Cinco nenas de Mendoza cuentan sus expectativas y temores frente a la vuelta al aula

Todas van a la primaria. Algunas quieren volver porque extrañan a sus amigas y maestras, otras tienen miedo de contagiarse. Dicen que lo mejor de la cuarentena fue que pasaron más tiempo con su familia.

Cinco nenas de Mendoza cuentan sus expectativas y temores frente a la vuelta al aula

Fátima (5), Kala (7) y Zaida (9) dicen que quieren volver a la escuela porque extrañan a sus compañeras y maestras. Foto: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Inicio de clases / por Verónica Gordillo / Publicado el 18 DE FEBRERO 2021

Unas quieren volver a la escuela porque extrañan a sus compañeras y maestras; otras –aunque les gustaría ver a sus amigas– no quieren asistir por miedo a contagiarse con el virus de la COVID-19, o porque dicen que se aburrían antes y piensan que ahora será lo mismo. Estos son algunos de los sentimientos de cinco niñas que cursan la primaria en Mendoza ante el inminente regreso a las aulas, después de un año de enseñanza a distancia.

Las cinco pequeñas dieron su consentimiento a Unidiversidad para participar en la nota, para que estén consignados sus nombres de pila, sus edades y el grado que cursan. Lo mismo hicieron los adultos responsables de su cuidado.

Más allá de los matices en cuanto a sus miedos o ansiedades, hay aspectos en los que coinciden. Todas saben de memoria las medidas de prevención y las repiten como una especie de mantra: usar el barbijo, lavarse las manos, ponerse alcohol en gel y no dar tantos besos y abrazos. Todas dicen que lo mejor de la cuarentena es estar más tiempo con su mamá, su papá, sus hermanos y hermanas, y con sus gatitos o perros. También comparten la misma idea respecto de lo que más extrañaron: a sus amigas, a sus maestras y al resto de sus familiares.

Aquí, parte de la charla con las chicas, que en breve volverán al aula.

VER TAMBIÉN: Consejos prácticos para que la familia acompañe a niños y niñas en la vuelta al aula

Fátima, 5 años, sala de 5

Fátima cuenta que tiene ganas de ir a la escuela, en especial porque extraña a la señorita Roxi. También dice que extraña a sus amigas, con las que se mandó mensajes durante la cuarentena, pero aclara que solo para los cumpleaños.

La pequeña explica que el año pasado no hizo muchas tareas, solo algunas que le envió la señorita Roxi, que eran juegos.  Ante la pregunta de cómo se cuidará cuando vuelva a la escuela, dice que usará el barbijo y se lavará las manos.

También cuenta qué fue lo que más le gustó de estar en casa: “Me gustó estar en la casa porque pasé más rato con el papá y la mamá”. Al finalizar la charla, brinda su explicación sobre la COVID-19: “Todo esto fue culpa de los chinos, porque los chinos comen murciélagos”.

VER TAMBIÉN: Vuelta a clases: el desapego de la familia también será un desafío para los niños

 

Esmeralda, 7 años, 2.º grado

Ante la pregunta de si quiere volver a la escuela, Esmeralda dice que no porque tiene miedo de contagiarse de la COVID-19. Expresa que no extraña a nadie porque se olvidó de sus compañeras y de su maestra.

Pese a no querer volver a clases, la niña asiste algunas horas al mismo jardín al que iba antes de empezar la primaria. Ella explica la diferencia: cuenta que ahí no le da miedo porque son poquitos, en cambio en la escuela serán muchos y se puede contagiar.

Ante la insistencia sobre la inminente vuelta a clases y sobre cómo se cuidará, la niña explica cuál será su fórmula para sentirse bien: se dejará puesto el barbijo toda la mañana y se juntará solo con su amiga Lucía, que fue la única compañera con la que mantuvo contacto a lo largo de toda la cuarentena.

VER TAMBIÉN: Regreso a clases: madres y padres, con dudas y temores para enviar a los chicos

 

Kala, 7 años, 2.º grado

Kala quiere volver a la escuela porque dice que extraña a sus amigas y a la señorita, aunque aclara que algunas son buenas y te llevan “gancho”, y otras no tanto.

La niña dice que no tiene miedo de ir a la escuela y enseguida explica las medidas que tomará: “Yo no tengo miedo, tengo que usar el barbijo, lavarme bien las manos, cuando salís del baño, también cuando venís de algún lugar que no es tu casa. Ahí te lavás las manos apenas llegás, por si tocaste algún bichito que no conocés”.

Kala explica que aprendió “cosas” durante la cuarentena, aunque no fue a la escuela. Dice que algunas tareas fueron divertidas, como las sumas donde les hacían unir con flechas con el resultado correcto, o juegos como el memotec.

La niña comenta que no le gustaría volver a la escuela y que después la cierren de nuevo por los casos de COVID-19. “Yo me quedaría como deprimida si se cierra otra vez la escuela”.  ¿Qué es estar deprimida? “Es como triste pero no llorás”, explica.

Ante la pregunta sobre qué le gustó de estar en casa, contesto rápido que estar “todos juntitos, el papá la mamá y las chicas (sus hermanas)”. Kala pide decir otra cosa: “Que se cuiden, no le agarren confianza a este bicho maldito porque puede estar, algo les puede pasar, algunas personas se han muerto. Ahora encontraron la vacuna del coronavirus. Ya me imagino la fila que debe haber en esa vacuna”, concluye.

VER TAMBIÉN: Irritabilidad, enojo y frustración: cómo contener a niños, niñas y adolescentes en esta pandemia

 

Violeta, 9 años, 5.º grado

Violeta dice que no quiere volver a la escuela, sobre todo si no la cambian de turno, porque va a gimnasia artística desde los cinco años y eso le gusta mucho. Cuenta que en la escuela a veces se aburre y que solo extraña a unas “poquitas” amigas.

La niña explica que durante la cuarentena, con las clases virtuales, no aprendió nada nuevo, sino que repararon temas de antes, que ya sabían. Sin embargo, cuando piensa un poco, dice que le dieron algunas “tareas lindas” de multiplicar, que las materias que más le gustan son Geografía, Plástica e Informática, y que aprendió a “usar cosas de la computadora”, como cortar y pegar, unir con flechas y hacer globitos para destacar cosas de un texto.  

Violeta explica lo que más le gustó de la cuarentena: “Podía pasar más tiempo con mi familia, con mi mamá y mi papá, y con mis gatitos”. En cuanto a si tiene miedo, dice que no, que ella sabe cómo cuidarse y enumera las acciones: ponerse el barbijo, lavarse las manos y desinfectar. “No tengo miedo. Bueno, en realidad, tengo un poco de miedo de que a mi familia le dé y se vayan al cielo”, comenta a modo de conclusión.

VER TAMBIÉN: El 75 % de las familias pudo acompañar a los alumnos con las tareas

 

Zaida, 9 años, 4.º grado

Zaida cuenta que quiere volver a la escuela porque extraña a sus compañeras, a las maestras y a las directoras, porque “son buenas”. Dice que no tiene miedo porque su mamá y su papá les enseñaron a cuidarse a ella y a sus hermanas. Y enumeró los cuidados: ponerse el barbijo, lavarse las manos, no dar tantos besos ni abrazos.  

En cuanto a las clases durante la cuarentena, la pequeña recuerda que al principio le costaba hacer las tareas porque “quería jugar todo el día”, pero que después las hacía rápido para seguir jugando. Cuenta que la señorita les daba muchas tareas de multiplicación, de división, que algunas las imprimía y otras las completaba en la computadora, y que la que más le gustó fue una sopa de letras que le envió la maestra de inglés.

La niña dice que no le gustaría volver a la escuela y que después de un tiempo la cierren por el coronavirus. “Eso no me gustaría porque ya pasó como un año. Sería un manso plomo, me quedaría deprimida, viendo la ventana, llorando”, explica.

En cuanto a lo que más le gustó de estar en casa, dice que estar con su papá, con su mamá y hermanas, con su perrita, jugar y descansar más. También contó lo que más extraña: dar besos y abrazos a sus tíos y tías, a sus abuelos y abuelas.

Antes de concluir la nota, Zaida quiere decir algo más. “Yo le tenía un poco de miedo a la COVID-19 porque toda la gente estaba como: ‘Ay, nos vamos a morir’, pero después la mamá y el papá nos enseñaron a ponernos el barbijo y lavarnos las manos. Ahora escuché que ya inventaron la vacuna, es nuestra salvación. Lo mismo les digo que no hagan fiestas locas, porque qué saben si se agarran este bicho. Mejor que se cuiden”.

escuela | covid | aulas | niños | clases | pandemia | presencial | maestras