Multan a privados que cambiaron los cursos de agua en zonas de Mendoza

Lo informó la directora de Hidráulica, Yamila Arnosti. Los emprendimientos están en el piedemonte y el Valle de Uco. Riesgos y afectación al sistema de defensa aluvional.

Multan a privados que cambiaron los cursos de agua en zonas de Mendoza

La urbanización del piedemonte impermeabiliza el suelo, por lo que afecta una de las defensas naturales frente a los aluviones

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Verónica Gordillo / Publicado el 20 DE NOVIEMBRE 2020

Un grupo de privados recibió actas y multas por modificar los cauces de agua en zonas del piedemonte y del Valle de Uco, específicamente en San Carlos y Tupungato, lo que pone en riesgo a quienes viven en el lugar y afecta el funcionamiento del sistema de defensa aluvional de Mendoza. Así lo aseguró la directora de Hidráulica, Yamila Arnosti.

La funcionaria explicó a Unidiversidad la importancia de que el organismo ejerza el poder de policía sobre quienes modificaron el curso natural de cauces, esenciales para la descarga de agua durante una lluvia intensa, como la que se registró el 12 de noviembre. Dijo que en el piedemonte la urbanización fue más rápido que las obras, por lo que trabajan con las comunas para subsanar los problemas generados por emprendimientos que ya están asentados.  

“Hemos implementado la aplicación de actas de inspección y multas. Estamos trabajando con el equipo de asesoría legal del Ministerio en el armado de resoluciones que nos ayudan a ejercer el poder de policía sobre los cauces y también nos hemos reunido con los municipios que están trabajando en la temática para que se regularice la situación de esos emprendimientos”, explicó Arnosti.

Saldo de la tormenta: un muerto, casas dañadas, árboles caídos y falta de agua y luz

Sociedad Unidiversidad Tormentas / por Unidiversidad / Fuentes: Télam y Canal 7 Mendoza / Publicado el 13 DE NOVIEMBRE 2020 Por la tormenta con granizo de este jueves en Mendoza, Defensa Civil tuvo que intervenir en 449 casos, la mayoría de ellos por viviendas anegadas, voladura de techos, árboles y postes de luz caídos, y daños en cultivos.

 

En coordinación con las comunas

La funcionaria comentó que el ámbito de actuación del organismo se extiende a toda la provincia, por lo que es difícil conocer todas las afectaciones que se producen en los cauces aluvionales. Por eso, comentó que se valen de denuncias de vecinos y de la información que aportan las comunas, que suele ser el primer eslabón oficial que advierte que alguien se asentó sobre un cauce natural o modificó el curso de este para concretar un emprendimiento.

La funcionaria explicó que hace unos meses planificaron el trabajo de mantenimiento del sistema de cauces y colectores primarios de la provincia. Subrayó que esa labor fue esencial para enfrentar la tormenta del 12 de noviembre.

Arnosti dijo que la coordinación con las comunas es esencial, teniendo en cuenta que Hidráulica cuenta con 58 agentes, de los cuales actualmente 33 trabajan en forma presencial, porque el resto es considerado población de riesgo para COVID-19.

La urbanización barre la protección del piedemonte

La urbanización del piedemonte destruye la protección natural contra eventos climáticos extremos, ya que se impermeabiliza esa zona, lo que genera efectos cada vez más adversos. Así lo aseguró el investigador del Instituto Nacional del Agua (INA) Jorge Bonilla, durante el VI Taller de eventos hidrometeorológicos extremos, que se realizó en la UNCUYO.

 

Dos escudos protectores

Mendoza tiene dos sistemas de defensa aluvional: uno es natural, ya que el suelo ‒en el caso del Gran Mendoza, el piedemonte‒ absorbe parte del agua; el otro fue diseñado y construido por el ser humano y está formado por los diques Maure, Frías, Papagayos y San Isidro, cuya función es retener el agua e ir liberándola de a poco a través de una serie canales y zanjones. La urbanización descontrolada del piedemonte afectó a esa primera barrera natural y, como consecuencia, a todo el sistema, y pone en riesgo a quienes se asentaron sobre cauces aluvionales, porque el agua bajará con intensidad y en forma rápida debido a la pendiente.

El investigador en recursos hídricos del Instituto Nacional del Agua, Jorge Bonilla, consideró que la impermeabilización del piedemonte es uno de los factores que afectan al sistema. Recalcó que existe un riesgo real para las personas que están asentadas en cauces, teniendo en cuenta que cae mucha agua en poco tiempo, como en la última tormenta, que duró solo 45 minutos.

Aluviones: la clave es la prevención

En Mendoza hubo y habrá aluviones. Con esa certeza, el investigador en Hidrología Superficial del Instituto Nacional del Agua (INA), Jorge Bonilla, dijo que lo importante es la prevención para que las medidas de seguridad funcionen y ayuden a reducir al máximo los efectos negativos de este evento extremo, al tiempo que aseguró que la urbanización del piedemonte es uno de los factores de peligrosidad, porque impermeabiliza el suelo, lo que impide la infiltración del agua.

Bonilla explicó que es indispensable que la población comprenda que en Mendoza existe la posibilidad de un aluvión, entre otros factores, por las características de las tormentas estivales, que son de gran intensidad y corta duración, por lo que producen esta corriente de agua que trae material en suspensión, como arena a rocas.

Bonilla subrayó que no existe una posibilidad de pronosticar la magnitud de estas tormentas, ya que siguen su evolución en tiempo real a través de una serie de pluviómetros con los que cuenta el INA y cuyos datos tiene a disposición Defensa Civil. Expresó que, por las características que presenta (mucha agua en poco tiempo), es imposible activar una alerta, cuando es usual que todo el fenómeno se desarrolle en media hora.

Por eso toma relevancia la zona del piedemonte. En febrero 2019, el entonces gobernador Alfredo Cornejo decretó la emergencia ambiental de esa franja de territorio y suspendió las autorizaciones para construir por 12 meses. Para tomar esa decisión, se basó en informes científicos, especialmente en uno que realizó el Instituto Nacional del Agua (INA), que advirtió sobre el riesgo de seguir construyendo en terrero de descarga aluvional y de fragilidad ambiental.

En un trabajo que lideró la Agencia de Ordenamiento Territorial, en el seno de la Comisión del Piedemonte se inició la elaboración de una zonificación, es decir, ver en qué sectores se podía construir y en cuáles no. En ese trabajo participaron profesionales de la dirección de Hidráulica por su rol central en el mantenimiento del sistema de defensa aluvional.

urbanizacion | piedmeonte | cauces | agua | aluvion | tormenta | hidráulica