¿Cómo se controlan las construcciones en Mendoza?

Los derrumbes, como el ocurrido en Miami, se evitan desde la planificación de la obra, pero la normativa no prevé supervisiones posteriores.

¿Cómo se controlan las construcciones en Mendoza?

Foto: Prensa de Gobierno de Mendoza

Provincial Unidiversidad por Mariano Rivas / Publicado el 07 DE JULIO 2021

En el Gran Mendoza, las construcciones no son inspeccionadas por las municipalidades para controlar su envejecimiento. Esta tarea está a cargo de los propietarios y consorcios de las propiedades. Pese a esto, las autoridades sí acuden a supervisarlas cuando se produce alguna denuncia.

Luego del desplome que ocurrió en un edificio del complejo Champlain Towers, en la ciudad de Surfside, Florida –que produjo, al cierre de esta nota, 24 muertes y 121 desapariciones–, Unidiversidad se contactó con las áreas de obras de los municipios para consultar cómo son los procesos de control que se realizan a las obras y a las construcciones.

Si bien cada municipalidad tiene su propio Código de Edificación con sus particularidades, en todo el Gran Mendoza, el criterio es el mismo: las comunas controlan las obras en marcha, pero no realizan inspecciones para controlar el estado de envejecimiento de los edificios. Para eso, debe haber una denuncia de parte de algún privado.

El secretario de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Mendoza, Juan Manuel Filice, contó que se hace mucho hincapié en el control de los materiales, especialmente en el diseño de la estructura de los edificios. “Las fallas pueden sucederse por distintos motivos. Puede ser una falla en el diseño de la estructura o del proyecto, una mala construcción o una mala calidad de los materiales”, agregó.

Sean edificios o cualquier tipo de construcciones, en Capital, Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Las Heras y Guaymallén no se hacen supervisiones para otorgar recertificaciones, según confirmaron sus autoridades a este medio. Desde Maipú, no quisieron detallar la información y se limitaron a corroborar que allí también el control se hace desde el inicio de la obra. “Durante la obra, se visa, se acompaña con inspecciones municipales y se otorga al final un conforme a obra. Otorgado el conforme a obra, no hay a futuro ningún proceso previsto”, remarcó Miguel Valentini, director de Obras Privadas de Guaymallén.

Foto: Prensa de Gobierno de Mendoza

Para establecer estos parámetros es que existen los Códigos de Edificación, que son propios de cada municipio y que deben ser respetados por los privados que encaran las obras. Así lo explicó Ricardo Delugan, encargado de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano, Ambiente y Energía de Las Heras: “Tienen que cumplir con todas las normativas en cuanto a la arquitectura y en cuanto al cálculo estructural. También se debe cumplir con el reglamento eléctrico y con el reglamento sanitario. Eso es lo que hace el municipio: controlar que la obra cumpla con el Código de Edificación”.

En Luján, el proceso de aprobación de la obra está agilizado desde febrero de este año. Mientras en el resto de los departamentos se piden planos de arquitectura, estructura, instalación eléctrica e instalación sanitaria, en el municipio comandado por Sebastián Bragagnolo solo se revisan normas urbanísticas y de salubridad generales antes de dar inicio a la construcción.

“Nos dedicamos, con los planos, a revisar en obra. Es decir, a tener una presencia en la calle mucho más eficiente que la que se tenía hasta el momento”, manifestó Guillermo Fara, director de Obras Privadas de Luján de Cuyo.

Fara agregó que se utiliza un libro de obras digital, en el que los profesionales van subiendo cada etapa de la obra y que la comuna va revisando. “Tenemos un régimen de inspecciones abiertas, es decir que en cualquier momento podemos asistir –señaló el funcionario–. No hace falta que el profesional solicite la inspección sino que nosotros vamos y podemos asistir de oficio en cualquier momento de la obra”.

 

Qué se tiene en cuenta para evitar una catástrofe

Si bien todavía no se sabe qué desencadenó la tragedia acontecida el 24 de junio en la localidad aledaña a Miami, pensar la seguridad de las construcciones desde nuestra provincia permite llegar a algunas conclusiones.

Lo sucedido en Estados Unidos puede replicarse en cualquier lado si no se respetan los requerimientos de las normas de construcción, pero en Mendoza tenemos una ventaja, según señaló Valentini: nuestras construcciones son sismorresistentes.

Esto se debe a que, obviamente, las preocupaciones están más orientadas a la cuestión de los sismos. “Cuando hemos tenido algún sismo de importancia, luego, por preocupación o denuncias, nos llaman a mirar esas construcciones. En algunos casos, son fisuras ordinarias que se producen durante los sismos y que no suman condición de riesgo, y en otros casos sí sacan de servicio construcciones”, indicó el titular del área de Guaymallén.

Otra diferencia que puede constituir una ventaja en Mendoza es el tipo de suelo que tiene la provincia, agregó Fara. En zonas más húmedas, la humedad puede meterse e ir corroyendo las estructuras de hierro a través de grietas en el hormigón. “Esos problemas de humedad o de agrietamientos que hay en Miami, como en otras zonas donde se ha ganado terreno al mar, nosotros no los tenemos”, aseguró.

Darío Falcone, director de Obras Particulares de Godoy Cruz, afirmó que lo sucedido en la localidad cercana a Miami “no tiene que derivar en solo hipótesis, como es lo que actualmente se está viendo en los medios. Se realizarán estudios técnicos por profesionales en la materia que determinarán la causa”.