Por primera vez, el Vaticano condenó por abuso sexual a un cura del Opus Dei

Manuel Cociña Abella llevaba 30 años abusando de chicos en diferentes partes de España, pero lo sentenciaron por un caso ocurrido entre 2002 y 2004.

Por primera vez, el Vaticano condenó por abuso sexual a un cura del Opus Dei

Manuel Cociña, el primer sacerdote del Opus Dei condenado por abusos sexuales. Foto: religiondigital.com

Internacionales Unidiversidad Abuso sexual eclesiástico / por Unidiversidad / Fuente: El Confidencial. / Publicado el 15 DE JULIO 2020

Por primera vez, un sacerdote del Opus Dei fue condenado por abuso sexual por la Doctrina de la Fe del Vaticano. Manuel Cociña Abella (72), uno de los clérigos más relevantes de la Obra, reside en el Centro de la Prelatura de Granada, en España. Los hechos ocurrieron hace más de quince años en el colegio Mayor Almonte e involucra al menos a 4 víctimas.

El religioso fue sancionado a cinco años sin poder ejercer públicamente el ministerio y a no volver a estar con menores de 30 años. El canon 1387, que se le aplicó, podría haberle supuesto la excomunión y la expulsión del sacerdocio. 

Miguel decidió denunciar los abusos que sufrió entre 2002 y 2004 el día que su acosador le mandó una invitación de amistad por LinkedIn. “Fue hace dos años y lo que más me molestó es que ponía que estaba en Granada y era ‘profesor’, y no en Galicia, donde me habían asegurado que le apartarían de otros alumnos”. La impunidad que se reflejaba en el perfil lo animó, 20 años después, a hacer públicos los abusos a los que estuvo expuesto. Hace unos días, la Iglesia le dio la razón.

La sentencia, que no ha sido facilitada a la víctima, considera como probado el acoso no solo contra Miguel, también contra al menos cuatro personas de las que se desconoce su identidad. La condena de la Doctrina de la Fe se debe al delito continuado de "Solicitación", es decir, utilizar la confesión para poder aprovecharse de la víctima.

Miguel conoció a este sacerdote cuando tenía 18 años y era estudiante en el Colegio Mayor de Almonte, en Sevilla, donde habían trasladado al religioso como capellán. “Llegó diciendo que era el ‘tío Manolo’, iba de amigo de los alumnos. Nos decía que sabía dar masajes y que fuésemos si estábamos estresados", contó.

Cociña Abella es cura numerario del Opus Dei y figura relevante en la Obra, cercano al propio al fundador, Josémaría Escrivá de Balaguer, con el que convivió. Fue secretario general de la Academia de Historia Eclesiástica. Estuvo en las ternas para convertirse en el primer prelado numerario de la Prelatura.

La sentencia habla de 30 años de trabajo por toda España buscando víctimas como Miguel. “Lo han ido cambiando por todo el país. Primero, estuvo en Pedralbes, en Barcelona, desde donde lo mandaron a Sevilla por otro caso de abuso. De ahí, a Madrid, donde fue rector de la basílica de San Miguel entre 2007 y 2008, la más importante de España. Al parecer, volvió a abusar de otra persona y lo mandaron a Galicia, donde hubo otro caso, y ya lo mandaron a Granada hace unos tres o cuatro años”, dijo el joven.

A Miguel, la condena de Roma le parece más simbólica que proporcional: “Estoy contento de que por primera vez el Vaticano lo haya reconocido, pero me habría gustado dar mi versión en un juicio y tener derecho a un abogado o a recurrir, como tiene él, pero el derecho canónico no lo permite”.

Aunque su caso está prescrito, sí podría sumarse a una nueva causa si otras víctimas cuyos abusos sean todavía denunciables se animen a hacerlo. Así, cuenta, podría decirle a Cociña lo que por ahora le han negado: “Le quiero preguntar por qué: ¿Por qué una persona tan cercana a Dios hace esas cosas? ¿Cómo podía dar misa o dormir tranquilo después de hacerlo?”.

internacionales | vaticano | iglesia | sacerdote | abuso sexual | opus dei |