Se aleja el punto de llegada de la ley de espumantes

El diputado nacional Luis Borsani admitió que el Ejecutivo Nacional prefiere hacer una reforma tributaria integral y no sancionar leyes particulares. La dilación de la ley se da en el marco de una de las crisis vitivinícolas más graves en la historia de la provincia.

Se aleja el punto de llegada de la ley de espumantes

Foto: Los Andes

Sociedad Unidiversidad Crisis vitivinícola / por Unidiversidad/ Camila Balter / Publicado el 26 DE OCTUBRE 2016

“No nos conformamos con el decreto”. Para el diputado radical Luis Borsani, “hay que darle un corte definitivo. Hace 11 años que cada fin de año se debe que negociar, y esto desgasta. No es bueno estar atado a un vencimiento”. Según explicó a Unidiversidad, el Gobierno nacional no está de acuerdo con modificar la ley de impuestos internos sino que prefiere hacer una reforma integral del sistema tributario. De hecho, Borsani reveló a Unidiversidad Noticias que es el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien concretamente se opone al proyecto de ley.

Pero, como advirtió el legislador, la reforma integral no se hará pronto. Es por eso que este año el Ejecutivo prorrogará una vez más el decreto de eximición tributaria a los espumantes.
 

Crisis vitivinícola

El conflicto por la ley de espumantes no está desvinculado de la crisis que aqueja a la provincia. La caída de la producción por las adversidades climáticas y la consecuente escasez de vino, la importación de vino chileno y la dilatación de la ley de eximición impositiva de espumantes ponen en vilo a bodegueros, legisladores y funcionarios.

El Subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alfredo Aciar, reconoció a Señal U que la producción cayó un 35 % este año y que fue la peor cosecha en décadas. Las causas: heladas tardías, lluvias y una primavera muy fría (2015). Así, son más de 5000 productores los que se encuentran en emergencia. Esta crisis significó también que Argentina pasara de ser el cuarto productor a nivel mundial, al noveno, según la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

En tanto, esta semana se difundió que Fecovita, Peñaflor y Rufino Pablo Baggio importaron vino chileno para hacerle frente a la escasez de vino y, por lo tanto, a la suba de precios. Es que mientras tenedores locales piden hasta $ 18 por litro, los trasandinos pactan por sólo $ 11 final. 

Para la diputada nacional Susana Balbo, este fenómeno no tendrá un impacto demasiado fuerte en tanto que se trata de una "situación circunstancial". Sin embargo, para Borsani, por más que "importar sea una actividad lícita, afecta a los productores locales". Asimismo, el expresidente del INV señaló que uno de los problemas que tiene Mendoza en este momento es la escasez de vino tinto y sobrestock de blanco, por lo que este último no encuentra lugar en el mercado. 

También Borsani explicó, en coincidencia con Balbo, que el objetivo de la importación es resistir a la caída del consumo y a la consecuente desviación hacia bebidas sustitutas.

espumantes | ley