El "pecado" de los privados: el avance sobre la zona productiva y el cierre de calles públicas

Un nuevo desafío para la producción y el espacio público. Qué hacen los municipios del Gran Mendoza más afectados para contrarrestar las desventajas que trae aparejado el fenómeno de los barrios cerrados.

El "pecado" de los privados: el avance sobre la zona productiva y el cierre de calles públicas

El avance de las urbanizaciones perjudica al sector productivo, motor de la economía regional mendocina. Foto: Victoria Gaitán.

Sociedad Edición U #25 - Vivir en una burbuja / por Mariano Rivas y Constanza Sánchez Coveperthwaite / Publicado el 03 DE DICIEMBRE 2017

Donde antes había una finca, ahora hay un barrio privado. Calles públicas reemplazadas por caminos de circulación restringida. La batalla perdida de la vida natural contra la civilización. Puede sonar exagerado, pero en ese desafío anda Mendoza frente a un fenómeno que crece.

“Guaymallén es parte del Cinturón Verde (zona productiva) provincial, y este es el segundo más importante a nivel país. [...] Así que imaginate la importancia que tiene el hecho de conservar este sector. Nosotros estamos tratando de que ahora no se llene de barrios privados”, manifestó Cintia Brucki, directora de Planificación de la comuna de Guaymallén. Ella planteó desde el inicio de su diálogo con Edición U que el principal desafío al que se enfrentan los municipios del Gran Mendoza es la multiplicación de los barrios privados y el perjuicio que esto produce en las zonas productivas.

Mientras el fenómeno se expande por el Gran Mendoza, los municipios, ocupados en aplicar el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (PPOT), parecen coincidir en una cosa: hay que lograr que al productor le sea más rentable quedarse produciendo que vender su lote para un barrio. En ese sentido, la presidenta de la Asociación Rural de Puente de Hierro, Gladys Fredes, del lado de los productores, afirmó que su actividad está frenada desde hace cinco años, por lo que los trabajadores del sector no tienen otra opción que vender sus tierras. "Con la construcción de barrios privados no se puede", fundamenta.

 

Mayor población, más inconvenientes

El departamento de Guaymallén, el más poblado de la provincia, se enfrenta a algunas otras dificultades relacionadas con lo habitacional; en concreto, barrios públicos que cierran sus calles para convertirse en privados y la figura de los condominios. El Código Civil establece que las calles públicas deben permanecer en esa condición. La directora de Planificación respalda esta ley: “Si la gente está en el espacio público, el hecho delictivo se reduce, y eso está comprobado”.

 

Luján, el más buscado

El municipio que tiene más emprendimientos habitacionales en proyecto es Luján, según detalló Rolando Baldasso, secretario de Obras e Infraestructura de Luján. Los barrios privados traen aparejada una reducción de la cantidad de calles públicas y, con ella, la dificultad para la circulación. Esto es lo que el ingeniero denomina “el gran pecado de los privados”.

Llama la atención un dato que citó el secretario Baldasso y que aplica a toda la provincia: por cada hectárea urbanizada, trece hectáreas agrícolas son directamente afectadas alrededor. 

sociedad | suplemento | edición 25 | barrios privados