Boris Johnson afirmó que la nueva variante de COVID-19 es "un 30 % más mortal" que la original

Las declaraciones del primer ministro británico explican los temores en Europa y las precauciones para frenar el acceso de extranjeros al continente, las restricciones a viajeros y exigencias de test para todos los europeos.

Boris Johnson afirmó que la nueva variante de COVID-19 es "un 30 % más mortal" que la original

El primer ministro británico Boris Johnson expresó que la nueva variante de COVID-19 “puede ser el 30 % más mortal que el virus original”. Foto: Twitter

Internacionales Unidiversidad Novedades SARS-CoV-2 / por Unidiversidad / Fuente: Los Andes / Publicado el 22 DE ENERO 2021

El primer ministro británico Boris Johnson expresó que la variante de COVID-19 que se identificó por primera vez en el Reino Unido “puede ser el 30 % más mortal que el virus original”. Las afirmaciones del mandatario explican los temores en Europa y las precauciones para frenar el acceso de extranjeros al continente, las restricciones a viajeros y exigencias de test para todos los europeos, cuando la variante británica ya está en la UE y no quieren que se expanda.

“Hay alguna evidencia de que la nueva variante puede estar asociada con un mayor grado de mortalidad”, expresó Boris Johnson en la conferencia de prensa que dio en Downing Street.

“Toda la evidencia actual continúa mostrando que las vacunas actuales siguen siendo efectivas contra la antigua variante del coronavirus y esta nueva”, sostuvo.

TAMBIÉN PODÉS LEER: Europa, entre las críticas por la lenta vacunación y las nuevas restricciones

Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno, alertó también sobre las consecuencias que tendrá la variante local. “Con la variante del Reino Unido, los datos disponibles sugieren que se esperaría que murieran 13 o 14 personas de cada 1000”, apuntó.

El especialista también advirtió que las variantes sudafricana y la brasileña despiertan la preocupación de que puedan ser menos susceptibles a las vacunas. “Se necesita más información clínica para poder demostrarlo, pero para la variante británica hay fuertes evidencias de que es susceptible a las vacunas”, dijo el jefe científico británico. Identificada por primera vez en Kent, se cree que la variante británica es el 70 % más transmisible.

Inglaterra y Escocia anunciaron nuevas restricciones el 4 de enero para detener un aumento en el contagio de coronavirus alimentado por la variante que ha llevado a un número récord de muertes e infecciones diarias este mes. El gobierno dijo que otras 1401 personas habían muerto dentro de los 28 días posteriores a la prueba positiva de COVID-19 hasta el viernes, lo que eleva el total de Reino Unido a 95 981.

Cifras separadas publicadas por las agencias de estadísticas del Reino Unido para las muertes en las que se ha mencionado COVID-19 en el certificado de defunción, junto con datos adicionales sobre las muertes ocurridas en los últimos días, muestran que ahora ha habido 112 000 muertes relacionadas con el virus en el Reino Unido. El gobierno también dijo que, hasta las 9 de la mañana del viernes, había habido otros 40 261 casos de coronavirus confirmados por laboratorio en el Reino Unido. Esto lleva el número total de casos en el Reino Unido a 3 583 907.

Las últimas estimaciones del Departamento de Salud (DoH) sugieren que el número de nuevas infecciones por COVID-19 se estaba reduciendo entre el 1 % y el 4 % por día. El Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) ha dicho que el número de coronavirus R en el Reino Unido ha disminuido drásticamente desde la semana pasada.

La R, que se refiere a la cantidad de personas a las que una persona infectada transmitirá la COVID-19, está entre 0,8 y 1 en todo el Reino Unido. Sin embargo, la Oficina de Estadísticas Nacionales estimó que la prevalencia en general se mantuvo alta, con aproximadamente una de cada 55 personas con el virus.

“Los casos siguen siendo peligrosamente altos y debemos permanecer alerta para mantener este virus bajo control”, dijo un portavoz del DoH. "Es fundamental que todos sigan en casa, se hayan vacunado o no”. La misma recomendación del primer ministro, quedarse en casa, es fundamental en estas horas.

La llegada de las variantes británica, sudafricana y brasileña a Gran Bretaña y Francia ha generado el temor a una gran epidemia y se preparan con medidas draconianas para poder controlarla. Los funcionarios de los gobiernos están divididos entre los que quieren cerrarlo todo y aislarse, y los que creen que “hay que adelantarse o tomar estrictas medidas preventivas”, incluido el cambio de las máscaras actuales por otras más seguras.

La UE ha aceptado que cada país puede adoptar las medidas que crea necesarias ante la emergencia, especialmente en torno a sus bordes. En una reunión de urgencia el jueves a la noche, los 27 miembros de la UE discutieron en una cumbre “la escalada rápida del rigor de medidas por el virus en las semanas que vienen para preservar las capacidades hospitalarias, acelerar las campañas de vacunación y disminuir los movimientos transfronterizos”. La razón de esta urgencia es la hoy anunciada mortalidad del virus versión británico.