La identidad biológica de un individuo se adquiere en la fecundación

Por Laura María Vargas Roig, doctora en Medicina.

La identidad biológica de un individuo se adquiere en la fecundación

Laura Vargas Roig. Foto archivo Unidiversidad

Sociedad Edición U #29 - De tabú a trending topic / por Laura Vargas Roig / Publicado el 24 DE JUNIO 2018

Laura María Vargas Roig es doctora en Medicina, investigadora de CONICET y profesora del Área de Histología y Embriología, Facultad de Ciencias Médicas, UNCUYO.

 

Los avances de la embriología celular y molecular han aportado información para afirmar que a partir de la fecundación estamos en presencia de un organismo individual, es decir que el embrión humano no es solamente un conjunto de células iguales entre sí y totipotentes.

Con el advenimiento de la fertilización humana in vitro, se hizo visible y evidente lo que por extrapolación entre especies se afirmaba en embriología sobre el inicio de la existencia del ser humano (ser viviente de la especie Homo sapiens).

En la actualidad disponemos de información abundante y precisa sobre los aspectos morfológicos y moleculares de la fecundación humana, proceso mediante el cual el nuevo ser adquiere su identidad biológica como individuo concreto porque posee no solamente un genoma propio, que es más que la suma del genoma materno y paterno, sino también la capacidad de expresarlo.

Existe una diferencia sustancial entre un conjunto de células vivas y un organismo vivo, inclusive unicelular, como el embrión de una célula llamado “cigoto”. Hablamos de un conjunto de células cuando las mismas no funcionan como una unidad integrada; en cambio, el embrión humano es un organismo con capacidad de autorregulación en el cual las células que lo conforman actúan de forma interdependiente y coordinada en función del todo. Por otra parte, si evaluamos en función del tiempo lo que ocurre en un caso y en otro, observaremos que las células siguen siendo células, mientras que el embrión humano se desarrolla conforme a la información genómica propia hasta alcanzar las etapas de feto, niño y adulto.

Por lo tanto, fijar el inicio de la existencia del ser humano en un momento de su desarrollo distinto al de la fecundación responde a un juicio subjetivo y arbitrario sin fundamento biológico.

 

De tabú a trending topic

A favor o en contra, nadie se quedó afuera de la discusión por el aborto legal, seguro y gratuito, un tema que se instaló en la opinión pública y modificó para siempre el paradigma del debate en la Argentina.

sociedad | edición u 29 aborto legal | laura vargas roig