Luis Reginato, 33 años donando sangre por convicción

Comenzó siendo muy joven y asegura que lo hará hasta que la edad se lo impida. En Mendoza, las donaciones voluntarias alcanzan el 40 % en lo que va del año.

Luis Reginato, 33 años donando sangre por convicción

Luis Reginato, donante voluntario y habitual de sangre. Foto: Ariella Pientro

Sociedad Unidiversidad Donación de sangre / por Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio / Publicado el 08 DE NOVIEMBRE 2019

En Mendoza hay cada vez más donantes voluntarios de sangre y Luis Reginato es uno de ellos desde hace 33 años, un dato nada menor cuando se analiza todo lo que implica reconocer que este simple acto salva vidas. Comentó a Unidiversidad que asiste a donar desde que tiene 18 y que lo seguirá haciendo hasta que la edad se lo impida. "Ser donante activo es una convicción, me hace sentir mejor como persona y a nivel salud", remarcó.

Las donaciones voluntarias pasaron del 20 % en junio al 40 % en la actualidad. El resto son de reposición, es decir, de familiares o amigos de las personas que están internadas o necesitan transfusiones, contó a Unidiversidad Pedro Ruiz, director del Centro Regional de Hemoterapia, al ser consultado por el Día Nacional del Donante Voluntario y Habitual de Sangre, que se celebra cada 9 de noviembre. 

Reginato (51) es donante activo desde que tiene 18 años y aseguró que lo hará hasta los 65 años. Comentó que lo hace para sentirse bien consigo mismo, sin pedir nada a cambio, solo confiando en que si alguna vez necesita dadores, alguien hará lo mismo por él. La primera vez que donó fue en el año 1986, cuando el padre de un compañero de su escuela necesitaba dadores 0 Rh negativo, el tipo de sangre que tiene Luis. Este grupo es poco común y, a diferencia de otros, aquellos que lo tienen pueden donar a cualquier otra persona, pero solo recibir sangre de quienes tengan su mismo grupo.

“En esa época se decía que donar era doloroso, que te sacaban un litro de sangre, que la aguja era muy grande. Fui con todos esos temores y mitos, pero ninguna de esas cosas sucedió. Desde ese momento dono todos los años, dos o tres veces, que es lo permitido”, comentó Reginato.

Foto: Ariella Pientro

Hasta el año 2006 integró una lista de alrededor de 20 personas con el mismo grupo sanguíneo que eran llamadas cuando se necesitaban dadores, pero luego la lista se fue desarmando debido a los cambios en los números de teléfonos que produjo la llegada de los nuevos celulares. Desde ese momento, Reginato asiste a donar sangre cuando familiares o conocidos le comentan que alguien lo necesita.

“Esta práctica la hago por convicción, es una forma de sentirme bien, realmente me siento satisfecho conmigo mismo cuando dono, sin pedir nada a cambio. Trato de no pensar que quizás alguna vez sea yo el que necesite una donación, pero si eso pasara, sé que alguien irá a donarme sangre”, expresó el psicólogo de profesión.

En términos de salud, Reginato contó que donar le deja beneficios y lo hace sentir mejor físicamente. Es que al hacerlo, el cuerpo genera nuevas células y los niveles de hierro se equilibran, entre otras cosas.

 

Cada vez hay más donantes voluntarios 

Pedro Ruiz, director del Centro Regional de Hemoterapia, explicó a Unidiversidad que creció el número de donantes voluntarios de sangre en la provincia. Paso de ser solo el 20 % en junio al 40 % en la actualidad. El resto son de reposición, es decir, de familiares o amigos de las personas que están internadas o necesitan transfusiones. 

Esto se debe, comentó Ruiz, a la mayor toma de conciencia de las personas sobre la importancia de donar. Justamente a eso apuntan las campañas que se realizan periódicamente en la provincia, que a la vez ayudan a derribar mitos. Coincidió Reginato al afirmar: "Cada vez hay más información y más visibilidad" sobre la donación de sangre y de médula. "Se ha concientizado mucho, aunque todavía falta. Aún no alcanzamos el nivel de otros países, pero vamos por buen camino", agregó.

A nivel nacional, los números son similares. En Argentina, cada dos minutos se hace una transfusión de sangre, lo que significa una demanda de 1,3 millones de donantes anuales, de los cuales entre el 35 % y el 40 % son voluntarios, señalaron a Télam desde el Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan.

Cómo donar

Primero, la persona tiene que registrarse en el Centro Regional de Hemoterapia, ubicado en Garibaldi y Montecaseros, Ciudad. Luego, le realizarán una entrevista privada y confidencial donde se le hará una serie de preguntas para evaluar si está en condiciones de donar. También le tomarán la presión y le controlarán la hemoglobina para luego poder hacer la extracción. 

 

La primera transfusión de sangre 

En 2004 fue promulgada la Ley Nacional 25936 que establece al 9 de noviembre como el Día Nacional del Donante Voluntario y Habitual de Sangre en conmemoración a la primera transfusión de sangre realizada en el país. Sucedió en 1914, en el Instituto Modelo del Hospital Rawson de la Capital Federal, de la mano del doctor Luis Agote. Este acontecimiento, que hizo posible la conservación de la sangre en estado líquido con citrato de sodio, fue el punto de partida en todo el mundo para el desarrollo más importante hasta entonces conocido para el traspaso de sangre entre humanos que tantas miles de vidas ha permitido salvar.

Para celebrar este día, Ruiz comentó que este sábado 9 se realizará un festival en Mendoza. Será de 18 a 20, en el predio de deporte abierto en el Parque General San Martín.

sociedad | donación de sangre | salud |