Declaró Luque, el acusado de asesinar a Soledad Olivera

En la primera etapa del proceso judicial, el único sospechoso de matar a la mujer tuvo contradicciones e inconsistencias en sus dichos.

Declaró Luque, el acusado de asesinar a Soledad Olivera

El acusado de matar a Soledad Olivera dijo que Beatriz Chacón, la hermana de Johana, sabía del vínculo amoroso que tenía con la víctima. Foto: Axel Lloret.

Sociedad Unidiversidad Soledad Olivera / por Unidiversidad / Nicolás Nicolli / Publicado el 15 DE MAYO 2017

Después del cambio de carátula, Mariano Luque declaró hoy, 15 de mayo, como el único acusado de asesinar a Soledad Olivera. Entre sus contradicciones, indicó que los unía una relación de "amistad" y no amorosa, y que Beatriz Chacón, la hermana de Johana, estaba al tanto del vínculo con la joven desaparecida el 18 de noviembre de 2011. 

En la primera etapa del proceso judicial por la muerte de Soledad Olivera, el único acusado y también sospechado por la desaparición de Johana Chacón declaró ante el Tribunal, compuesto por Eduardo Martearena, Laura Guajardo y Pedro Funes.

Previo al inicio de la audiencia, se tomó declaración a Mario Lucero, uno de los testigos que pidió la defensa de Luque. "Don Mario" es dueño de una de las fincas vecinas a la que administra Luis Curallanca, donde Luque vivía y trabajaba al momento de la desaparición de Olivera.

El abogado querellante Fernando Peñaloza explicó a Unidiversidad que "Don Mario" negó haber visto a Soledad por su terreno. Debido a su avanzada edad, Lucero tuvo que prestar declaración de forma improvisada y a puertas cerradas en la sala de prensa del subsuelo de Tribunales, en lugar del habitual quinto piso de la Tercera Cámara del Crimen.

Posteriormente, se dio inicio a la primera audiencia de Mariano Luque, después del cambio de carátula de privación ilegítima de la libertad a homicidio simple de Soledad Olivera. Ante los cuestionamientos del fiscal Darío Tagua, el acusado dijo que su expareja Beatriz Chacón estaba al tanto de la relación sentimental que mantenía con Soledad, algo que había negado en declaraciones anteriores cuando estuvo acusado por privación ilegítima de la libertad. Además, Luque postuló que hubo celos entre Soledad y Beatriz.

"¿Qué hizo usted por su amiga?", le preguntó el juez Martearena a Luque. Es que la estrategia de la defensa giró en torno a la supuesta relación de "amistad" que, según el acusado, mantenía con Soledad al momento de su desaparición. Luque aseguró que no estaba enamorado de ella y que sólo tenían relaciones sexuales en sus encuentros. También indicó que le brindaba ayuda económica para el cuidado de sus tres hijos.

Olivera y Luque intercambiaron más de 100 mensajes de texto en las horas previas a la desaparición de la mujer. Pero en esta oportunidad, el acusado por matar a Soledad sólo reconoció diez.

Según el obrero, Soledad le había pedido dinero por una deuda que tenía por la venta de cosméticos. En el día de su desaparición, Luque no contaba con la movilidad necesaria para darle el efectivo, ya que debía extraerlo de un cajero en el centro de Lavalle, a 12 kilómetros de la localidad de Tres de Mayo. Su patrón, Luis Curallanca, se había llevado la camioneta. 

En declaraciones anteriores, Luque dijo que había acordado con Soledad que ella iba a buscar el dinero a su casa y no que él se lo acercaría. El propietario de la finca regresó al día siguiente del pedido, pero el obrero no salió a buscar la plata solicitada y sólo se limitó a llamar a la víctima, sin obtener respuesta.

El cuñado de Johana reiteró que se puso a disposición de la Justicia desde el principio de la desaparición de Olivera, ya que aseguró "no tener nada que ocultar". Además, aclaró que no participó activamente de la búsqueda por la cantidad de horas que destinaba a las tareas de las dos fincas en las que trabajaba. 

El paradero de los hijos de Soledad fue otra de las inconsistencias del relato del acusado. En el inicio de su declaración, Luque sostuvo que el mayor de los tres chicos abandonó el secundario. Sin embargo, después admitió que estaba bajo su cuidado el viernes 18 de noviembre, cuando tuvo contacto con Olivera por última vez vía SMS.

En 2012, las mentiras de Luque le ocasionaron su primera detención, cuando negó conocer a Soledad, en el marco de la investigación por la desaparición de Johana. Así, el por entonces fiscal Santiago Garay logró detectar un nexo entre las desapariciones de las dos mujeres lavallinas.

Sin definición de sentencia, el debate continuará el lunes 22 de mayo a las 13.30, con la presentación de los alegatos de las partes.