro tipo de empresas de alojamiento”, sostuvo el funcionario.

Hace un año, la empresa estadounidense se reunió con funcionarios del Emetur, señaló Reynoso. En ese acercamiento, sus representantes manifestaron tener la voluntad de incorporar a los anfitriones al sistema turístico provincial.

“Nosotros, contrariamente a otras provincias, vamos ampliando periódicamente nuestras posibilidades de registro. El año pasado incorporamos categorías como los lodges, y ahora estamos trabajando en el clamping, que son campamentos con carpas de categoría”, precisó Reynoso, y señaló que en el caso de los anfitriones de Airbnb, las categorías que les corresponden dependen del tipo de vivienda de que se trate. Puede ser bed and breakfast, propiedades de alquiler temporario, o casas de turismo rural. Con lo que no se cuenta es con una categoría específica para las casas alquiladas vía aplicaciones, como sí lo tiene la Ley de Movilidad respecto de Uber y Cabify.

"Apps" para viajeros

Cuando una persona viaja, debe pensar en muchas cosas para poder disfrutar sin preocupaciones. Una de ellas es el alojamiento y en la era de las nuevas tecnologías, cada vez es más fácil cubrir esa demanda.

“Es como si compraras robado”

Ante la pregunta de si debería regularse con una ley esta actividad, Reynoso respondió: “No lo sé, es algo sobre lo que tenemos que aprender. Porque Airbnb no es el que da el alojamiento en realidad. Legalmente es una página donde te permite a vos publicitar tu alojamiento, y cuando vos haces la reserva, la última información que te da Airbnb es que no se hace responsable de nada. O sea que también hay una cuestión compleja en la responsabilidad del consumidor. Es como si compraras robado”.

Más allá de eso, el director de Calidad y Servicios Turísticos enfatizó a Unidiversidad que las mismas preguntas se las están planteando en todo el mundo, y en una amplia gama de actividades. “Son las nuevas formas de consumo —manifestó—. Es algo que nos está cambiando la forma de organizarnos a todos en todas las tareas”.

Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines (AEHGA), opinó a este medio que las iniciativas como Airbnb son positivas, pero que deberían pagar impuestos y tener empleados en blanco. “Actualmente, para los que no están registrados es competencia desleal. Lo que estamos pidiendo es que cada uno de los anfitriones esté registrado”.

Reynoso subrayó que la responsabilidad de emitir las habilitaciones comerciales es de cada uno de los 18 municipios, y que se necesita un trabajo conjunto para que el Emetur avance en la que es su función: el registro y la categorización de los alojamientos.

“Algunas personas que alquilan en Airbnb están registradas, pero no todos. Por eso necesitamos la cooperación de Airbnb. Porque los que conocen a quienes son los anfitriones son ellos, no nosotros. Si entrás a la página y hacés una reserva, te vas a dar cuenta de que hasta que no llegas a la instancia del pago no tenés la oportunidad de saber quién es el anfitrión”, dijo el funcionario.

 

sociedad | turismo | airbnb | emetur | hoteles | alquiler | alojamiento | aplicaciones | aehga | fernando barbera | marcelo reynoso