El peso saludable, un recorrido a largo plazo

Por Cecilia Llaver y Mariela Abaurre, decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición y coordinadora del área de Nutrición, respectivamente, de la Universidad Juan Agustín Maza.

El peso saludable, un recorrido a largo plazo

Ilustración: Pablo Pavezka

Sociedad

#23 - Brotados de estrés

Edición U

Cecilia Llaver y Mariela Abaurre, decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición y coordinadora del área de Nutrición, respectivamente, de la Universidad Juan Agustín Maza

Publicado el 24 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Llega el fin de año, crecen las preocupaciones y las metas que se deben cumplir; entre ellas, tener un peso saludable. En el área de nutrición aumentan las consultas a partir de septiembre con la llegada de los primeros calores. Los pacientes van en busca de una solución mágica o un descenso rápido de peso que los ayude a enfrentar el verano. Además, las derivaciones por ciertas patologías, como diabetes, hipertensión arterial y dislipidemias también se hacen notar, ya que muchos pacientes eligen el segundo semestre del año para realizar sus chequeos anuales.

El estrés que genera esta época del año puede dañar la salud, causar aumento de peso y provocar problemas de sueño. Cuando se presentan situaciones estresantes, se puede recurrir a la comida para reconfortarse y abandonar así el tratamiento nutricional.

Encontrar otras maneras de manejar el estrés puede evitar el aumento innecesario de peso. Entre las estrategias se puede mencionar el hecho de planear y organizar los horarios y la selección de comidas, ejercitarse lo más posible, dormir lo suficiente para ayudar a aclarar la mente y prepararse para el día, y aprender a delegar responsabilidades.

Una de las preguntas más frecuentes que realizan los pacientes en la primera consulta nutricional es “¿Cuánto debo pesar?’”. El peso correcto o ideal está determinado por varios factores. Por eso es bueno considerar en la persona un peso saludable para disminuir el riesgo de enfermedades y mejorar su calidad de vida. Establecer una meta dentro de una perspectiva realista ayuda a disminuir la ansiedad por querer lograr el peso ideal.

La reducción de peso, y especialmente de grasa corporal, no debe considerarse como un objetivo a corto plazo, sino como un proceso a largo plazo. Para empezar, se debe trabajar con el paciente sobre la modificación de su conducta alimentaria. No hay fórmulas mágicas, sino planes nutricionales que se adaptan a la realidad de cada paciente, identificando las barreras y los obstáculos que enfrenta para lograr una alimentación saludable.

Uno de estos obstáculos es la falta de tiempo para realizar comidas saludables. Esto se agudiza más en el fin de año con el aumento de las actividades. Preparar comidas sanas es un factor clave para el control del peso. Incluso cuando la preparación de los alimentos es apresurada, es posible encontrar maneras de comer más saludables. Las comidas sabrosas y nutritivas no requieren mucho tiempo para cocinarse; lo que sí requieren es que se planifique de antemano. Se puede dedicar tiempo el fin de semana para preparar las comidas para la semana y congelarlas en porciones. Otro consejo es realizar ensaladas frescas acompañadas con proteínas (queso, atún, huevo, pollo, entre otros) y una porción de fruta.

Cambiar cualquier hábito puede ser un reto, pero es posible. Se debe trabajar en conjunto con el paciente y plantear estrategias que logren romper los hábitos pocos saludables, para luego añadir hábitos más saludables; entre ellos, tomar un desayuno saludable, consumir verduras y frutas (por lo menos cuatro o más raciones diarias), ingerir cereales integrales, consumir lácteos descremados y realizar ejercicio físico. Las guías alimentarias argentinas, además, establecen otras metas nutricionales, como incorporar a diario alimentos de todos los grupos, tener una correcta hidratación, reducir el uso de sal y limitar el consumo de bebidas azucaradas, así como de alimentos con alto contenido de grasas y azúcar.

El fin de año se acerca. Es momento de acentuar lo positivo, crear confianza, corregir malos hábitos, reforzar rutinas de ejercicio y alimentación, tener un diálogo interno positivo y mantener la motivación. El deseo de cambiar y lograr un peso saludable es nuestra principal meta para los próximos meses.

 

 

Artículos de Edición U 23 - Estrés

Notas y artículos archivados en la categoría Edición U 23 - Estrés

 

sociedad edición u 23 estrés