Caso Johana Chacón: la hora de la sentencia

El tribunal dará a conocer en breve su veredicto contra Mariano Luque.

Caso Johana Chacón: la hora de la sentencia

El fallo en el juicio contra Mariano Luque se conocerá mañana a las 11.Foto. Unidiversidad

Sociedad

Johana Chacón

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 15 DE NOVIEMBRE DE 2018

Es la hora de la sentencia por el asesinato de Johana Chacón. El tribunal dará a conocer en breve su veredicto en el proceso contra Mariano Luque, que arriesga una condena a prisión perpetua.

Pasaron seis años desde aquella siesta del martes 4 de septiembre de 2012, cuando los compañeros de Johana Chacón la saludaron mientras se bajó del micro y encaró hacia la tranquera de la finca donde vivía, en la localidad de Tres de Mayo, en Lavalle. Nunca más la vieron.

Pasaron seis años de marchas, de luchas de la comunidad educativa, de reclamos de Silvia Minoli, quien era la directora de la escuela Virgen del Rosario a la que asistía la pequeña de 13 años, y de un proceso judicial que tuvo marchas, contra marchas y que finaliza hoy.

Son humanos los huesos hallados en la finca donde vivía Johana Chacón

Así lo aseguraron dos científicos del Instituto de Arqueología y Etnología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCUYO, ante el tribunal que juzga a Mariano Luque por el homicidio de la adolescente.

Los magistrados Rafael Escot, Gonzalo Guiñazú y Aníbal Crivelli darán a conocer en  breve la sentencia contra el obrero rural, que ya cumple una condena a 12 años por el homicidio de Soledad Olivera, otra joven lavallina que sus hermanas vieron por última vez el 18 de noviembre de 2011, cuando salió de su casa para reunirse con el hombre. Nunca más la encontraron.

Antes de dar a conocer su veredicto, los jueces escucharán los alegatos de la defensa de Luque, a cargo de María del Carmen y Armando Aguilar, quienes insistirán en la inocencia de su defendido.

El fiscal, Alejandro Iturtbide, y los querellantes Fernando Peñaloza (por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación), Viviana Beigel y Pablo Salinas (por Xumek) dieron por probado durante sus alegatos que Luque ahorcó a la niña con una cuerda, quemó su cuerpo y lo enterró. También concluyeron que el hombre la asesinó para ocultar otro crimen por el cual ya fue condenado, el de Soledad Olivera, ya que la pequeña vio mensajes telefónicos relacionados con ese asesinato. Además, aseguraron que el obrero abusó de la adolescente, esto en base a los testimonios de las compañeras de colegio, que durante el debate testificaron que Johana les contó esto en más de una oportunidad.

Los tres coincidieron también en un pedido al tribunal: que tenga en cuenta la situación de vulnerabilidad de los cinco hermanos Chacón y en especial de las mujeres, y que consigne en su fallo que fueron víctimas de violencia de género.

Un nuevo informe psiquiátrico avaló el relato de Beatriz Chacón

El psiquiatra José Profili, del Cuerpo Médico Forense, explicó ante el tribunal que la hermana de Johana no incurrió en contradicciones. Este martes, los alegatos.

Las pruebas

Durante el juicio oral, que se inició el 19 de septiembre, se sustanciaron algunas de las pruebas más importantes que el fiscal Iturbide presentó como incriminatorias del hombre. Por eso, en su alegato, reconoció la amplitud de criterio del tribunal, al aceptar la realización de las mismas, cuando lo usual es que se realicen durante la investigación y no durante el proceso oral.

Las pruebas contra Luque son: el informe firmado por los científicos Daniela Mansegosa y Sebastián Gianotti, del Instituto de Arqueología y Etnología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCUYO, en el que determinaron que los restos recolectados de la finca cinco días después de la desaparición de la adolescente son humanos y que corresponden a un metatarso de una persona de entre 11 y 18 años; una prueba de AND sobre una remera secuestrada en 2012 y que dio positivo para Mariano Luque y su ex pareja Beatriz Chacón, una serie de fotos de la finca y de quienes la habitaban tomadas hace seis años, donde aparecen sogas y tachos de combustible, como los que su hermana describió que utilizó Luque para matar a la niña.

Otra prueba clave es el testimonio de Beatriz Chacón (hermana de la víctima y ex pareja de Luque), quien declaró ante la Justicia Provincia y Federal que el hombre ahorcó a su hermana con una soga delante de ella, quemó su cuerpo cerca del horno, enterró los restos y luego los trasladó de lugar cuando supo que allanarían la finca, ubicada en la calle rama 4. Aunque la defensa intentó desacreditar los dichos de la joven, un informe de profesionales del Cuerpo Médico Forense y de la Justicia de Familia determinó que el relato emocional de los hechos que hizo la joven es veraz y que no fue contradictorio respecto del que realizó en 2015.

Rastrillaje en busca de los restos de Johana Chacón

Lo ordenó la Justicia con base en la declaración de un testigo que se presentó la semana pasada por primera vez.

Los tropiezos de la investigación

Durante los alegatos, Peñaloza dijo que el caso de Johana Chacón se convirtió en  un símbolo social y Judicial. Y en este sentido, hizo una crítica de la actuación de este poder, de las marchas y contra marchas de la investigación, en especial por no haber concretado pruebas clave durante la instrucción, sino en el juicio oral.

Casi un año después de ese 4 de septiembre de 2012, la investigación quedó en manos de Santiago Garay y en la etapa final la tomó la fiscal Claudia Ríos, porque el letrado pasó a formar parte de la Unidad de Delitos Económicos. La recolección de una de las pruebas más importantes contra Luque se concretó cinco días después de la desaparición de la niña, y en ese momento los profesionales del Cuerpo Médico Forense determinaron que había signos “sugestivos” de origen animal. Este dato lo advirtió ahora Iturbide, quien citó a declarar a los especialistas que aseguraron que la probabilidad era que fueran 60% de animales y 40% de humanos. En base a esto, el fiscal solicitó el visto bueno del tribunal para que los restos fueran analizados por los científicos del Instituto de Arqueología y Etnología de la UNCUYO, que tiene un convenio con el Ministerio Público Fiscal, y que aportaron una prueba clave en el caso.

Después de seis años de aquella siesta del 4 de septiembre de 2012, cuando los compañeros saludaron por última vez a Johana Chacón,  después de seis años de lucha de la comunidad educativa, de marchas y contra marchas de la investigación, el juicio contra el único imputado por asesinar a la niña concluirá hoy, cuando los magistrados den a conocer su veredicto.

chacó desaparición lavalle tres de mayo luque homicidio johana