Docentes en su día: de las tizas, fibrones y abrazos, al mundo de las pantallas

A pesar de que la cantidad de horas laborales aumentó y de que las planificaciones virtuales son un gran desafío, los y las docentes sienten más orgullo de su profesión. “Seguimos trabajando gracias al amor de los chicos”, afirmaron desde la escuela Vera Arenas.

Docentes en su día: de las tizas, fibrones y abrazos, al mundo de las pantallas

Foto: Axel Lloret

Sociedad Unidiversidad Día de las y los maestros / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 10 DE SEPTIEMBRE 2020

Compañerismo, vínculos afectivos con alumnos y alumnas, y apoyo familiar son los pilares de los docentes, en el ciclo lectivo 2020. Al igual que la salud, la educación en tiempos de pandemia ha sido una herramienta fundamental que permitió continuar con las actividades. Sin embargo, planificar clases a través de la virtualidad es un gran desafío. Por el día del maestro, Unidiversidad dialogó con el equipo docente de la Escuela Carmen Vera Arenas, quienes expresaron que continúan trabajando con muchas ganas gracias al amor que reciben de los niños y niñas.

“Cuando hablamos con nuestros niños nos preguntan: 'Seño ¿Cuándo vamos a volver a la escuela?' Ellos quieren volver porque no es lo mismo aprender en casa, extrañan el juego, a los amigos, el recreo. Además, es para destacar la ayuda y contención de las familias que acompañan la trayectoria educativa de cada uno de sus hijos. Y es un gran desafío porque hay familias que tienen uno solo, pero otras tienen tres”, detalló Marcela Gómez, docente de sala de 5 y Coordinadora de Nivel Inicial.

Cuatro de cada diez alumnos necesitan ayuda para hacer los deberes

Sociedad Unidiversidad Educación / por Unidiversidad / Observatorio Argentinos por la Educación / Publicado el 20 DE AGOSTO 2020 En medio del aislamiento por la pandemia de COVID-19, cuatro de cada diez alumnos (el 38,5 %) de escuelas primaria necesitan acompañamiento constante de un adulto para resolver las actividades escolares.

De esta manera, el ciclo lectivo atravesado por la pandemia de Covid 19 y el aislamiento de las personas en sus casas, generó que las maestras y maestros comenzaran a buscar formas de trabajo adecuadas a cada grado, a cada familia y estudiante, teniendo en cuenta los recursos disponibles. En tanto, la Escuela Carmen Vera Arenas, junto con la Facultad de Educación, proveyeron de herramientas tecnológicas a las familias que las necesitaran.

“Estoy en segundo grado y lo más difícil para mí fue estar tan separada de los chicos, porque es complejo no poder ver cómo trabajan o qué necesitan. El estar sin contacto físico con ellos me ha costado un montón y sé que sin las familias esto no se podría haber realizado. En una de las últimas clases, uno de los chicos me dijo: 'Seño, cuando te vea te voy a abrazar un montón'”, expresó emocionada Alejandra Cacciavillani, docente y Coordinadora de Primer Ciclo, Nivel Primario.

De las tizas y fibrones, a las computadoras y auriculares, con la transformación de un rincón del hogar que ahora funciona como aula, y a pesar del aumento en las horas de trabajo y planificación, los y las docentes sienten que su profesión se ha revalorizado. Al mismo tiempo, explicaron que “lo vincular” es el motor que les da fuerza para seguir.

“Cuando uno está con ellos y puede tener el contacto de la mirada, del afecto, el aprendizaje surge con mayor facilidad. Ahora, al tener que estar distanciados, es lo que más necesitamos y lo que nos da fuerzas para seguir”, dijo Marcela Gómez.

Por otro lado, Alejandra Olguín, vicedirectora de la Institución dependiente de la UNCUYO, destacó que con todo el equipo docente trabajan de manera conjunta, sin perder el compañerismo. “Es muchísimo el trabajo y las horas que estamos dedicando. Conversamos a las 21, 22 horas o fines de semana, no tenemos horario. El equipo se puso la camiseta y salimos todos juntos para acompañar a los chicos o a algún docente que lo necesite”.

Agotados: 9 de cada 10 docentes señaló que su trabajo aumentó en el aislamiento

La tarea de los docentes durante este ciclo lectivo ha sido verdaderamente agotadora, así lo demuestra los resultados del informe preliminar de la Evaluación Nacional, que difundió este lunes el Ministerio de Educación de la Nación.

 

Educación virtual: un desafío en los primeros años escolares

Aunque las herramientas tecnológicas pueden brindar un aprendizaje “más entretenido”, el exceso de las pantallas y la falta de presencia física de las maestras y maestros complejiza el proceso educativo. En este sentido, el equipo docente busca adaptar el contenido, con el menor impacto posible. “Cada propuesta que llega a los chicos es muy pensada”.

“Los niños pueden acceder a videos, contenidos a través de plataformas y todo tipo de actividades, pero la mediación docente no la van a encontrar, y esa es una gran dificultad que se une al impacto de estar conectado. Además, las casas también se volvieron oficinas, escuelas y otro tipo de espacios en los que no se logran los momentos adecuados de tranquilidad, que sí podían darse en el aula. De todas maneras, yo creo que a pesar de lo que se dice, los chicos sí aprendieron durante todo este tiempo”, comentó Adriana Sosa, docente de tercero, quinto y sexto grado, y Coordinadora de Segundo Ciclo, Nivel Primario.

Educación: la brecha digital que la pandemia visibilizó

Comenzaremos diciendo prácticamente, por estos días, una obviedad. Estamos transitando una profunda crisis sistémica, que podríamos decir en una primera instancia que es consecuencia de la irrupción del COVID - 19 - Coronavirus a escala global. Sin embargo, la actual crisis del capitalismo es anterior a la pandemia.

Con pruebas y errores, las docentes consideran que los primeros dos meses de escuela en casa fueron los más complejos, y que de a poco, se fueron acostumbrando a la nueva situación. Sin embargo destacan que otra dificultad es trabajar frente a la incertidumbre.

“Trabajar en equipo nos ha servido de sostén entre nosotros porque el docente está acostumbrado a trabajar desde la certidumbre: planificamos todo y lo imprevisto generalmente lo tenemos bajo control. Ahora tuvimos que aprender a trabajar sin conocer el escenario, a trabajar con miedo, capacitándonos por fuera de nuestros horarios habituales y sintiéndonos que no estábamos preparados para esto. A pesar de los errores, seguimos para adelante y vamos estableciendo nuevos canales de comunicación, inclusive con las familias, con las que ahora estamos mucho más comunicados que antes de la pandemia”, describió Sandra Corral, directora de la Escuela.

En líneas generales y a pesar de vivir un día de la maestra y el maestro atípico, en pandemia, los docentes destacan que la sociedad está reconociendo su labor con mayor fuerza, e inclusive ellos mismos se sienten revalorizados: “Nos sentimos todavía más orgullosos de nuestro rol”, concluyeron.

"No podemos seguir pensando en una escuela tradicional"

A las apuradas, sin tiempo para ordenar ni pensar, la educación se mudó a las corridas del aula presencial a la virtual, en medio de la crisis desatada por la pandemia.

educación | día del maestro | escuela carmen vera arenas | uncuyo | escuelas | educación virtual | pandemia | coronavirus | ciclo lectivo 2020 | maestras | alumnos