Alertan por la falta de agua y la desmesura en el llenado de piletas

Ante un año con nueva crisis hídrica y el boom de ventas de piletas, desde el Departamentos General de Irrigación pidieron no despilfarrar el agua. Según la entidad, el pronóstico de caudales para 2020-2021 no es alentador y alcanzará solo el 70% del promedio anual.

Alertan por la falta de agua y la desmesura en el llenado de piletas

Foto: Publicada por Infobae

Sociedad Unidiversidad Crisis hídrica / por Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez / Publicado el 24 DE DICIEMBRE 2020

Debido a la incertidumbre sobre las vacaciones, producto del contexto actual del coronavirus, muchos mendocinos y mendocinas decidieron no moverse de sus hogares y se inclinaron hacia una alternativa que ayudará a refrescarse los días de calor y distenderse en el verano. Tener piletas en casa es una de las tendencias esta temporada y un boom de ventas.

Sin embargo, la crisis hídrica que arrastra la provincia desde hace décadas ha puesto, nuevamente, el foco en el uso que se la da al agua en Mendoza. A fin de ser precisos, el tema no es el agua, sino más bien, el uso eficiente de la misma. Pero, ¿qué sucede en una provincia donde aumenta la cantidad de piletas en los hogares y persiste la crisis hídrica?

Según el Pronóstico de Caudales de los ríos de la Provincia de Mendoza, para la temporada 2020/2021 que dio a conocer el Departamento General de Irrigación, este año habrá un 70% de agua de un año promedio.

Al respecto, Rubén Villodas, Director de Gestión Hídrica de Irrigación, afirmo a Unidiversidad que  la crisis hídrica persiste. “No debemos despilfarrar agua”, dijo y pidió cuidar el recurso hídrico.

 “Hemos tenido el peor registro de nevadas de los últimos años. De los 6 caudales que pronosticamos, 5 están en años pobres. Si bien nevó más en el Sur, las cuencas del rio Atuel, Grande o Diamante están levemente por encima de ese promedio, no alcanzó a cubrir las expectativas. Aquí en el Norte de la provincia, la situación es más complicada aún, las cuencas del rio Mendoza y Tunuyán, las cifras caen por debajo de la media, un 60%. Por eso, esperamos tener los embalses llenos a principios de la temporada para hacer frente al verano. Los datos concretos concluyen en que seguimos en crisis hídrica y la oferta general de agua, llega a un 70% del promedio histórico”, explicó Villodas.

Sobre la temporada de verano 2020-2021, el funcionario explicó que se viene dialogando con Aguas Mendocinas. “Estamos entrampados en dos grandes problemas: uno es el consumo elevado de la población y, el otro es el sistema de distribución del agua. Hoy el consumo es de 700 litros diarios por persona, cuando deberíamos estar en 250 litros. De ese número debemos agregar que entre 300 a 400 litros se quedan en la red de distribución por roturas de caños o pérdidas”, expresó Rubén.

Ante esto, Villodas aseguró que hay un “derroche excesivo” y piden responsabilidad en el uso, ya que la crisis hídrica en toda la provincia está afectando el caudal de ríos y lagos. Además explicó que el sistema depende exclusivamente de las nevadas, un fenómeno que se registra muy débilmente desde hace más de una década. “No se llenan los ríos, lagos y  embalses, y por ende podemos tener inconvenientes en el verano si continúan estos niveles de consumo”, advirtió.

Si bien por el momento no corre riesgo la prestación del servicio, el Director de Gestión Hídrica dijo que si continúa la sequía “tendremos algún tipo de impacto si no se cuida el recurso”.

En referencia a la micromedición de agua en la provincia, dijo: “Esta es parte del problema o de la solución a la vez. De nada sirve colocar medidores cuando se pierden 300 litros diarios de agua en el sistema. Eso no se soluciona con micromedición sino con reparación de caños y una buena inversión en el sistema de infraestructura. El problema de la micromedición mejora el consumo, si a uno le cobraran el real consumo habría más recaudación para invertir en obras y no habría tanto derroche”.

“Existen cuestiones culturales, sociales y políticas que debemos corregir. Cuando hay días de calor, en la parte alta de algunos departamentos se quedan sin suministro de agua o pierden presión. Debemos realizar obras para que el agua llegue a todos. Estamos tratando de buscar un compromiso político de todos, para que se puede obtener una solución de largo plazo”, explicó Villodas.

Además, el Director de Gestión de Irrigación explicó que durante el pasado año hubo un faltante de aguas en las fincas y se calcula  que este año habrá solamente mil hectómetros. “Va a seguir siendo un año pobre para las fincas, aunque con 130 hectómetros más que durante el año anterior. Tenemos que seguir haciendo uso eficiente del agua, porque no estamos en una situación en la que nos sobre el recurso hídrico”, dijo Villodas.

Para finalizar sostuvo también que se está trabajando en la red de cauces primarios y secundarios para cuidar el agua. “Este año tenemos un presupuesto aproximado de 1000 millones y calculamos que con la recaudación llegaremos a 1200 millones. Tenemos más de 10 obras buscando una mejor canalización”, ultimó.

Qué dicen desde Aysam del derroche

Pese a las recomendaciones, advertencias, multas y sanciones, el mendocino sigue sin tomar conciencia acerca de la importancia de cuidar el agua.

Tanto el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) que controla a los prestadores de agua potable y Aguas y Saneamientos Mendoza (AYSAM) consideran que el derroche de agua en verano se debe al llenado de pequeñas piletas domiciliarias que deben cambiar el líquido cada dos o tres días gastando en cada oportunidad unos 3.000 litros de agua.

Desde Aguas y Saneamiento Mendoza (Aysam) recomendaron a la sociedad mendocina que el llenado de las piscinas se realice a través de camiones cisterna, para evitar así el uso del agua de red que pueda generar falta de presión en otros domicilios aledaños.

“Hay que considerar que los precios del camión con 10 mil litros de agua rondan entre los 3500 y 5000 pesos, dependiendo la zona; y el camión de 20 mil litros puede costar entre 4800 y 6500 pesos. Aconsejamos a la gente que incorporen aditivos en el mantenimiento de las piletas para no derrochar tanta agua. Será otro año complicado en materia hídrica”, expresó Alejandro Gallegos, titular de Agua y Saneamiento Mendoza (Aysam).

Igualmente, Gallegos adelantó que se está avanzando en la colocación de medidores en aquellas casas que poseen piletas y aún no cuenten con servicio medido. “El mal uso del servicio atenta contra la continuidad y eficacia del mismo. Va en desmedro y en forma directa contra de quienes lo utilizan en forma responsable", advirtió.

Creció la venta de piletas para pasar el verano en casa

Se trata de una alternativa para pasar la temporada de descanso en el hogar con la mayor comodidad que se pueda, además de una estrategia para entretener a los chicos y chicas en vacaciones. Javier Nieto, gerente de IPC Pools, dijo en Radio U que hay un aumento del 120 % en las ventas de piletas en comparación con el año pasado en todo el territorio argentino.

El incremento de ventas durante los meses de la pandemia es llamativo. En 2019 se vendieron 4800 piletas durante todo el año, mientras que, en lo que va de 2020, ya se vendieron 8300. La inversión para armarse una pileta oscila entre  300 000 y 500 000 pesos.

VER TAMBIÉN: Vacaciones en pandemia: creció la venta de piletas para pasar el verano en casa

“Con respecto a las piscinas de fibra de vidrio, es un producto más accesible que las de cemento y de mejor calidad que las de lona. Se trata de 250 mil pesos la piscina instalada con su motor, de medidas de 3,70 metros por 2 metros. Ayudaron mucho los planes Ahora 12 o Ahora 18. Lo que más se pide es de 6 metros por 2,70 metros, esa es de 480 mil pesos”, explicó Nieto.

Las piletas de lona, otra opción

Si la idea de colocar una pileta de fibra de vidrio es mucho más cara de lo que se puede afrontar, no hay que descartar la "pelopincho". De estas sí hay una para cada presupuesto y tamaño de patio o jardín, y es una buena opción para los meses de calor y pandemia que vienen.

Los precios en las grandes casas de electrodomésticos, mercados de la construcción o hipermercados de Mendoza van de los  7000 a los 130 000 pesos, dependiendo de la marca, el tamaño, la forma y la capacidad. Las piletas más económicas parten de unos 7200 pesos y tienen una capacidad de 2400 litros, de ahí en adelante hay de diversos precios y tamaños. Una pileta de 7800 litros y 2,20 metros de largo cuesta aproximadamente 19 000 pesos y en los comercios antes mencionados se venden hasta en 6 cuotas sin interés.

Claves para el llenado y mantenimiento de piletas para evitar el derroche de agua

En relación al mantenimiento del agua, es importante contar con los productos correctos para su desinfección y que cada piscina, en el caso de las de material, incluya equipos de filtrado y una bomba eficiente que permitan mantener el agua por años sin necesidad de tener que cambiarla,  “No se comercializan piscinas sin el correspondiente equipo de filtrado”, expresan desde IPC y agregan que cada cliente recibe un manual con indicaciones sobre el cuidado y mantenimiento del agua de las piletas.

“Una buena opción para mantener el agua es usar lona para cubrir las piletas, ya que disminuye la pérdida de agua por evaporación, mantiene la temperatura del agua y permite que se mantenga limpia”, afirmaron desde la empresa de piletas.

En el caso de las piletas de lona, dijo Nieto, se aconseja no llenarlas en su máxima capacidad, reutilizar el agua que se cambia (regar, lavar el auto) y ubicarla en un espacio limpio, con sombra y en lo posible lejos de un árbol con frutos que pueda ensuciarla permanentemente.