Arrancan las elecciones en Israel, con el foco en Netanyahu

Los israelíes participan hoy de una cruciales elecciones en las que se espera una pareja contienda entre una coalición de centro y el partido del primer ministro Benjamin Netanyahu, quien ayer descartó la creación de un Estado palestino, en un último intento por asegurarse el voto de la derecha nacionalista.

Arrancan las elecciones en Israel, con el foco en Netanyahu

Sociedad Unidiversidad por Edición UNCUYO / Publicado el 17 DE MARZO 2015

Los sondeos pronosticaron que el partido Likud de Netanyahu obtendrá menos bancas en el Parlamento que la lista Campo Sionista, del líder laborista Issac Herzog, y la centrista Tzipi Livni, quienes favorecen una reanudación del estancado proceso de negociaciones con los palestinos. Además de las posibilidades de un eventual relanzamiento de las conversaciones de paz, el resultado de los comicios, que se han convertido en un referendo sobre los seis años en el gobierno de Netanyahu, podría impactar también en las relaciones de Israel con su aliado Estados Unidos, muy resentidas en el último tiempo.

Unos seis millones de israelíes están habilitados para votar en los comicios, en los que se elegirá a los 120 miembros del Parlamento. Los centros de votación cierran a las 22 (las 17.00 en Argentina), y se esperan bocas de urna inmediatamente después.

Desde un primer momento, la campaña se centró en la figura de Netanyahu, quien fue el disparador del adelantamiento de las elecciones al echar de su gobierno de coalición a Livni y al candidato centroderechista laico Yair Lapid dos años después de llegar al poder. Netanyahu, de 65 años, que busca su cuarto mandato y el tercero consecutivo, está entre tres y cuatro bancas por detrás de Campo Sionista, según las últimas encuestas del viernes pasado.

Ningún partido israelí logró jamás, por sí solo, las 61 bancas que se necesitan para controlar el Parlamento, el requisito para acceder al poder. La fuerza que logra más votos es la primera a la que se encarga que intente formar gobierno, aliándose con partidos menores hasta llegar a los 61 asientos. Si no lo consigue, la segunda más votada hace su propia tentativa, y si esta tampoco lo logra, se convocan nuevos comicios.

Las últimas encuestas dieron entre 24 y 26 bancas a Campo Sionista, y entre 20 y 22 al Likud. Incluso si el Likud es superado, Netanyahu confía en que el apoyo de sus aliados naturales de partidos nacionalistas y religiosos le permitan lograr un cuarto mandato.

Luego de votar, Netanyahu descartó hoy formar una gran coalición de gobierno con Herzog, con quien ha cruzado durísismos ataques verbales en los últimos días de la campaña. "No habrá ningún gobierno de unidad con el laborismo. Formaré un gobierno nacionalista", dijo.

En su cierre de campaña en Tel Aviv, Netanyahu dijo el jueves que una victoria de Herzog podría poner en peligro la seguridad de Israel, y derivar en una división de Jerusalén y en el establecimiento de un Estado palestino. En 2009, Netanyahu se manifestó a favor de la "solución de los dos Estados" viviendo en paz y lado a lado, la fórmula que apoya la comunidad internacional, incluyendo a Argentina. Sin embargo, ayer dijo que no habrá ningún Estado palestino si resulta reelecto.

En declaraciones a la radio pública israelí, Netanyahu dijo que la solución de los dos Estados se volvió "irrelevante" porque la "realidad cambió" y "cualquier territorio que fuera cedido (a los palestinos) sería tomado por islamistas radicales". Los rivales del premier saliente lo acusan de haber jugado la carta del miedo y de haber puesto en riesgo la relación con Estados Unidos en su intento de lograr sus propias metas políticas.

Diez meses de negociaciones con los palestinos mediadas por Estados Unidos colapsaron en abril pasado. Washington acusó al gobierno de Netanyahu de haber torpedeado el proceso con su decisión de continuar la expansión de las colonias judías en las ocupadas Cisjordania y Jerusalén este, donde los palestinos quieren fundar su Estado. La relación entre Netanyahu y Estados Unidos tocaron fondo el 3 de marzo pasado, cuando el líder israelí aceptó una invitación de la oposición republicana y dio un discurso en el Congreso en Washington en contra de las negociaciones que el presidente Barack Obama llevaba adelante con Irán por su polémico programa nuclear.

En los comicios compiten 25 listas distintas, en un reflejo de la fragmentación del mapa político de Israel. Sin embargo, sólo 11 de ellas tienen chances, según los sondeos, de superar el umbral del 3,25 por ciento de los votos necesario para ingresar al Parlamento. Una vez que se conozcan los resultados finales, el presidente israelí, Reuven Rivlin, tiene siete días para encargar al líder de algún partido la formación de gobierno.

Fuente: Télam