Cómo la inteligencia artificial podría ayudar a frenar el cambio climático

Estaban Tablón, divulgador científico, dialogó en "Atardecid@s" sobre el último informe de la ONU y la “alerta roja” de calentamiento global. “Es una verdad irreversible", afirmó.

Sociedad

Atardecid@s

Medio ambiente

Señal U

Publicado el 11 DE AGOSTO DE 2021

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés) evaluó cómo el calentamiento global cambiará el mundo en las próximas décadas, tras examinar más de 14 mil artículos científicos. Esteban Tablón, divulgador científico, dialogó en Atardecid@s sobre la temática e indicó que “la inteligencia artificial (IA) podría reabsorber los gases de efecto invernadero”.

“En 1970 se empezó a hablar del tema, en 1990 había rumores, en 2013 ya se levantó el alerta y había algunos negacionistas. El informe del IPCC de este año no deja dudas. Estamos en alerta roja y el cambio climático es una verdad irreversible. El clima se está poniendo extremo y el estudio ha demostrado que los valores de dióxido de carbono y metano en la atmósfera son los más altos de los últimos tres millones de años”, remarcó Tablón.

En este contexto, pese a los intentos de los científicos por demostrar que el cambio climático existe, la humanidad se encuentra en una compleja situación. La inercia térmica complicaría la veloz disminución de los daños provocados.  

“Un calefón grande no se enfría rápido, se enfría despacio. Si uno tiene el calefón frío como cuando vuelve de vacaciones y lo quiere calentar, tarda un rato. Imagínense la inercia térmica del planeta. Si nosotros dejáramos de contaminar ahora, los efectos se verían recién en 50 años”, expresó Tabón.

Los autores del estudio remarcan que, desde 1970, las temperaturas de la superficie global han aumentado más rápido que en cualquier otro período de 50 años durante los últimos 2000. Este calentamiento “ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo”, aseguran. Ya sean olas de calor, como las experimentadas recientemente en Grecia y el oeste de América del Norte, o inundaciones como las de Alemania y China, “su atribución a la influencia humana se ha fortalecido” durante la última década.

“La Unión Europea es uno de los principales consumidores de autos del mundo porque el 100 %, o un porcentaje cercano al 100 %, tiene un alto poder adquisitivo. Acaban de reglamentar que para 2030 no puede existir un auto de combustión, pero, cuidado, porque si hacen autos eléctricos pero generan la electricidad en una central térmica, está quemando combustible igual”, remarcó el divulgador científico.

En lo que respecta al aumento del nivel del mar, los científicos han modelado un rango probable de diferentes niveles de emisiones. Sin embargo, no se puede descartar un aumento de alrededor de 2 metros para finales de este siglo, ni tampoco un aumento de 5 metros para 2150. Tales resultados, aunque poco probables, amenazarían a muchos millones de personas más en las zonas costeras con inundaciones para el año 2100.

 

Una luz al final del camino

Para Tablón, la inteligencia artificial podría ayudar a la humanidad a disminuir la contaminación. “Está apareciendo la inteligencia artificial (IA) que nos permite encontrar situaciones inesperadas. Yo apuesto a que esta revolución 4.0 ya se está trabajando en los laboratorios de Google, Amazon. La IA no son robots que charlan con nosotros, son máquinas que aprenden. La solución podría pasar porque se están empezando a encontrar mecanismos que generen reabsorción de gases de efecto invernadero”, comentó el divulgador.

calentamiento global gases de efecto invernadero onu ipcc cambio climático inteligencia artificial