Culminó la Cumbre Climática: cuál fue el compromiso de los líderes mundiales

El encuentro, esta vez virtual, contó con el regreso de Estados Unidos en las conversaciones y la promesa de muchos mandatarios de bajar las emisiones de carbono e invertir en energía renovable. Qué dijeron Alberto Fernández y Jair Bolsonaro.

Culminó la Cumbre Climática: cuál fue el compromiso de los líderes mundiales

Foto: Télam

Sociedad

Cumbre climática

Unidiversidad

Télam

Publicado el 24 DE ABRIL DE 2021

Los anuncios no fueron lo que se esperaba. Sin embargo, si se suman las metas anunciadas de reducción de gases efecto invernadero respecto de la situación previa al encuentro, la apuesta se eleva a entre un 12% y un 14% a favor del planeta.

La cumbre virtual convocada por el presidente Joe Biden terminó ayer con sabor a poco para las organizaciones civiles y los activistas que luchan contra el cambio climático, que solo rescataron como positivo el regreso de Estados Unidos a las conversaciones.

Se esperaban dos cosas: un redoble de los esfuerzos contra el cambio climático y solidaridad -en términos de financiamiento- de los países más ricos con los más pequeños y pobres que son los que más sufren el impacto de la crisis. Los anuncios no fueron lo que se esperaba, pero la cumbre no restó, "algo sumó", destacaron analistas consultados por Télam.

Pese a todo, se obtuvo una proyección superadora
Un reporte de febrero pasado de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático sostiene que, a nivel global, solo se logró un 1% de las reducciones de gases de efecto invernadero (GEI) necesarias para alcanzar el objetivo de 1,5 grados centígrados de calentamiento.

Sin embargo, si se suman las metas anunciadas el jueves en la cumbre, la cifra se eleva a entre un 12% y un 14%.

El problema es que lo que se dijo en la cumbre no necesariamente forma parte del compromiso oficial de cada Gobierno ante la Convención de las Naciones Unidas.


Qué dijo Greenppeace
"Sin dudas es alentador que se haga este tipo de cumbres, pero también somos críticos en relación a cómo pasamos de las palabras de todos los presidentes que hablaron, que fueron muchos y propusieron muchos objetivos, a los hechos", expresó a esta agencia Bruno Gianbelluca, coordinador de la Campaña de Clima y Energía de Greenpeace.

"Estamos hablando de presidentes que se comprometen a muchas cosas pero que en la practica la crisis continúa", lamentó el especialista y señaló que el problema es que las metas del Acuerdo de París no son vinculantes sino que apenas "alientan" a los países a cumplirlas.


La evaluación de Vida Silvestre Argentina
Por su parte, el secretario ejecutivo de Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo, también destacó la importancia de pasar del compromiso a la acción: "Solo tenemos esta década para reducir realmente las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarnos al cambio climático que ya está presente".

Lo que se esperaría es que los países empiecen a crear políticas públicas dirigidas a alcanzar ese objetivo en los próximos ocho años.

Pero en casi todos los casos hay un doble discurso, por un lado se promete bajar las emisiones de carbono e invertir en energía renovable y por el otro se financia la construcción de nuevas plantas de carbón.


La presencia de EEUU
Lo cierto es que pese al desánimo, la situación es mejor que tres meses atrás, cuando Biden llegó a la Casa Blanca y firmó la vuelta al Acuerdo de París.

El regreso de Estados Unidos al ruedo de las discusiones y compromisos climáticos es auspicioso por dos razones, en opinión de Jaramillo.

"En primer lugar, es un país responsable de grandes emisiones y en segundo lugar, tiene una capacidad enorme para traccionar modificaciones en su propio país o en los países en los que tiene fuerte incidencia o puede colaborar", explicó en una entrevista con Télam.

En la misma línea, Gianbelluca subrayó que la cumbre es "importante porque fue convocada por Biden después de que el anterior presidente (Donald Trump) no le daba importancia al cambio climático".

Trump no solo abandono el Acuerdo de París sino que además puso al frente de la cartera ambiental a Scott Pruitt, un negacionista del cambio climático muy cercano a la industria petrolera.

Biden, listo para retomar el liderazgo de Estados Unidos contra el calentamiento global, convocó a 40 jefes de Estado y Gobierno entre los que se destacaron los mandatarios de China, Rusia, Alemania y Francia.


La participación del Presidente Fernández y Argentina
También estuvo el presidente argentino, Alberto Fernández, quien se comprometió con una mayor ambición climática y anunció que la deforestación ilegal va a ser tipificada como un delito ambiental.

"Tipificar los delitos ambientales como delitos penales es importante para que no solo el desmonte sino muchas acciones contra el ambiente puedan ser clasificadas como delito penal y tengan penas que realmente sean disuasorias para aquellos que especulan con el ambiente en pos de beneficios personales", expresó Jaramillo y afirmó que Vida Silvestre apoya "firmemente" esa acción.

Por otro lado, destacó la importancia de que se constituya el consejo asesor establecido en la Ley de cambio climático de 2019 para que haya más capacidad y fuerza para poder impulsar medidas de aumento de ambición.

En este punto, también concuerda Gianbelluca, quien precisó que en Argentina, el 12% de la matriz energética es energía renovable, lo que consideró "un avance" aunque insuficiente para los objetivos planteados.


Bolsonaro y sus exigencias
Por otro lado, el coordinador de Greenpeace apuntó al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cuya presencia en la cumbre generó mucha expectativa y su vez recelo, dado que sus políticas no van el línea con el cuidado del ambiente.

"Busca fondos para proteger la Amazonía y eso es sin duda imposible de creer porque sus políticas van en contra. Presentó la meta de penalizar el desmonte ilegal, pero recién a 2030. Es inaceptable", se quejó Gianbelluca e insistió en que algunos "se comprometen a muchas cosas pero en la práctica la crisis continúa".

En ese sentido, señaló que justamente por esa falta de ejecución de las políticas surgieron los movimientos de jóvenes que presionan en las cumbres. "Hay una necesidad de los movimientos de jóvenes, de buscar respuestas y que las respuestas sean rápido porque es su futuro lo que esta en jaque", aseveró.

sociedad cumbre climática biden alberto fernández bolsonaro greenpeace