Cinco historias que verifican que aprender a programar te puede cambiar la vida

Horarios flexibles, la posibilidad de trabajar en casa y encontrar un trabajo estable han convertido a esta especialización en la más demandada por las empresas nacionales e internacionales. Mendocinas y mendocinos aprovecharon y se subieron a esta ola.

Cinco historias que verifican que aprender a programar te puede cambiar la vida

Foto: Freepik.com

Sociedad Unidiversidad Tecnología y sociedad / por Por Unidiversidad / Emilio Murgo / Publicado el 12 DE ABRIL 2021

La informática y, sobre todo, el desarrollo de un lenguaje de programación, se han convertido en la fuente de empleo más buscada por la mayoría de las empresas y los portales de empleo. Sin dudas, una gran atracción para mendocinos y mendocinas que buscan empleo. Sus horarios flexibles, la posibilidad de trabajar en casa y encontrar un trabajo estable son sin dudas un imán para quien busca una profesión. Sin embargo, hay un prejuicio respecto a los conocimientos previos que se necesitan. Por eso reunimos cinco historias de personas que sin estar en el rubro "informático" lograron insertarse y les cambió la vida.

Esta historias nacieron de una iniciativa en conjunto entre la Dirección General de Escuelas (DGE) y el Ministerio de Economía y Energía, a través del programa Mendoza TEC, en conjunto con la Fundación educativa Santísima Trinidad, que apostado fuertemente en la realización y preparación de estudiantes y profesionales en esta área.

La propuesta, que articula los ejes de desarrollo, innovación y educación, propone formar a mendocinos como programadores Java, un lenguaje cuyos códigos operan en todos los dispositivos, siendo el más popular del mundo.

Las historias de Waldir Desouza, Lucila Alfaro, Carla Herrera, Fabricio Grosso y Manuel Rufener ponen en evidencia que el desarrollo de la programación ha sido la causante de que la tecnología haya podido avanzar hasta como la encontramos en la actualidad, permitiendo que se desarrollen inventos que faciliten la vida a todas las personas.

Waldir Desouza, de trabajar en una heladería a programar lenguaje Java

El camino de Waldir Desouza estuvo marcado por polos bastantes opuesto. Él se dedicó durante muchos años a trabajar en la construcción con su padre y también en una heladería reconocida de la provincia de Mendoza. Hasta que un día encontró la posibilidad de capacitarse a través del curso de programación de Mendoza Tec (programación Java) y desde allí ha incursionado en varias empresas de software.

“El curso en el que me capacité comenzó a finales de 2019 y termino en marzo de 2020. En mi caso, afortunadamente, ingresé becado al 100 %. Este curso estaba orientado a la programación del lenguaje Java”, destaca Waldir.

“Al finalizar el curso empecé trabajando en una empresa de software llamada ‘Quinto Impacto’. Allí trabaje más de un año y mientras tanto fui capacitándome en otros lenguajes informáticos, empecé a incursionar en ‘front’ (la parte visual de una página web) y ‘back’ (otros lenguajes de programación lógica). Afortunadamente, a mediados del años pasado, un compañero de la empresa me convenció para que hiciera una prueba en la actual empresa en donde trabajo (Blue Boots)”, señala Desouza.

“En mi caso, la idea de dedicarme a esto fue surgiendo por el camino. De hecho, antes de dedicarme a la programación, trabajé en una heladería y trabajé en la construcción. Al enterarme de esta capacitación en lenguaje de programación ‘Java’ me inscribí y por suerte pude obtener una beca que permitió mi formación. Nunca imaginé que al día de hoy estaría trabajando en esto”, continuó.

De cara a su futuro, Desouza afirma que la clave para el éxito es la búsqueda constante de nuevas formas de aprender, aún bajo la modalidad autodidacta. “Durante la cuarentena seguí capacitándome, sobre todo bajo la modalidad online, aplicaciones y videos en YouTube. Incluso, cuando entré por primera vez a trabajar, me di cuenta de que me faltaba mucho por a prender. Esto es algo que considero como una piedra angular de esta profesión, ya que pienso que debemos estar constantemente capacitándonos”.

Lucila Alfaro, su pasión por el marketing y la programación

“Usualmente una persona entra en esta profesión de joven. Cabe destacar que para dedicarse y aprender en este trabajo hay que tener un espíritu muy autodidáctico. Favorablemente, podemos encontrar muchos cursos y contenidos en internet que colaboran en la profesionalización de nuestra labor”, comienza a relatar Lucila.

Para Lucila, su anterior carrera (estudiante de Comunicación Social), su preparación en el área de marketing y su desempeño en los lenguajes de programación le permitieron vincular todas sus pasiones en una sola tarea: el ‘front’. “En mi caso, luego de estudiar la carrera de marketing, profesión que está muy vinculada y mancomunada a la programación, encontré la necesidad de explorar nuevos contenidos y herramientas. Desde ese momento, arranqué con una capacitación y luego me fui profesionalizando de acuerdo a las necesidades que requería cada sector”.

“A mi lo que más me interesa actualmente es la parte de ‘front’, es por ello que cuando me presenté en el Mendoza Tec y me llamaron quedé encantada con la propuesta y las posibilidades que se me brindaban”, continúa Lucila.

“Algo fundamental que tiene la programación es que la mayoría del tiempo una persona trabaja en forma remota. Esto es muy positivo ya que nos permite acomodar nuestro horarios y nos da la posibilidad de tomar múltiples empleos. Si a esto le sumamos la virtualidad, que sucedió lamentablemente durante la pandemia y por la cual muchas empresas debieron acomodarse, nuestro grupo de trabajo partió con una gran ventaja al tener acomodados muchas de las organizaciones que ya veníamos trabajando”, destaca.

En cuanto a la posibilidad de seguir capacitándose a futuro, Lucila comenta: “En nuestra profesión no hay una linealidad que seguir a la hora de buscar capacitaciones o empleos. No hay un sólo camino a seguir y esta situación a muchas personas las frustran, puesto que están acostumbradas a otro tipo de modalidad más rígida y piramidal”.

Carla Herrera, el paso de diseño gráfico a la programación free lance

“Mi acercamiento a este mundo fue un poco extraño, puesto que me interesé a través de un Webinar y una charla que explicaban los fundamentos básicos de la programación. Yo en ese momento no tenía ni idea de lo relacionado a este mundo. Antes de ingresar a programar me encontraba estudiando diseño gráfico y decidí cambiar a estudiar ‘front’ (la parte visible de la realización de una página web), para dedicarme a esta profesión que literalmente me encantó desde el primer momento”, afirma Carla Herrera.

En lo que refiere a sus deseos y proyecciones, Carla señala: “Al día de hoy me dedico a trabajar de forma free lance y, afortunadamente, tengo la posibilidad de trabajar con distintos estudios y clientes particulares. A corto plazo mi idea es capacitarme más en ‘front’ y tener la posibilidad de trabajar en Mercado Libre”.

“A todas aquellas personas que quieran meterse en este mundo, le podría interesar el saber que hay dos carreras de grado para estudiar. La primera es Ingeniería en Sistemas, dictada por la UTN; y la segunda es la Licenciatura en Ciencias de la Computación, en la facultad de Ingeniería de la UNCUYO. A su vez, está la modalidad de ‘seguir tu propio camino’. En mi caso me apasiona mucho más ‘front’, por lo que decidí buscar capacitaciones, tanto en ‘Java Script’ (lenguaje de programación), como en los cursos dictados por la Municipalidad de la Capital. Algo fundamental, también, es buscar una especie de referente o tutor/a especialista para que nos guíe y oriente por dónde es mejor encarar nuestro trabajo”, finaliza.

Fabricio Grosso, los lenguajes de programación y la importancia de no quedarse estancado

“Al principio yo tenía muy poca experiencia en programación, es decir, me llevaba bien con las computadoras, pero no conocía nada de lenguajes de programación. Al comenzar a estudiar me encontré con un mundo fascinante y el cual me permitió encontrar rápidamente una salida laboral. De hecho, apenas finalicé el curso encontré trabajo en la empresa en la que actualmente me desempeño”, comienza su historia Fabricio.

Sus trabajos anteriores fueron en el rubro de la hotelería y, mientras tanto, estudiaba en la carrera de Ciencias Políticas de la UNCUYO. “Mi idea fue aprovechar todo este conocimiento, sobre todo en las áreas de ‘Big Data’ y las aplicaciones de ‘Machine Learning’ para asentarme más en lo que hoy me estoy desempeñando”.

“Actualmente me dedico a ‘software de gestión empresarial’, es decir, levantar necesidades informáticas de distintas empresas y tratar de proveer software que solucionen esa necesidad, sobre todo en lo referido al flujo de aprobación de documentos, comunicaciones internas, etc.”

“Hoy hay tres grandes lenguajes de programación, y si bien hay muchos más, estos tres son los más utilizados por las empresas para desarrollar sus programas. Estos son ‘Java’, ‘Java Script’ y ‘Payton’. El primero (Java), es muy utilizado en todo tipo de aplicaciones de productividad como procesadores de texto u hojas de cálculo; podríamos llegar a interpretar que ‘Java Script’ es el que está dominando los servicios web y ‘Payton’ destaca más en lo relacionado con inteligencia artificial o la comunidad científica”, subraya Fabricio.

En lo que respecta a la demanda laboral en Mendoza, Fabricio menciona que nuestra provincia está creciendo y que se posiciona fuertemente en el mercado. “Afortunadamente, la provincia se está posicionando competitivamente en lo que respecta a este tipo de mercado laboral. Muchas empresas deciden apostar fuertemente, aunque de un tiempo a esta parte se solicita una importante experiencia en el rubro. Si bien esta profesión tiene una salida inmediata, las plazas en las empresas internacionales tienen requerimientos muy importantes”.

El programador de software trabaja principalmente en desarrollar un código que resuelva un problema informático. El impedimento más grande que puede llegar a tener un programador es quedarse estancado sólo en lo que ya sabe y no profundizar en nuevas áreas. Es por esta razón que se considera imprescindible buscar capacitaciones y para ello, internet tiene muchas y de muy buena relación calidad-precio”, remarca Fabricio.

Manuel Rufener, recursos humanos y la "caza" de nuevos talentos

“Mi camino y conocimiento en lenguajes de programación se inicia cuando por motivos laborales (es licenciado en Recursos Humanos) me tocó llevar a delante una búsqueda de programadores. Para mí, en ese momento, la programación era ‘chino básico’ y fue por esta razón que tomé la decisión de realizar el curso de lenguaje Java para entender de qué se trata este maravilloso mundo informático”, señala Rufener.

“Además, trabajar en un mercado que tiene alta demanda laboral, te permite entender el funcionamiento de muchas cosas que usamos a diario y que no nos ponemos a analizar cómo es específicamente su desarrollo. Allí descubrí un mundo que me fascinaba y desde entonces seguí capacitándome hasta ingresar como parte de reclutamiento y caza talentos en una empresa de software”, continúa.

Al ser licenciado en Recursos Humanos, Manuel Rufener marca cómo se desempeña el mercado laboral ante esta profesión y cuáles son los requisitos que se necesitan para tener éxito en ella. “Al día de hoy, hay faltante de profesionales, ya que la demanda de empleo es muy alta. Por otro lado, notamos que hay como una barrera que es necesaria romperla y la cual se trata de conseguir el primer trabajo. Una vez que se consigue, la estabilidad laboral es muy alta y la industria va a invertir y formar a este/a profesional”.

“En esta industria no es únicamente importante los títulos que posea el profesional, muchos grandes programadores no tienen una carrera de grado, pero si la vocación de especializarse con cursos, tutoriales y aprendizajes que muchas veces son muy buenos y completos. Hoy en día, las empresas informáticas valoran más el ‘saber hacer’ que el título propiamente dicho”, afirma Manuel.

Algo fundamental y muy importante a tener en cuenta es el aprendizaje de inglés. “El hecho de hablar fluido el inglés, entenderlo y escribirlo, abre una infinidad de puertas laborales, sobre todo para aquellas empresas internacionales que vienen a buscar reclutamiento. Es imprescindible aprender este idioma por el hecho de generar un plus en lo laboral, en la capacitación y, sobre todo, en la marcada diferencia monetaria que da el hecho de trabajar para estas multinacionales. En mi caso, a la hora de reclutar nuevos talentos, la principal diferencia entre un postulante u otro es el hecho de hablar bien este idioma”, finaliza Manuel.

 

Economía ofrece mil cupos gratuitos para formar programadores de todas las edades

El Ministerio de Economía y Energía, a través de su Dirección Territorial de Empleo y Capacitación, junto a la organización educativa Egg brindarán capacitaciones gratuitas en Full Stack para mil mendocinos que deseen aprender programación y obtener herramientas para ingresar al mundo de las tecnologías.

La formación tendrá una duración de 6 meses y medio y una carga horaria de lunes a viernes, durante 4 horas diarias, que podrá ser electiva en el turno mañana o tarde. El curso propone un entrenamiento intensivo con el acompañamiento de un equipo de profesionales destacados.

La capacitación permitirá que al finalizar el curso, los estudiantes dominen la lógica de los programas y de las aplicaciones que diariamente se utilizan, para tener mayores herramientas que permitan conseguir empleos en una industria con alta demanda como es la del Conocimiento y las Nuevas Tecnologías: 'Aplicaciones', 'Web Full Stack', 'diseño front-end', 'arquitectura back-end', 'programación orientada a objetos', 'Java', 'MySQL', 'HTML + CSS' serán parte de la currícula que financiará el Gobierno provincial. 

Las inscripciones estarán disponibles a partir del miércoles 14, en la página web del Ministerio de Economía. Los interesados deberán ser mayores de 18 años, tener estudios secundarios completos, registrarse en la Red Provincia de Empleos, disponer de 4 horas diarias de lunes a viernes, poseer una computadora y conexión a internet.