"El golpe de Estado es una segunda colonización"

Así se expresó Eugenia Figueroa, integrante de una comunidad de pueblos originarios de Mendoza. Además, denunció la persecución de compañeras bolivianas.

"El golpe de Estado es una segunda colonización"

Foto: France24

Sociedad Unidiversidad Crisis en Bolivia / por Ángeles Balderrama / Publicado el 14 DE NOVIEMBRE 2019

“La hermana Adriana Guzmán está siendo perseguida por los civiles en Bolivia, especialmente porque habló sobre la situación”, fueron las palabras de Eugenia Figueroa, una mendocina feminista antipatriarcal comunitaria, quien está en contacto con Adriana, referente del feminismo boliviano que estuvo reportando la situación tras la salida de Evo Morales.

“Desde ayer (martes) no nos responde, está todo muy violento”, continuó Eugenia en contacto con Unidiversidad. La joven, que es parte de la comunidad que une a feministas antipatriarcales de América Latina, nos indicó que su situación es complicada, y que desde ahora Adriana mantendrá silencio ya que corre peligro su vida.

"En Bolivia se alimentó una cultura del odio colonialista y profundamente racista. El golpe de Estado es racista, patriarcal, eclesiástico y empresarial. Ha tenido, por un lado, características tradicionales, como la presencia de los militares, de la policía, pero también características distintas, promoviendo el enfrentamiento entre vecinos, lo que se ha logrado gracias a la profundización del racismo. Han salido vecinos a decir 'basta del gobierno de indios, de ladrones'. Todos los que tenemos cara de indios somos señalados como parte del MAS. Especialmente las que somos mujeres originarias indígenas”, denunciaba a través de distintos medios Adriana Guzmán, integrante también de Feministas de Abya Yala.

 

(Foto: Adriana Guzmán. Resumen Latinoamericano)

 

De esta manera, la mujer también explicó otros hechos que están sucediendo en Bolivia, como la quema de Whipalas (bandera que representa a los pueblos originarios y la filosofía andina), la persecución étnica y racial, las dificultades que atraviesan las mujeres y la violencia generalizada.

Además, en diversos audios que circulan vía redes sociales apuntó a los responsables de los enfrentamientos: “Han planteado establecer una junta cívico militar. Estamos con incertidumbre, y obviamente en un golpe racista y clasista como este, los protagonistas son empresarios y oligarcas. Jeanine Áñez ha sido profundamente racista, facista, y parte de muchos ataques en los años anteriores del país. En esta situación, la resistencia desde las organizaciones sociales llamó a hacer un cerco a La Paz y a cortar el agua”.

(Foto: Whipala por Cecilia Nuñez. El color rojo representa el planeta tierra; el naranja la sociedad y la cultura; el amarillo, la energía y la fuerza; el blanco hace referencia al tiempo y a la dialéctica; el verde expresa la economía, producción andina y la flora y fauna; el azul destaca el espacio cósmico y el infinito; y el violeta, la política y la ideología andina.)

 

Voces que reflejan el conflicto

La feminista antipatriarcal e integrante de la comunidad Colla Queyunp, Eugenia Figueroa, comentó a Unidiversidad: “El golpe de Estado es una segunda colonización”.

“Hace poco estuve dialogando con Adriana, y efectivamente desde la llegada de Camacho con la biblia y la quema de Whipalas, se puede decir que es un golpe neocolonial. Ahora se han levantado los pueblos originarios y los campesinos, y están marchando a favor de Evo Morales. Para nosotros, esta quema de Whipalas es muy fuerte porque es nuestro símbolo de lucha y resistencia desde hace quinientos años”, indicó Figueroa.

(Foto: A la izquierda, Eugenia Figueroa)

Un dato fundamental es que Bolivia es el único país de América Latina que se autoreconoce como un Estado Plurinacional, y en el que más del 60 % de los habitantes se perciben como indígenas. 

“Quienes fueron y son víctimas de este golpe racista, violento, colonial y xenófobo son principalmente las mujeres. Empezaron con la Alcaldesa, la desnudaron, le cortaron el pelo, maltrataron a todas las mujeres de polleras, de trenzas, las ahorcaron con sus propias trenzas, las violaron en nombre de la restitución de la Democracia y la República. La derecha habla de la República, porque quieren volver a tener un país colonizado, bajo el dominio de la iglesia, bajo el dominio de la colonia. Entonces el ataque ha sido principalmente  hacia las mujeres porque históricamente en Bolivia han hecho la resistencia por su patria”, explicó Figueroa.

En líneas generales, aquellas voces que difunden lo que está sucediendo en Bolivia denuncian la violación de los derechos humanos, la militarización de los territorios indígenas y los heridos de bala por parte del ejército.

 “Esto puede suceder en Argentina, no es una situación lejana. No es casualidad lo que está pasando en Bolivia, ni en Haití, ni en Chile, entonces no hay que bajar la retaguardia. Es un tema que nos interpela a todos.  Hay que tener en cuenta que Argentina es el segundo país con mayor concentración de Quechuas, Aymaras y Guaraníes, y son ellos quienes levantan las cosechas y hacen funcionar la economía del Estado”, concluyó Eugenia Figueroa.

Violencia de género: las mujeres indígenas, las más vulneradas

El feminismo comunitario indígena denuncia que el nivel de violencia contra la mujer perteneciente a pueblos originarios es el más alto de la población en general. El dato fue recopilado por el Enlace Continental de Mujeres Indígenas que nuclea a personas pertenecientes a todos los países que conforman América Latina.

pueblos originarios | bolivia | argentina | golpe de estado | racismo | discriminación étnica