"El tratamiento fue efectivo"

Así se expresó Walter Vázquez, responsable médico del hospital Español, ante la Fiscalía de Godoy Cruz. Indignación de la familia.

"El tratamiento fue efectivo"

Guadalupe Codes falleció en noviembre del año pasado tras una mala praxis en su tratamiento contra la leucemia.

Sociedad

Guadalupe Codes

Unidiversidad

Unidiversidad / Griselda Fornés

Publicado el 25 DE FEBRERO DE 2016

Walter Vázquez, director médico del Hospital Español, se presentó a declarar en la Fiscalía de Godoy Cruz, en Tribunales provinciales, en la mañana de este jueves 25, en el marco de la causa que investiga la mala praxis hecha en el tratamiento contra la leucemia de Guadalupe Codes, la niña que fue internada allí a finales de agosto del año pasado y que, luego de pasar unas semanas en el Notti, falleció. “Nosotros no sabemos lo que pasó, yo no estaba ahí”, dijo Vázquez a la prensa al finalizar su testimonio. El médico afirmó que la niña había ingresado por una enfermedad que aparentemente no decayó y que, por ende, el tratamiento había sido "efectivo".

El director médico reveló, además, que el hospital realizó una investigación interna, que se tomaron reportes de los incidentes y que no concluyeron en nada porque decidieron esperar a que la Justicia se expidiera. Las médicas involucradas, Andrea Piatti y Viviana Bacciedoni –quienes ya fueron imputadas por homicidio simple con dolo eventual– continúan desempeñando tareas y, según Vázquez, seguirán haciéndolo hasta que la Justicia determine si son culpables o no.

"Vázquez dijo que cuando Guadalupe ingresó al hospital Notti no había tenido una recaída de su enfermedad base, la leucemia, y se puede decir, entonces, que el tratamiento habría sido un éxito”, dijo indignado Pablo Cazabán, abogado de la familia Codes. Según el letrado, el director del Español declaró que los directivos de ese hospital no se encargan del control de los médicos, sino que cada servicio tiene la obligación de velar por el protocolo. De ese modo, descargó toda la responsabilidad sobre la persona a cargo del Servicio de Hematología, Francisco Del Río.

En función de estos dichos, Cazabán manifestó que van a pedir documentación y testimonios para determinar la responsabilidad del hematólogo e incorporarlo a la causa, ya sea como testigo o como imputado.   
 

El caso

El 24 de agosto de 2015, los padres de Guadalupe (9), Andrea y Mauricio Codes, internaron a su hija, quien padecía leucemia, en el Hospital Español de Godoy Cruz para iniciar su tratamiento de quimioterapia. Cuatro días más tarde, Andrea Piatti, médica residente, bajo la supervisión de Viviana Bacciedoni, jefa del servicio de Hemoterapia del hospital, le suministró una droga llamada vincristina, pero lo hizo de una manera inadecuada.

“Le colocaron intratecal (en la médula) un medicamento oncológico, altamente neurotóxico, que debe ser suministrado únicamente por vía endovenosa. Dicho 'error', como me dijo la doctora, le ha ocasionado a mi hija una cuadriplejia, por lo que fue internada en terapia intensiva, conectada a un respirador y está luchando por su vida”, denunció la madre de la niña en aquella oportunidad.

Con el correr de las horas, Guadalupe dejó de sentir sus piernas. A pesar de que le colocaron un drenaje para extraer el medicamento, su cuadro empeoraba, por lo que se decidió su traslado al hospital pediátrico Humberto Notti. Los padres de la pequeña fueron informados del error unos días más tarde.

“Todo el mundo sabe que debe ser suministrada de forma intravenosa la droga, y no en la médula. Incluso, aparentemente, había otra médica que acompañaba a quien inyectó a Guadalupe, ella notó el error e interrumpió la aplicación cuando se había inyectado el 40 % de la droga. Si la hubiesen aplicado hasta el final de forma incorrecta, tal vez hubiese sido más trágico el desenlace”, explicó, en su momento, Cazabán, quien destacó que en la propia historia clínica de Guadalupe hay constancia de este error. 

La mala praxis motivó el desesperado reclamo de la familia de la niña, la cual marchó en varias ocasiones frente al Español para exigir justicia. También iniciaron una campaña en change.or, en la que pidieron que se le quite la matrícula a los médicos que la atendieron incorrectamente. 

En septiembre, la Justicia imputó a las médicas por "lesiones graves culposas". En su declaración, Bacciedoni reconoció que ella era la encargada del procedimiento, pero culpó a Piatti por lo ocurrido a Guadalupe.

El caso dio un nuevo giro el 20 de noviembre, día en que falleció la niña. El fiscal de instrucción, Horacio Cadile, dio lugar al pedido de la querella y decidió imputar a las médicas por el delito de homicidio simple con dolo eventual, que prevé penas de 8 a 25 años de prisión. 

Casi un mes más tarde, el 29 de diciembre, el fiscal citó a las dos médicas imputadas en el caso para notificarlas del cambio de acusación. Sin embargo, las profesionales se negaron a recibir la imputación porque, según dijeron, se sentían intimidadas por la familia de Guadalupe.

En ese momento, el magistrado aceptó la solicitud y pospuso la imputación para febrero del año siguiente. Finalmente, el 3 de febrero Cadile acusó a las dos profesionales de homicidio simple con dolo eventual, ya que presupone que, si bien las médicas no tenían la intención de matar a la pequeña paciente, al darse cuenta del error siguieron adelante con el procedimiento y no avisaron a tiempo para intentar revertir la situación, sabiendo que el suministro podía dañarla.

codes mala praxis cazabán vázquez