El peor año en mucho tiempo para las librerías de Mendoza

En los comercios se habla de hasta el 40 % de caída en el consumo este 2019. Los libros usados, las ofertas y algunos géneros puntuales siguen estando al tope de las ventas.

El peor año en mucho tiempo para las librerías de Mendoza

Las ofertas son moneda corriente y lo que más llama la atención del público lector en la librería Iván Miszei. Foto de archivo: Victoria Gaitán / Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Consumo / por Mariano Rivas / Publicado el 11 DE OCTUBRE 2019

La crisis obliga a relegar los consumos que no son primarios y priorizar el pago del alquiler, la comida y los servicios básicos. Los libreros y libreras saben de esto; no es la primera vez que enfrentan una caída en las ventas, pero muchos dicen que nunca se tuvieron que ver con una de este alcance. La situación se agravó en los últimos dos años, y concretamente en 2019, las ventas disminuyeron entre el 30 % y el 40 %, según pudo averiguar Unidiversidad tras hablar con quienes llevan adelante la vocación de vender libros en Mendoza.

En Capital hay librerías que venden libros nuevos y usados, están las grandes cadenas, y también alguna con una oferta más independiente. Prácticamente todas ellas han tenido que enfrentar este año caídas en las ventas que superan el 30 %. Más allá de ese dato, al indagar sobre cuáles son las lecturas que se llevan a sus casas los mendocinos, se puede advertir que optan por los libros baratos, especialmente si están en oferta. Por otro lado, hay libros que se siguen vendiendo pese a la crisis. Entre estos están los de autoayuda, los de actualidad política y los grandes clásicos.

Muchas librerías tienen ofertas de libros usados. En Libros Iván Miszei, dijeron a este medio que lo que más se vende es “lo más barato”, lo que está en las mesas llenas de promociones, algunas de un libro por $ 80.

Natalia, que atiende AM Libros, corroboró: “Las ventas han disminuido entre el 30 % y el 40 % este último año, y lo que más compra la gente son los libros que están de oferta”. Otros que no dejan de ser solicitados son los que componen la saga de Harry Potter, los libros escritos por youtubers, y los clásicos de Jorge Luis Borges y de Gabriel García Márquez. Haciendo memoria, Natalia señaló que no recuerda una caída comercial tan grande en los 10 años que lleva activo su comercio.

El devenir de la actualidad también lleva a los mendocinos a las librerías, incluso en épocas de poco dinero en los bolsillos. Claudia, de Mendieta Libros, subrayó la enorme salida que tuvo hasta hace algunas semanas Sinceramente, de Cristina Fernández de Kirchner. “Seguramente por el Día de la Madre vuelva a venderse mucho”, pronosticó. En ese grupo también entran las obras publicadas por Elisa Carrió (Vida),y José Luis Espert (La sociedad cómplice), entre otros referentes de la política nacional.

La difusión, el principal problema de los autores mendocinos

Poco a poco, y través de los años, los escritores mendocinos comenzaron a tener visibilidad dentro del rubro editorial. Sin embargo, uno de los principales conflictos que enfrentan es la falta de publicidad, por ello, muchos deciden abrir sus propias librerías o utilizar las redes sociales para ganar más lectores.

Más allá de eso, la dueña de Mendieta negó haber tenido caídas significativas de las ventas este año, a excepción de lo que sí pudo ver que pasó con los libros nuevos, algunos de los cuales ya superan los $ 1000. “A esos cuesta más venderlos. De todas formas, los libros de autoayuda siguen teniendo mucha salida, aunque sean caros”, aseguró.

 

Consumos culturales, relegados

Para Cristian, dueño de Ludditas Textuales, los cuatro años de gobierno de Cambiemos fueron todos de continua caída en sus ventas. “La gente ya no puede gastar su plata en consumos culturales”, fundamentó el librero que, según cuenta, supo tener clientes que se llevaban cinco libros por mes, y actualmente compran una sola unidad. De hecho, en la última Feria del Libro, que se desarrolló del 30 de agosto al 8 de septiembre, Ludditas recaudó la misma suma que hace dos años. Este dato es muy esclarecedor de la situación que viven las librerías, teniendo en cuenta que en 2017, los libros costaban cerca de la mitad de lo que cuestan ahora.

Libros: cayó el 30 % la venta en los últimos tres años

La Cámara Argentina del Libro (CAL), una de las entidades del sector que aglutina a más de 500 representantes de medianas y pequeñas editoriales, presentó un informe sobre la situación del libro argentino. Todo se desploma en una caída que tampoco parece tener fin.

Durante la conversación, Cristian cita un dato que completa el panorama: la meteórica caída de la producción. Los libros ya no se hacen tanto porque los que están en los estantes se quedan allí. De acuerdo a datos oficiales de la Cámara Argentina del Libro (CAL), de 2015 a 2018 la producción del sector editorial comercial cayó en el 48 %. Se pasó de 83,5 millones de ejemplares en 2015 a 43,1 millones en 2018. Los primeros datos de este año, que corresponden solamente al primer trimestre, señalaban que si se lo comparaba con la misma época de 2018, la producción había caído de 3,68 millones a 2,73 millones.

Una persona que atiende en una librería de una gran cadena también dialogó con Unidiversidad. Allí también disminuyeron las ventas, especialmente en este año. Lo que más se vende son los libros que circulan en los medios de comunicación, los best sellers y mucha literatura escrita por mujeres. “Eso antes no se veía tanto”, observó la fuente, que prefirió conservar el anonimato.

En el estudio antes citado, la CAL también destacó que en los primeros tres meses de 2019 hubo menos lugar para libros originales. Las novedades que salieron al mercado fueron en total 1978, cuando solo un año antes fueron 2287 los títulos nuevos. En resumen, la gente compra menos libros, las editoriales fabrican menos unidades, y los autores y autoras tienen cada vez menos posbilidades de difundir en formato físico.

Por sus precios, los e-books le ganan la batalla a los libros de papel

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Elizabeth Montecinos Pincheira / Cámara Argentina del Libro / Télam / Publicado el 27 DE ABRIL 2019 El olor a las hojas, tocar los relieves de las portadas o apreciar cada detalle de las ilustraciones son placeres que se están disipando.

sociedad | consumo | librerías | libros | caída en las ventas | crisis económica | comercios | cultura | literatura