La ONU condena la "expulsión sistemática" de los rohingya de Myanmar

La estrategia para eliminar a esta minoría musulmana de la antigua Birmania fue "brutal, bien organizada y sistemática", concluyó la Oficina de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas. El método utilizado ha sido la quema de pueblos enteros, las torturas, los ataques sexuales y las ejecuciones.

La ONU condena la "expulsión sistemática" de los rohingya de Myanmar

Más de medio millón de rohingyas ya han sido expulsados de Myanmar. Foto publicada por humanosphere.org.

Internacionales Unidiversidad Éxodo rohingya / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 11 DE OCTUBRE 2017

Los ataques contra la minoría musulmana rohingya en Myanmar (antigua Birmania) fueron perpetrados con el fin premeditado de expulsar a los habitantes de sus pueblos e impedirles el retorno, concluyó un equipo de derechos humanos de la ONU en un reporte difundido este miércoles 11 que calificó la acometida como "brutal, bien organizada y sistemática". Se trata del primer reporte en el que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU analiza ampliamente la crisis en el estado birmano de Rakhine, y concluye que fuerzas de seguridad birmanas –en ocasiones complotadas con individuos armados budistas de la zona– buscaban "inocular miedo y un trauma profundos a nivel físico, emocional y psicológico".

La misión de la ONU reunió esta información entre el 13 y el 24 de septiembre a partir de testimonios recogidos entre refugiados rohingyas que han logrado llegar a la localidad bangladesí fronteriza de Cox Bazar. En esos días, se estimaba que desde el inicio del éxodo –el 25 de agosto, cuando empezó la ofensiva militar– habían llegado allí 270 000 refugiados, una cifra que menos de tres semanas después ya superó los 590 000, según los últimos datos de la ONU, la principal organización que les aporta ayuda humanitaria.

 

¿Quiénes son los rohingyas y por qué huyen de Myanmar?

Se trata de una minoría étnica predominantemente musulmana que vive en el estado de Rajine, al oeste de ese país, fronterizo con Bangladesh. Su gobierno insiste en que todos los rohingyas son inmigrantes ilegales y se niega a reconocerlos como ...

 

El jefe del equipo de la ONU, Thomas Hunecke, describió a la prensa las condiciones inhumanas en las que viven esos refugiados y las grandes dificultades de verificar, en esas circunstancias, las violaciones a los derechos humanos de las que han sido víctimas los rohingyas. El informe desmiente la versión oficial birmana acerca de que las fuerzas de seguridad iniciaron el operativo después de que el Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA), clasificado como "organización terrorista" por el gobierno de Myanmar, atacara puestos de seguridad a finales de agosto.

Hay indicios de que esas "operaciones de limpieza" comenzaron a principios de ese mes, indican los expertos investigadores que realizaron el informe. Con base en 65 entrevistas con refugiados, así como información de los grupos de ayuda humanitaria, personal médico, fotografías y videos, el reporte asegura que fueron quemados pueblos enteros y que hubo ejecuciones, violaciones y torturas.

El método utilizado por el Ejército birmano para obligar a los rohingyas a huir indica claramente que su voluntad era eliminar toda posibilidad de retorno. Para ello incendiaron aldeas enteras, perpetraron ejecuciones sumarias, practicaron la tortura y utilizaron la violencia sexual.

Las conclusiones de la ONU coinciden con las declaraciones del canciller de Bangladesh, quien afirmó que Myanmar preparó la "limpieza de la zona" al menos un mes antes del ataque insurgente que desató la campaña militar, el éxodo de más de medio millón de integrantes de la minoría musulmana rohingya y la crisis humanitaria que golpea la región desde hace casi dos meses. "Aunque los puestos de seguridad de Myanmar fueron atacados en agosto, el Ejército se había reforzado un mes antes en el norte de Rakhine", indicó Mahmud Ali, en un discurso en el Instituto de Estudios Internacionales y Estratégicos.

internacional | éxodo rohingya | onu | derechos humanos | genocidio | torturas | violaciones | ejecuciones