Contratar personal con discapacidad: experiencias positivas en un contexto muy difícil

Según el Censo 2022, el 64% de la población argentina con alguna discapacidad no consigue trabajo. Hay algunas propuestas laborales interesantes y buscamos saber de qué se tratan.

Contratar personal con discapacidad: experiencias positivas en un contexto muy difícil

El acceso al mercado laboral para personas con discapacidad es Argentina es complejo. Fuente: pexels.com

Sociedad

Discapacidad

Unidiversidad

Natalia Quinteros (pasante)

Publicado el 04 DE JULIO DE 2022

Los datos provisorios del Censo 2022 indicaron que la población de Argentina asciende a 47.327.407 personas. El relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Ciencia (INDEC) estima que, del total de esa población, hay al menos 3.572.983 personas mayores de 6 años que presentan alguna discapacidad, ya sea motora, visual, auditiva o mental.

Una de las grandes dificultades históricas de las personas con discapacidad ha sido incorporación al mercado formal de trabajo. Según el Indec, de la población estimada que tiene alguna capacidad y está en edad laboral, un 32,2% está tiene una ocupación y más del 64% se encuentra inactivo.

Entonces, en este contexto y bajo la Ley 26.378 de 2006, que aprueba la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad donde se reconoce el derecho a trabajar en igualdad de condiciones, desde Unidiversidad buscamos experiencias laborales positivas para conocer los retos a los que se enfrenta Mendoza y las personas que habitan la provincia.

Emanuel Bertola presenta una discapacidad visual y es egresado de la UNCUYO. Es terapeuta en Deficientes Visuales (Facultad de Educación) y no contó cómo fue su inserción en el mercado laboral.  

“En un principio, me costaba buscar un trabajo en relación de dependencia que fuera tomado en las condiciones laborales requeridas”, comentó. Cuando logró entrar en una empresa a través de un programa del Gobierno, le informaron que el contrato era por 3 meses y decidió buscar una solución a la falta de continuidad. Entonces creó el Programa Inclusivo sobre Deficiencia Visual (Pidevi).

Con Pidevi generó herramientas para que otras personas con discapacidad visual lograran una inclusión laboral, se mantuvo por 15 años en un puesto de trabajo hasta que decidió dedicarse a su profesión como profesor terapeuta en la escuela Hellen Keller, de Godoy Cruz.

Según Bertola, a pesar de dijo no atravesar por muchas complicaciones, siempre surgen algunas situaciones que generan barreras a la persona con discapacidad que limitan sus capacidades por la falta de herramientas cognitivas y de capacitación de los empleadores.

Por otra parte, nos encontramos con el testimonio de Natalia Acevedo, de 37 años, quien se encuentra en silla de ruedas. Sobre su situación laboral, comentó: “Nunca tuve inconvenientes, he tenido distintos trabajos, pero la discapacidad nunca ha sido un impedimento, todas las empresas se preocuparon porque esté cómoda y por tener la obra social que necesitaba”. Acevedo resaltó que se trata de su experiencia personal, pero conoce de personas que no han tenido la misma suerte que ella y lo atribuye a su profesión en sistemas.

Desde la mirada de Emmanuel y Natalia, la contratación de personal con discapacidad es un tema complicado en la provincia, no siempre es posible tener buenas experiencias. No hay una continuidad en el trabajo porque las empresas, al no tener lo necesario para atender a las personas con discapacidad, en muchas oportunidades los descartan como candidatos idóneos.

(Foto:capacitación en inclusión en Café Posible. Fuente: Instagram @cafeposible)

Por estas razones, surgen alternativas como el programa de inserción laboral para personas con discapacidad del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Asimismo, en Argentina existe el portal Inclúyeme, que trabaja por la inclusión sociolaboral, ofrece un acompañamiento a las empresas que empleen a personas con discapacidad y, además, tiene programas de capacitación gratuita para potenciar el desarrollo profesional y así mejorar la empleabilidad. El reto del programa es garantizar una continuidad, siempre que cumpla con las metas requeridas, y buscar una adaptabilidad de las empresas para lograr una mayor contratación de personal con discapacidad a pesar de las barreras existentes.

En este marco, un ejemplo a destacar en Mendoza es Café Posible, que fomenta la inclusión de personas con discapacidad y que ya cuenta con dos sucursales y está planeando la apertura de una tercera. Dentro de su staff se encuentran personas con epilepsia, visión reducida y discapacidad intelectual.

Juan Matías Arnulphi, de 36 años, es dueño y creador de Café Posible. Motivado por el autismo de su hijo, decidió crear un espacio donde las personas con discapacidad logren acceder a un trabajo formal. Juan comentó a Unidiversidad: “En el local realizan todas las tareas habituales. Para la mayoría, este es su primer trabajo, por lo que están muy comprometidos. Llevan muchos años esperando por una oportunidad, pues son personas como tú y como yo”

Además, destacó la importancia de crear estos espacios, pero siempre con la capacitación adecuada en las empresas que buscan la inclusión de personas con discapacidad.

discapacidad trabajo mendoza