Crearon barritas de frutos secos y deshidratados para estimular el consumo de frutas

Investigadores del INTA de Rama Caída, San Rafael, llevan a cabo un proyecto experimental para elaborar estos populares alimentos aprovechando los excedentes de producción. Las barritas son aptas para personas celíacas. Aún no entran en la fase de producción pero los productores interesados pueden solicitar información al organismo.

Crearon barritas de frutos secos y deshidratados para estimular el consumo de frutas

La barrita elaborada exclusivamente con frutas, deshidratadas y secas, pretende modificar los hábitos de consumo de la población. Foto: INTA.

Ciencia Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: INTA Informa / Publicado el 17 DE MARZO 2017

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Rama Caída, San Rafael, diseñó unas barritas de frutos secos y deshidratados con los sobrantes de producción para incrementar el consumo de estos alimentos en la provincia y fomentar el desarrollo frutícola de la región. El proyecto todavía no sale de la fase experimental pero se espera que los interesados en comercializar estos productos puedan acercarse al instituto para hacerlo.

En Mendoza se trabaja fuertemente con cultivos de ciruela, durazno, damasco, cereza, pera, manzana, nueces y almendras en secaderos e industrias frutícolas. Con los emprendimientos que van surgiendo de estos productos se logra más empleo de mano de obra, mayor producción y exportación. Sin embargo, ante factores internos, como las crisis económicas regionales o el bajo consumo en el país, y externos, como las contingencias climáticas, se debilita el trabajo que se viene realizando. 

"Las frutas deshidratadas producidas en Argentina se exportan en su mayoría, mientras que no hay consumo interno", escribe Jésica Worlock, licenciada en bromatología en la página del INTA.

Worlock y Paola Urfalino son las autoras de la propuesta, que consiste en incorporar hábitos más saludables en la alimentacion diaria a partir de la incorporación de frutos secos (nueces y almendras) y frutos deshidratados (cerezas, damascos, duraznos, ciruelas y manzanas) en una barrita. El producto final sería apto para celíacos porque se reemplazan los cereales y los derivados con gluten.

 

 

“No tiene trigo, no tiene avena, no tiene cebada y no tiene centeno, además de ser muy rica en minerales y vitaminas, y ofrece todos los componentes antioxidantes que tiene nuestra fruta seca”, explicó Urfalino para un diario sanrafaelino.

Otro aporte significativo es que brinda a los productores industriales "alternativas de diversificación para sus materias primas y una mayor rentabilidad para sus excedentes de producción", agrega Worlok en un paper publicado por el INTA. A su vez, al ser un alimento que se produce con el remanente que queda de producción, "posibilitaría la reducción en los costos de los elaboradores industriales y permitiría, así, obtener un precio de mercado más accesible para los consumidores, al ampliar el consumo y la comercialización de estos productos".

Sin embargo, la investigación sigue en una etapa experimental, ya que todavía no ha entrado en la fase de producción. Por ello, los productores que quieran y se interesen en esta alternativa pueden pedir información testeada al instituto sobre los ingredientes, la vida útil del producto y determinaciones físico-químicas y nutricionales.

sociedad | alimentación | barritas | frutos secos y deshidratados | inta | rama caída | san rafael | jésica worlock | paola urfalino