Inflación que no se ve: cuánto gastan las mujeres por la menstruación

Por el elevado costo de los productos para este ciclo del mes es que se pide que sean considerados elementos de primera necesidad y se distribuyan gratuitamente. Campaña MenstruAcción.

Inflación que no se ve: cuánto gastan las mujeres por la menstruación

Foto publicada en nuevamujer.com

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio / Publicado el 24 DE MAYO 2019

La menstruación, además de seguir siendo un tabú para muchos, es un factor más de desigualdad social y económica. Es que una mujer que menstrúa debe desembolsar una gran cantidad de dinero para acceder a los productos de higiene específicos para este ciclo. Por año, implica un gasto de entre $ 970 y $ 2200. Es por esto que se reclama que sean considerados artículos de primera necesidad y se realiza una campaña llamada MenstruAcción para que la gente haga donaciones.

Gastar dinero en estos productos no es una opción, ya que tener el periodo menstrual no es una elección. Quienes se encuentran en situación de pobreza son las que más sufren el elevado costo que implica comprar toallitas higiénicas o tampones, que desde diciembre de 2018 tuvieron un aumento de entre el 13 y el 16 %, según el índice de inflación del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La economista Carina Farah diálogo con Unidiversidad sobre los datos oficiales de estos artículos y por qué deberían ser incluidos en la lista de primera necesidad. “Es difícil encontrarlos dentro de las estadísticas oficiales y ubicar este gasto dentro de la canasta básica, ya que no está explícito. Los productos figuran entre los de cuidado personal en el rubro de Bienes y Servicios, que representan el 3,5 % del gasto total de una familia tipo conformada por una sola mujer en edad de menstruar”.

La cuestión se agrava para la especialista cuando se tienen en cuenta los números de la pobreza. La mayoría de los hogares pobres están encabezados por una mujer. El 70 % de los pobres a nivel mundial son mujeres. A esto hay que sumarle que en el país la brecha salarial con los varones es de entre el 24 y el 27 %, y en ciertas actividades este porcentaje llega al 33 %. Además, el empleo no registrado afecta más a las mujeres.

Que los productos de higiene menstrual no se incluyan explícitamente en la canasta básica “es no visibilizarlos como un gasto necesario". "Eso es grave. Las mujeres no gastamos en ellos porque lo elegimos. Esto también es una forma de feminizar la pobreza”, remarcó Farah.

 

Se gastan $ 970 a $ 2200 por año

Teniendo en cuenta que los períodos menstruales son cada 28 días, hay 13 ciclos por año, de cinco días cada uno, en promedio, lo que significa que hay 65 días de menstruación anuales. Los paquetes de toallitas higiénicas descartables de 16 unidades cuestan entre $ 50 y $ 120, aproximadamente, dependiendo de la marca y la presentación.

Si se utilizan cinco toallitas higiénicas diarias (lo que puede variar según la persona), hablamos de que se necesitan 325 de ellas al año, es decir, 20 paquetes. Tomando como referencia un paquete de $80, el gasto anual es de $1600, y con el de mayor costo, $ 2400.

Este artículo de higiene no integra en ninguna de sus variedades la lista de Precios Cuidados ni la de los Esenciales. Los tampones, por su parte, figuran solo entre los primeros, en líneas de 8 y 20 unidades, con un precio de $ 30,22 y $ 74,52, respectivamente.

Al tomar el de mayor valor, con el uso diario de cuatro tampones, el costo es de 13 paquetes anuales. Esto implica que hay que invertir $968,70 por año.

Otra opción de higiene es la copa menstrual. En ella hay que realizar un gasto único, ya que tiene una duración de varios años, pero requiere de una inversión grande –consideró la economista–, ya que se consigue desde los $ 700 en adelante.

Foto publicada en Télam.

 

Un proyecto de ley propone que el Estado distribuya estos productos gratuitamente

En la Legislatura, en 2018, la senadora peronista Andrea Blandini presentó un proyecto de ley que hasta ahora no tiene fecha de tratamiento. Plantea un régimen de provisión gratuita de productos de higiene menstrual en Mendoza para intentar “equiparar la brecha de desigualdad en la capacidad adquisitiva entre varones y mujeres”.

Establece que la distribución se realice en establecimientos de todos los niveles educativos, efectores de salud pública y establecimientos penitenciarios. Los artículos de los que habla la iniciativa son: tampones, toallitas higiénicas, copas menstruales, esponjas marinas, ropa interior absorbente y todo otro accesorio para la higiene relativa al ciclo menstrual que en el futuro se desarrolle.

En el Congreso Nacional también se han presentado distintos proyectos de ley, pero ninguno ha avanzado, tanto para la provisión gratuita como para la eliminación de los impuestos de los productos para que disminuyan sus precios. Con ellos se busca que estos reclamos se conviertan en políticas públicas.

Al respecto, la economista Carina Farah señaló: “Eliminar el IVA sería un gesto, pero no terminaría de visibilizar el problema. Para muchos, la menstruación es un tabú, es una cuestión invisibilizada en el ámbito laboral, por ejemplo. Es importante que se ponga el tema en discusión”.

 

Se realiza por primera vez en Mendoza la campaña MenstruAcción

El 28 de mayo es el día de la Higiene Menstrual y de Acción por la Salud de las Mujeres. Por eso se realizarán recolecciones de estos productos hasta el 3 de junio, jornada de la marcha de Ni Una Menos, donde también habrá un punto de recepción en cada ciudad donde se realicen las movilizaciones.

En Mendoza se está haciendo por primera vez la campaña MenstruAcción para recolectar insumos y donarlos a refugios de mujeres en situación de violencia de género, promovida por la organización Economía Femini(s)ta.

En ReUnidas, programa de radio con perspectiva de género, están recibiendo las donaciones desde fines de marzo. En diálogo con Unidiversidad, Anabella Della Longa comentó que ya recibieron 500 productos. “El objetivo es dejar de estigmatizar la menstruación, que se ponga el tema en agenda, que se creen estadísticas que ayuden a saber en qué situación nos encontramos”, afirmó la periodista.

"Entendemos que el gasto para poder acceder a estos insumos todos los meses es considerablemente alto y para las mujeres que atraviesan algún tipo de situación de vulnerabilidad lo es aún más", sostuvieron desde ReUnidas. Además, advirtieron: "La falta de adecuados elementos de higiene menstrual puede provocar graves problemas de salud ginecológica, infecciones, malestares físicos, emocionales y psicológicos, que acarrean aún más dificultades y, por supuesto, un gasto de dinero adicional para solucionarlos".

Para realizar donaciones, se pueden comunicar por mensaje privado a las redes de @reunidasradio, tanto en Twitter como en Facebook e Instagram, o al WhatsApp 2617144644. Además, habrá un punto de recolección en la marcha Ni Una Menos Mendoza.

sociedad | menstruación | mujeres | desigualdad | economía | suba de precios | menstruacción |