Drag King: la práctica de desafiar el estereotipo de masculinidad hegemónica

La investigación y proceso de SaSa Testa sobre la práctica "drag king", una performance corporal capaz de poner en cuestionamiento el patriarcado.

Drag King: la práctica de desafiar el estereotipo de masculinidad hegemónica

Foto: Laura Milano

Sociedad Unidiversidad Sexo, género y diversidad / por Julia López / Publicado el 02 DE JUNIO 2020

SaSa Testa es profesorx de Castellano, Literatura y Latín, y estudió distintas especializaciones relacionadas con el campo educativo. La tesis por la que obtuvo el título de magíster en Estudios y Políticas de Género conjuga, simultáneamente, una investigación, una práctica performática y su identidad trans. Esta nota, como esa tesis, están elaboradas con lenguaje no sexista. 

Lo que lx llevó a investigar sobre la práctica performática conocida como "drag king" fue la apreciación de cierto desconocimiento sobre el tema en el imaginario social: “¿Qué pasa cuando lo que se está poniendo bajo tela de estudio es la masculinidad?”. 

“Si yo le preguntaba a una persona qué era una drag queen, me sabía responder o conocía el sintagma. Pero cuando le preguntaba qué era un drag king, no sabía. Y eso me llamó la atención, porque el sintagma cambia en una sola palabra”, relató Testa. Encontró algunos artículos o notas en castellano sobre la práctica drag king, pero ninguna tesis al respecto. ¿Por qué no? Ese proceso de investigación y búsqueda le despertó profundo interés. 

La diferencia es que en la práctica drag queen se parodian los estereotipos del género femenino –“aquello que el patriarcado llama feminidad”, en palabras de lx magíster–, y en la drag king, los de aquellos que el patriarcado construyó para la representación de la masculinidad. 

Esta situación no le pareció para nada inocente. SaSa Testa empezó a cuestionarse “si este desconocimiento no respondía en cierto modo a sostener el "status quo" del patriarcado. Porque pareciera ser que aquello que se ha dado en llamar ‘lo masculino’ no puede ser burlado o cuestionado, algo que sí pasa con ‘lo femenino’".

Género, generación, masculinidades y poder. Una crónica.

A partir de esta simple pregunta, en el marco del Coloquio Internacional "Feminismos del Sur" construimos un pequeño grupo de varones destinado a reflexionar sobre los modelos hegemónicos de masculinidad en los que nos hemos formado (*). La pregunta trae consigo muchos interrogantes, no menos complejos: ¿Qué significa ser varón?

Testa asegura que todas las prácticas tienen potencias y limitaciones: “Creo que la práctica drag king tiene la potencia de poner en cuestionamiento aquello que el patriarcado construyó como ‘La Masculinidad’. Al mismo tiempo, tiene la potencia de mostrar que aquello que el patriarcado construyó como ‘la masculinidad hegemónica’ es un artefactualismo”. Es que lo que más le interesa de la performance a lx magíster SaSa Testa es la oportunidad para visibilizar que hay otras masculinidades posibles: “Me parece que es necesario seguir planteando el tema en las academias, que han sido instituciones tradicionalmente patriarcales”. 

“El heterocispatriarcado ha construido un ideal de masculinidad que intentó y que intenta perpetuar en el tiempo”, sostiene Testa. Las mujeres se han incorporado relativamente a la historia, “un discurso parcializado y sesgado por la mirada hegemónica”, pero todavía se habla poco de las masculinidades alternativas a la hegemónica. Es decir, sigue invisibilizada “la historia escrita por las personas trans, no binarias; por masculinidades lesbianas, femeninas o lesbianas masculinas”.

Varones se deconstruyen y hacen foco en el afecto reprimido

Este fin de semana, Mendoza vivió el primer encuentro de varones que buscan interpelar su masculinidad: el Encuentro de Masculinidades Antipatriarcales. En él se discutieron cuestiones puntuales relacionadas con deconstruir la masculinidad hegemónica. Entre ellas, la crianza desde la infancia y las demostraciones de afecto, y hubo un énfasis en los privilegios de los varones en relación con las mujeres.

SaSa expresa un profundo espíritu científico, no da definiciones taxativas porque entiende que el conocimiento nunca es completo ni acabado, sino que se construye y deconstruye permanentemente para poder avanzar. “Eso es algo que se aprende en la academia, pero también en el transfeminismo”.

Lx investigadorx prefiere no hablar de “nuevas masculinidades”, sino de “alternativas”: “Yo no creo que seamos nuevas masculinidades, simplemente ahora encontramos la manera de nombrarnos”. Esto, de algún modo, representa una transformación social que es consecuencia de la lucha de los movimientos transfeministas. 

 

Una experiencia corporal, una práctica política

SaSa Testa empezó a leer y preguntarse sobre la práctica drag king en el verano de 2016 y 2017. “No es casual que este interrogante me haya surgido después de haber tenido un período político en el que el horizonte de adquisición de derechos fue un horizonte posible”, aseguró. Recordó conquistas como las leyes de Identidad de Género, Matrimonio Igualitario, Educación Sexual Integral, entre otras, y enlazó sus inquietudes con el crecimiento masivo de la movilización social que derivó en lo que hoy llamamos “nueva ola feminista”. “Hoy tenemos un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, hablamos de paridad de géneros y de tareas de cuidado”, resaltó lx magíster.

A 50 años del orgullo LGBTIQ: la batalla sigue siendo cultural

Cada 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ, que este año cumple su 50° aniversario. Este día conmemora los disturbios en el bar Stonewall Inn, Nueva York, Estados Unidos, en 1969. La fecha es considerada el nacimiento de esta comunidad como un cuerpo organizado para reclamar derechos igualitarios en todo el mundo.

En el proceso de búsqueda y escritura de la tesis, Testa entendió que la respuesta que buscaba no era simplemente académica. La experiencia le atravesó el cuerpo y confluyeron la investigación, la práctica performática y la propia identidad.

“La tesis me ayudó un montón para poder hacerme cargo de que soy una persona trans. En ese punto, para mí, el sentimiento y la razón no son dos cosas que se pueden separar. No me parece una dualidad dicotómica. Porque creo que también el haber decidido investigar esto tuvo que ver con preguntas que yo mismx me hacía acerca de mi propia identidad”, reflexionó SaSa Testa.

Lx magíster en Estudios y Políticas de Género piensa su tesis de maestría como “un granito de arena” en la lucha contra el patriarcado. Actualmente tiene “el privilegio” de ser becarix doctoral de Conicet y espera poder hacer un mayor aporte, pero también lx mueve el deseo de que todas las personas trans, travestis y no binarias puedan tener la oportunidad de empezar, transitar y terminar cualquier espacio académico, “y puedan acceder a las mismas oportunidades que una persona cisgénero”.

Convencidx de que los cambios se producen de manera colectiva, su tesis –cuenta– tiene una posdata que aparece solita y contundente en la última hoja y apela a la lucha feminista y transfeminista: “Se va a caer”.

*SaSa Testa: es becarix doctoral del Conicet; magíster en Estudios y Políticas de Género; especialista superior en Profesorx Tutorx; especialista superior en Conducción de las Instituciones Educativas de Nivel Medio y Equivalentes; profesorx de Castellano, Literatura y Latín. Compiló el libro “Cuerpxs en fuga: Las praxis de la insumisión” (2018, Espacio Hudson). Es autorx de “La existencia de la Mocha Celis o la visibilidad en la invisibilidad educativa” (2016, La mariposa y la iguana) y de “Soy Sabrina soy Santiago: Género fluido y nuevas identidades” (2018, Ariel).

Problematizaron la construcción de masculinidades

Temáticas relacionadas a las perspectivas críticas en torno a la masculinidad, y herramientas de acompañamiento para los varones se trataron en un encuentro destinado a miembros de los Servicios de Orientación y equipos directivos de todas las escuelas de la UNCUYO.

drag king | performance | masculinidades | transfeminismos | conicet | investigación