¿En qué nos afecta el fin de la neutralidad de Internet en Estados Unidos?

El gobierno de Trump decidió derogar totalmente las normas de neutralidad de la red que obligaba a las proveedoras estadounidenses a proporcionar a los usuarios igual acceso a todos los contenidos legales, sin importar su fuente.

¿En qué nos afecta el fin de la neutralidad de Internet en Estados Unidos?

las empresas o incluso los usuarios extranjeros que alberguen información en servidores de estadounidenses perderán con la medida. Foto: Telam

Tecnología Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente BBC / Publicado el 15 DE DICIEMBRE 2017

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos anunció este jueves la derogación total de las normas de neutralidad de Internet (o net neutrality, como se le conoce en inglés) que el gobierno de Barack Obama impulsó y aprobó en 2015. Se trataba de una serie de regulaciones que impedía a las compañías proveedoras de Internet de ese país, cobrar tarifas diferenciales para poder tener un acceso más rápido a ciertos contenidos de la red.

Hasta el jueves, las leyes estadounidenses obligaban a los ISP (Proveedor de Servicio de Internet, por sus siglas en inglés) bajo su jurisdicción a proporcionar a los usuarios idéntico acceso a todos los contenidos de la red, sin importar la fuente, siempre y cuando no estuvieran en conflicto con la ley.

En otras palabras, las autoridades gubernamentales tenían el deber de garantizar que las empresas proveedoras no bloquearan, ralentizaran o discriminaran el tráfico de datos para favorecer ciertos contenidos sobre otros.

Esta normativa, ahora derogada, contaba con el aval de las más grandes empresas de Internet. Desde Amazon a Google, pasando por Facebook, Netflix y Spotify, todos se opusieron hasta último momento al punto final dictado por la FCC contra la net neutrality. De hecho, una encuesta publicada esta semana por la Universidad de Maryland indicó que el 83% de los estadounidenses se oponía al cambio de la ley. Solo entre los republicanos, el nivel de oposición era de 75%. Las únicas realmente interesadas eran las compañías telefónicas.

 

Consecuencias fuera de EE UU

Los especialistas aseguran que las consecuencias de la medida tomada por la FCC no tendrán consecuencias inmediatas sobre los usuarios. Pero de aquí en más las grandes compañías proveedoras de Internet dispondrán de nuevas vías para cobrar más a las empresas que están en línea. Es decir, el negocio de las ISP estará en cobrar más a las compañías.

“La forma más rápida de hacer dinero es detrás de las compañías que están en la red, lo que a su vez, se reflejará en la experiencia de internet de los usuarios comunes”, comenta a BBC el experto en neutralidad de la red del Centro de Estudios de Internet y la Sociedad de la Universidad de Stanford, Ryan Singel y agrega que, por ello, “las primeras consecuencias no caerán directamente sobre los individuos”.

Sin embargo, ello no quiere decir que de un modo u otro el fin de la neutralidad no significará un problema para todos, aunque sea en cosas menores. Una posible consecuencia será el aumento de las tarifas de los servicios basados en la red. “Netflix, por ejemplo, se volverá más cara. Como tendrán que pagar tarifas más altas por utilizar internet de mejor calidad para ofrecer sus servicios, necesitarán cobrar más también a sus usuarios para mantenerlo. Así que veremos que Internet se volverá mucho más caro en los servicios por los que pagás”, explica el especialista.

Según Singel, las principales consecuencias a nivel global de la eliminación de la neutralidad de la red en Estados Unidos serán una Internet menos diversa y “más aburrida”.

También las empresas o incluso los usuarios extranjeros que alberguen información en servidores de estadounidenses perderán con la medida.

"Si una empresa extranjera desea utilizar los servicios de Internet estadounidenses para llegar a más usuarios en ese país, puede encontrarse que no tendrá la misma capacidad de distribución de sus contenidos que una empresa local o que un gigante de internet", explica.

Las posibilidades de entrar en el mercado digital estadounidense, afirma el experto consultado por la BBC, se harán más difíciles, burocráticas y llevará procesos en los que serán los proveedores de internet quienes tendrán la última palabra.

Un efecto similar para las empresas, innovadores, pequeños emprendimientos o aplicaciones que busquen alojar información en servidores estadounidenses: podrían encontrar que la velocidad para acceder a ellos se ralentice o aumente.

A partir de ahora, la naturaleza o tamaño de la empresa garantizará que tenga un mejor o peor servicio de internet. "Hay compañías que están fuera de Estados Unidos a las que se les podrá pedir que paguen más también si quieren llegar a clientes de Verizon o a Comcast, por ejemplo, si quieren llegar a usuarios de esas compañías", dice.

neutralidad | internet | isp | ryan singel