“Campaña de amor”: una tatuadora ayuda a sanar marcas de la vida

Su nombre es Leilynn y pasó por los estudios de "Like a las 10" para contar su historia. Sostuvo que la hace feliz “curar” con su arte.

Sociedad

Like a las 10

Violencia de género

Señal U

Unidiversidad

Publicado el 15 DE MARZO DE 2022

Muchas personas lucen diferentes tatuajes en su cuerpo. Algunos han inmortalizado un motivo que tenían en mente, otros han dejado que un profesional haga una obra de arte para toda la vida. Sin embargo, otras personas tienen otro tipo de “recuerdos” para toda la vida: cicatrices generadas por la violencia machista. También tienen cicatrices por accidentes, operaciones, quemaduras e, incluso, fruto de provocarse autolesiones en el pasado. Muchas personas viven acomplejadas por estas marcas; para algunas, incluso, es una tortura el vivir con ellas. Ahí es donde entra Leilynn, la tatuadora que pasó por Like a las 10 y contó de qué se trata "Campaña de amor".

“'Campaña de Amor' es una meta en la que tengo el placer y el honor de borrar marcas a mujeres que han sufrido violencia de género. Lo que buscamos aquí es borrar esa cicatriz que dejo la vida y aliviar ese pesar”, expresó Leilynn.

Esta tatuadora reconoce que, desde que empezó con esta iniciativa, experimentó todo tipo de sensaciones y emociones, sobre todo, al conocer lo que “esconde” cada marca.

“Tatúo desde hace 15 años, empecé cuando tenía 18 años. En un momento lo dejé porque estaba en pareja con una persona muy celosa. Cuando logré salir de esta relación, volví a esto del tatuaje, que es algo que me apasiona y me hace muy feliz. Luego, con el correr de los días, llegó una chica a mi casa con la intención de borrarse una cicatriz: cuando terminé mi trabajo, la chica comenzó a llorar desesperadamente  y me agradeció por lo que había hecho. No era por el tatuaje, sino por haberle borrado esa marca en su vida. Me da mucha satisfacción saber que puedo 'curar' y que mi arte sirve para ayudar”, completó Leilynn. 

Fuente: Señal U

tatuajes leilynn camapaña de amor violencia de género