Disminuyeron los incendios forestales en el piedemonte

Tanto en esa zona como en Villavicencio, solían ocurrir entre 4 y 5 siniestros durante esta época del año, pero en 2020 solo se registró uno. En el resto de la provincia también se redujo la cantidad de hectáreas quemadas.

Disminuyeron los incendios forestales en el piedemonte

Foto: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio / Publicado el 04 DE MARZO 2020

En lo que va de la temporada de mayor riesgo de incendios forestales, que se extiende de julio a abril, se quemaron 34 399 hectáreas, cifra que ya marca una disminución en comparación con años anteriores, cuando las zonas afectadas fueron de entre 100 000 y 200 000 hectáreas. Así lo afirmó Guillermo Ferraris, coordinador del Plan Provincial de Manejo del Fuego a Unidiversidad. A la vez, bajó el número de siniestros ocasionados en el piedemonte y en la zona de Villavicencio. ¿Cuáles son las razones?

El territorio mendocino atraviesa desde hace años situaciones de mucho riesgo en cuanto a incendios. La sequedad extrema, las pocas lluvias y los descuidos humanos son las causas principales de los fuegos que se propagan en distintas zonas, afectan la biodiversidad del lugar y generan pérdidas económicas. El siniestro en el cerro Arco en septiembre de 2018 o el registrado en julio pasado en Potrerillos son algunos de los casos que dejaron serias consecuencias para la flora y la fauna de la provincia.

Actualmente, las estadísticas indican una reducción en la cantidad de incendios. Durante esta temporada, los últimos datos aportados por el Plan Provincial de Manejo del Fuego especifican que el territorio quemado es de 34 399 hectáreas.

“Si bien hemos estado en un período de sequía muy acentuada y con condiciones climáticas adversas que facilitan la propagación del fuego, se ha notado una disminución de la superficie de afectación de los incendios”, comentó Ferraris, que explicó además que la temporada riesgosa finaliza recién el 31 de marzo. “Estamos notando que los meses de mayor riesgo se extienden cada vez más. En los últimos años, la temporada ha comenzado más temprano y ha terminado ya entrado el otoño”, dijo.

La zona más afectada es el Sur de Mendoza. La mayoría de los incendios forestales fueron provocados por personas en Malargüe, General Alvear y San Rafael. Sin embargo, los casos disminuyeron, explicó Ferraris, porque en estos departamentos los propietarios de los campos construyeron picadas cortafuego.

Se trata de espacios desprovistos de vegetación con un ancho que puede variar. Estas “fajas” proporcionan una barrera física para el paso del fuego y también permiten que los bomberos puedan transitar por los campos hacia lugares estratégicos para apagar las llamas con mayor comodidad. Al respecto, el coordinador del Plan Provincial de Manejo del Fuego (PPMF) señaló que esto les permitió ser más efectivos en la tarea de contención de los incendios: “Han sido muy útiles porque se accedió más rápido a los campos para frenar el avance”.

Ejemplo de una picada cortafuego. Foto: INTA

Otro hecho que destacó Ferraris para la contención rápida de las llamas fue el avión hidrante aportado por el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, utilizado en enero para apagar un siniestro que estaba afectando 50 hectáreas en Tupungato. Además, Ferraris adjudicó la baja de los casos a los fenómenos meteorológicos. “Los incendios en el Sur fueron consecuencia también de las tormentas eléctricas que hubo, sobre todo en General Alvear, no así en el sector Norte de la provincia”, explicó.

Es que años anteriores, en el piedemonte, Villavicencio y Blanco Encalada, zonas consideradas de mayor riesgo históricamente, se generaban entre 4 y 5 incendios forestales por la gran afluencia de personas que acampaban y hacían asados, algo que no ocurrió este año. “Solo hubo uno en precordillera que fue accidental, provocado por una vela encendida en un santuario que afectó 30 hectáreas”, detalló el coordinador del PPMF.

Esta baja de territorio quemado, sostuvo Ferraris, se debe a las campañas de concientización, al aumento de los valores de las multas y a las lluvias. “En febrero hubo bastantes precipitaciones y no tantas tormentas eléctricas. El porcentaje de humedad fue alto, algo que ha favorecido que no haya propagación del fuego. Las campañas han dado buen resultado, la gente ha tomado conciencia”, agregó.

Acerca de las sanciones, son cuatro las que están en proceso a través del Juzgado Contravencional. Se trata de una empresa ubicada en San Carlos, una persona de General Alvear y otras dos en San Rafael.

Recomendaciones para evitar incendios forestales en Mendoza

Uno de los factores naturales que puede ocasionar la aparición de incendios forestales son las altas temperaturas. Por este motivo, la Dirección de Defensa Civil recomienda una serie de medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de accidente.

 

sociedad | incendios forestales | fuego | plan provincial manejo del fuego guillermo ferraris |