Por qué el dengue preocupa más que el coronavirus

En el continente hay millones de infectados y hay intranquilidad en el Estado. Un mito despejado: “El dengue no identifica clase social”.

Por qué el dengue preocupa más que el coronavirus

Foto ilustrativa.

Sociedad Unidiversidad Dengue / por Mariano Rivas / Publicado el 28 DE FEBRERO 2020

A principios de febrero, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, fue terminante respecto de la posibilidad de que el coronavirus llegue al país: “Me preguntan por coronavirus y yo tengo que reconocer que hoy en Argentina me preocupa más el dengue que el coronavirus", respondió.

El dengue y el coronavirus no son comparables, pero sí desde las prioridades. “Es mucho más importante para nuestro contexto de salud pública el dengue que el coronavirus. Con esto no quiero decir que lo subestimemos, pero creo que tres millones a uno hablan por sí solo”. Gonzalo Vera Bello, director de Epidemiología de la provincia, se refirió así a la cantidad de casos confirmados en el continente. En las últimas horas, se sumó otro en México.

¿Por qué el dengue sería más preocupante? Además de la diferencia en la cantidad de personas infectadas, “tiene un cuadro mucho más grave y un alta transmisibilidad, porque es a través de un vector, el mosquito”, indicó Vera Bello a Unidiversidad.

Crearon un sistema que predice dengue y zika

A través de un proyecto internacional que busca crear un sistema de predicciones de brotes de enfermedades vectoriales, un grupo de investigadores del Conicet inventó un método que detecta el dengue y el zika. Durante 2019, se realizaron experimentos en diversas ciudades de Argentina, Colombia y Ecuador.

Mendoza no es una de las provincias más afectadas: hubo seis casos este año. “Los seis pacientes que tenemos están en su casa y de alta hace más de dos semanas”, informó el especialista y agregó que donde sí se da más es en las provincias del norte.

“De todas maneras, con las temperaturas que hay y con la afluencia de turistas que vienen para la Vendimia, pueden aparecer más casos”, advirtió.

Infografía: las epidemias más letales de la historia

La peste de Atenasazotó la ciudad de Atenas en el 431 a.C., en medio de guerras entre los griegos y los romanos, y acabó con un tercio de la población de esa ciudad.

Si es respiratorio, no es dengue

Los síntomas característicos de la enfermedad son fiebre alta, dolores musculares y articulares. También pueden producirse manchas en la piel, decaimiento y náuseas. “Si el paciente viene por resfrío, con dolor de garganta o tos, hay que pensar en otra cosa y no en dengue”, distinguió Vera Bello.

Cualquier médico tiene capacidad de diagnosticar el dengue. Una vez que lo hace, por ley está obligado a notificar al Departamento de Epidemiología, que a su vez avisa al Departamento de Zoonosis. Estos profesionales se presentan en el domicilio del paciente y eliminan los criaderos de mosquitos que pudiese haber. Es decir, los recipientes con líquido estancado. Si el caso se puede seguir desde el domicilio, el paciente se puede quedar allí, siempre y cuando respete las recomendaciones de no salir y de evitar la entrada y salida de personas.

No hay un tratamiento específico, y la vacuna que existe tiene solo una eficacia del 65 %, por lo que no se aplica. Al paciente se lo hidrata y se le suministran analgésicos hasta que vuelve a la normalidad.

Puede ser letal si existe una enfermedad de base, si la consulta es tardía o si se realiza un diagnóstico equivocado. También si el paciente, habiendo tenido un fenotipo de dengue (existen cuatro), aparece con otro; en ese caso, las posibilidades de que haya complicaciones son mayores.

Infografía: mentiras y verdades sobre el coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió argumentos contra los mitos alrededor del coronavirus que se divulgaron por las redes sociales y medios de comunicación. Ni el frío, ni la orina infantil ni la cocaína brindan protección frente a esta enfermedad que apareció en la ciudad china de Wuhan y que ya mató a 11 personas en Italia.

“Los casos que llegaron acá son todos importados”

En el sitio del Ministerio de Salud de la Nación, el primer mito que se desmiente con respecto al dengue es el de la pobreza. Si bien determinadas condiciones, como deficiencias en la red de agua potable y recolección de basura ponen en riesgo a los sectores sociales más humildes, el mosquito puede transmitir estas enfermedades a todas las personas por igual.

Los casos mendocinos no son autóctonos. “Son todos importados, es decir que vienen de gente que tiene posibilidad de viaje”. Parece obvio, pero la aclaración vale: “El mosquito no identifica clase social”.

Más allá de eso, es importante recordar que la acumulación de agua sirve de criadero para la reproducción del mosquito, el único medio para la transmisión del dengue.

sociedad | dengue | mosquitos | coronavirus | salud | tomás vera bello | dirección de epidemiología