"Hasta siempre, comandante", del Che a Fidel Castro

La Caravana de la Libertad, que lleva por Cuba los restos del líder cubano, tiene previsto llegar a Santiago de Cuba el 3 de diciembre.

"Hasta siempre, comandante", del Che a Fidel Castro

Estudiantes militares cubanos levantan fotografías de Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución. Sven Creutzmann/Mambo Photo: Getty Images.

Internacionales

Murió Fidel

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Página12

Publicado el 30 DE NOVIEMBRE DE 2016

A las siete de la tarde en punto empezó el homenaje. Unos acordes del Himno cubano que rompieron miles de conversaciones en voz baja y sorprendieron a estos chicos del colegio secundario que están aquí, en la Plaza de la Revolución, a estos trabajadores del Ministerio de Transporte, a esos agricultores de una cooperativa de Camagüey. Una voz se mete en la historia y pregunta varias veces: “¿Y se llama?”. Y cada vez la misma respuesta: “¡Fidel!”. 

¿Cuántos caben en la Plaza de la Revolución? ¿Cuántos cientos de miles de cubanos escucharon tantas veces tantas horas a Fidel Castro desde el 1.° de enero de 1959, al comienzo de la Revolución Cubana? El locutor dice que otra vez la convocatoria enorme fue por el comandante Fidel Castro Ruz y la multitud grita sin delirio ni desgarro, acostumbrada a tantas manifestaciones y, al mismo tiempo, sin haberse preparado del todo para este momento. 

Aunque una caravana partirá para recorrer el camino hasta el cementerio de Santiago de Cuba en sentido inverso al que protagonizó el Ejército Rebelde, la ceremonia en la capital es el escenario de la gran despedida.

Es una noche hermosa en La Habana cuando el presidente ecuatoriano Rafael Correa habla de una Cuba con la esperanza de vida más alta y sin ningún niño viviendo en la calle, cuando recuerda “el bloqueo criminal de más de 50 años”.

 

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, habla en el acto celebrado para despedir al fallecido líder cubano Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución. Foto: Zipi (EFE). 

 

De un lado está el Che. Del otro, Camilo. Las dos siluetas iluminadas y la pregunta famosa: “¿Voy bien, Camilo?”. Fue durante un discurso a comienzos de la Revolución, cuando en medio de un discurso Castro se dirigió a Camilo Cienfuegos, el comandante que moriría poco después, con un toque de humor. 

Estuvo rara La Habana durante todo el día del gran acto popular de homenaje a Fidel. Cuando comenzó, a las nueve de la noche (hora argentina) por segundo día consecutivo, miles de cubanos habían alcanzado antes a pasar por delante de un enorme retrato del líder muerto.  

 

Una niña posa para la foto con una pancarta a favor de Fidel Castro tras la ceremonia, en la Plaza de la Revolución. Foto: Fernando Medina (AP).

 

A la tarde, cuando las nubes empezaban a esconder el sol en la Plaza de la Revolución desde donde Fidel habló tantas veces, columnas de trabajadores, campesinos y estudiantes ya llenaban desde el mediodía cada metro cuadrado de una de las plazas de cemento y sin árboles más famosas del mundo.

 

Una multitud participa en la ceremonia masiva en homenaje a Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución. Foto: Pedro Pardo (AFP). 

 

Hoy, nada de canciones. No las hay ahora, en la Plaza de la Revolución, mientras hablan los presidentes extranjeros, traducidos por un locutor de tono solemne si hablan en inglés, como el presidente de la República Sudafricana. Tampoco hubo música durante el día en Centrohabana, el centro viejo no colonial, ni en las calles estilo años 30 del Vedado, ni en la Habana Vieja, donde los cubanos reciclan todos los días las construcciones heredadas de la Cuba española del siglo XVI y el barroco que llegó en el XVII.

El luto propio asombra a los cubanos. Es como que no se hallan sin música, sin ron, sin cerveza, sin bailar en la calle, sin los músicos de son.

 

Leé la nota original aquí.

internacionales murió fidel cuba despedida funeral homenaje