Celebrar la belleza no hegemónica, elemento necesario para aumentar el placer

“Si no somos capaces de poetizar el 99 % de los cuerpos reales entonces sabemos muy poco de cuerpos y, por supuesto, también de poesía”, expresó Andrés Neuman para hablar de su obra, "Anatomía sensible".

Celebrar la belleza no hegemónica, elemento necesario para aumentar el placer

Foto: Clarín.com

Sociedad Unidiversidad Salud / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 26 DE OCTUBRE 2020

Frente al ideario de belleza canónica que establece como norma la excepción y redunda en lugares comunes sobre partes del cuerpo asociadas a un imaginario de perfección, el narrador Andrés Neuman construyó en "Anatomía sensible" una celebración de los cuerpos reales, a partir de una treintena de textos vitales que activan los sentidos para reapropiarse de la materialidad humana, como disputa política pero también como indagación poética sobre todo aquello que puede decir nuestra corporalidad.

"Me generó tanto rechazo la industria cosmética y su bombardeo que durante siete años estudié cada detalle del cuerpo: tobillos, barrigas de mediana edad, pieles ásperas, talones duros, estrías. En el imaginario poético el cuerpo apenas ha merecido poemas o escenas artísticas memorables. No hay poemas de amor al codo y la caspa, no existe en la literatura ni en el cine. El cuerpo está por renarrar", explicó Neuman.

Tratado, glosario o experimentación del lenguaje, el nuevo libro del escritor argentino radicado en España, publicado por Páginas de Espuma, despliega un universo de texturas, formas, pliegues, colores y aromas, desde una escritura jugosa capaz de aglomerar poesía y aforismos con breves ensayos sobre distintas partes del cuerpo: está el ojo, el tobillo, la oreja, la boca pero también la mandíbula, el párpado, la sien y hasta el alma.

El dilema de las redes y los "me gusta" que potencian a las industrias de belleza

Alguna vez fuimos o tuvimos algún compañero al que llamaban "gordo", "narigón", "chicato" o "dientes de lata", rótulos que impactan negativamente en la autopercepción del cuerpo. Sin embargo, en los últimos años hemos sido testigos del incremento de diferentes redes sociales, que comenzaron como un espacio de entretenimiento y conexión, pero sus efectos fueron mucho más allá de comentar y dar likes.

“Vivimos en una época de enorme opresión de los cuerpos y ni qué hablar del de las mujeres. Pero en los últimos meses se agudizó la crisis del cuerpo porque está siendo sometido a una platonización mercantilista en la que la cosmética devoró todo posible debate. Y en una época donde el campo del juego es el veto de la gordura, la censura del envejecimiento, el ocultamiento sistemático y cruel de la imperfección, la presencia solamente digital, la fantasmagorización del cuerpo, agudizó esos conflictos. Ya ni siquiera podemos confrontar de forma espontánea ese modelo opresivo con la realidad analógica del cuerpo verdadero”, detalló Neuman.

A su vez, en la autopercepción existe una crisis que tiene que ver con el temor, la precarización y vulnerabilidad. Allí, las redes sociales son un campo de batalla del que no habla el libro pero ante el que reacciona, porque está escrito contra la cultura los editores de imagen. “Las redes sociales y el photoshop, no por demonizarlas, funcionan como herramientas de corrección digital y están propiciando una reducción atroz de nuestra capacidad de mirar y, por ende, de imaginar el cuerpo”.

“Me interesaba que el tono fuese una fiesta colectiva y de conciencia de la multitud de matices que tienen los cuerpos. Cada capítulo aborda desde todos los puntos de vista: del niño o la niña, la persona anciana, desde lo trans, lo hetero, lo gay, o sea las formas posibles de encarnar o desear cada zona de nuestra anatomía. Todo cuerpo, al fin y al cabo, es una multitud porque está hecho de la mirada ajena, de nuestra memoria, de los cuerpos que encontramos. No hay nada más sospechoso y falsamente individual que nuestro cuerpo”, comentó Neuman.

Con la certeza de que tanto el cuerpo como el lenguaje son territorios de disputa, "Anatomía sensible" se inscribe en esa exploración recurrente que Neuman viene trabajando: las múltiples posibilidades que ofrece la escritura. Porque así como en este libro todos los cuerpos son bienvenidos, en su literatura también lo son las búsquedas, los géneros, las obsesiones y los registros, que van desde el humor y el juego hasta la prosa más romántica.

“El cuerpo se da por sentado y esa es la mayor traición que podemos cometer. Nuestra división entre alma y cuerpo es un malentendido trágico que funda la cultura occidental así que no es muy sorprendente que todo el trabajo intelectual, toda la conceptualización de lo político hasta muy entrado el siglo XX, gracias al feminismo, omitía flagrante y peligrosamente las disputas del cuerpo. Me parece importante desarrollar una especie de fetichismo ampliado, donde la estría, el pelo, el pliegue, esos kilos presuntamente de más, esa piel seca, esas arrugas, forme parte de un imaginario potencialmente poético.

La imagen de la mujer en los medios tiene su día para combatir el sexismo

La fecha para visibilizar la Imagen de las Mujeres en los Medios de Comunicación nació en 1990, durante el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en la ciudad balnearia argentina de San Bernardo.

Belleza en la educación tradicional

Desde la escuela parece muy clara la relación entre un modelo de belleza canónica, el cuerpo y la función del lenguaje literario, como si desde el principio el lenguaje poético tuviese la misión de confirmar una idea de belleza. “Cuando te explicaban las figuras retóricas en la escuela, nos encontrábamos con lugares comunes vinculados al cuerpo, eso de ‘cabello como el oro’, ‘piel de seda’".

“La mayoría de la población tiene un cuerpo 'imperfecto'. Hay una especie de silencio atroz y es que el 99 por ciento de los cuerpos reales no están representados en la esfera pública, no están en el cine, en la literatura, en la tradición erótica. Si no somos capaces de poetizar el 99 por ciento de los cuerpos reales entonces sabemos muy poco de cuerpos y, por supuesto, también de poesía. Es un problema político y muy vital porque si no construimos un discurso colectivo que habilite la celebración de una belleza que prescinda de los modelos canónicos cada vez más se estrecha nuestra experiencia placentera en el cuerpo propio y ajeno”, concluyó Neuman.

Activismo gordo: una lucha por la aceptación y la visibilización

A diario, escuchamos expresiones que denotan la falta de empatía y respeto hacia los cuerpos gordos. El rechazo y la discriminación a la gordura están presentes en la sociedad, pero hay personas dispuestas a erradicarlo. El activismo gordo tiene como objetivo principal visibilizar los cuerpos gordos y naturalizarlos frente a una sociedad que se aferra a los cánones de belleza impuestos hace muchos años.

belleza hegemónica | patriarcado | cuerpo | cuerpos reales | redes sociales | industria cosmética | autoestima | libro | anatomía sensible | andrés neuman | goce | placer