Un legado vital

La autora es decana de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo.

Un legado vital

Ingeniera agrónoma Concepción Arjona, decana de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo. Foto: Axel Lloret.

Sociedad Edición U #13 - Raíces / por Ingeniera agrónoma Concepción Arjona / Publicado el 14 DE AGOSTO 2016

Agosto es un mes de grandes festejos en la Facultad de Ciencias Agrarias: recordamos el aniversario de nuestra Universidad, el Día de las Ciencias Agropecuarias y el Día del Árbol, que a nivel provincial se celebra el 15 de agosto y a nivel nacional, el 29. En nuestro país fue Sarmiento su principal impulsor. “¡Planten árboles!” fue su consigna. “La pampa, como la República, es tabla rasa: hay que escribir sobre ella árboles”.

Muchas y variadas son las especies vegetales que configuran nuestros paisajes. La flor nacional, el ceibo, luce su belleza y el quebracho colorado, el forestal argentino, se yergue noble y fuerte.

Mendoza le asigna un valor y lugar indiscutibles al árbol. En un ambiente desértico y con alto riesgo sísmico, nuestra ciudad se identifica y caracteriza por sus acequias, su bella arboleda y sus plazas. Corresponde a nuestra Alameda la primera implantación sistemática. Luego San Martín, siendo gobernador de la provincia, extendió la plantación de árboles en nuestra ciudad. Frente a una epidemia de cólera en Mendoza, el doctor Emilio Coni sugirió la implantación de un parque como cinturón ecológico. Carlos Thays, el paisajista francés, fue contratado para el establecimiento de nuestro actual Parque General San Martín. Son innegables la belleza, el criterio y la calidad del diseño, orgullo para todos los mendocinos, que nos obliga a rescatar y actualizar la cultura y responsabilidad que nos corresponde para mantenerlo.

Nuestra Facultad tiene la responsabilidad de formar profesionales capaces de mantener y acrecentar el espíritu y el respeto por el patrimonio natural. El desarrollo de investigaciones y la difusión de los conocimientos para resolver los problemas que se presentan, desde la elección de las especies adaptadas a nuestras condiciones ecológicas hasta su manejo y control fitosanitario, están definidos en nuestra política institucional.

A todos los habitantes de Mendoza nos queda un legado importante como sociedad: no podemos descuidar y destruir lo que con tanto esfuerzo hicieron nuestros antepasados. Niños, jóvenes y adultos tenemos la obligación de implantar nuevos árboles y replantar los que cumplieron su ciclo, asegurando que llegue el agua a sus raíces.

Desde la Facultad de Ciencias Agrarias UNCUYO, brindemos y recordemos este 15 de agosto a todos los que hicieron y hacen un merecido culto a nuestros árboles.



Raíces

Preocupa el deterioro del arbolado público de Mendoza. ¿Cuál es nuestra responsabilidad?