Creció el número de estudiantes universitarios, pero bajó el presupuesto

La cantidad de alumnos y alumnas subió en los últimos 45 años un 280 %, mientras que el gasto por estudiante bajó un 60 %. Años que marcaron quiebres, cargos docentes y otros detalles en una entrevista con uno de los autores de la investigación.

Creció el número de estudiantes universitarios, pero bajó el presupuesto

Foto: Pixabay

Sociedad Radio U Bang Bang / Educación / / Publicado el 02 DE FEBRERO 2021

Entre 1974 y 2018, la cantidad de alumnos y alumnas en las universidades nacionales creció un 280 %: pasó de 431.781 a 1.640.405, mientras que el gasto por estudiante disminuyó casi un 60 %. Es decir que el aumento de la matrícula estudiantil de nivel universitario no fue de la mano de un incremento presupuestario de la misma magnitud. De este modo, el financiamiento de las universidades se ve afectado por un presupuesto volátil y sin los aumentos que serían deseables para dar respuesta a la creciente cantidad de estudiantes que reciben año a año.  

Los datos surgen del informe “Financiamiento Educativo Universitario. Estudio sobre la evolución histórica del presupuesto universitario nacional en la Argentina (1974-2019)”, del Observatorio Argentinos por la Educación, con autoría de Marcelo Rabossi (Universidad Torcuato Di Tella), Víctor Volman y Federico Braga. El documento hace foco en el crecimiento del sistema universitario argentino en las últimas décadas y en comprender la realidad presupuestaria en relación con el incremento de la matrícula y la evolución de los cargos docentes. 

VER TAMBIÉN: Suarez confirmó que las clases comenzarán "con presencialidad"

El documento explica que “el sostenido y creciente ingreso de nuevos estudiantes universitarios al sistema provoca que a pesar del aumento del presupuesto en términos de PBI e independiente de sus oscilaciones, los montos reales por alumno han seguido un sendero con tendencia a la baja”. El gasto por alumno pasó de 180.000 pesos anuales en 1974 a 73.000 en 2018 (a valores del año 2019).  

"El presupuesto para cada alumno cayó un 60 %. Es decir, cada 100 pesos que se invertía en el '74 por alumno, en 2019 fue de 40 pesos", detalló en diálogo con Radio U el  investigador Marcelo Rabossi, de la Universidad Torcuato Di Tella.

Rabossi explicó además cómo fue la metodología que se usó para el estudio y analizó los puntos de quiebre más relevantes en la distribución del gasto a lo largo de los años que se investigaron. 

En este sentido, en una nota publicada en Argentinos por la Educación, Marcelo Rabossi también lo detalla así: “La implementación del ingreso irrestricto en 1983, expande en un 126 % la demanda por estudios en universidades nacionales en el período 83-92. Por otro lado, producto de las recurrentes crisis económicas que durante la época derivaron en procesos hiperinflacionarios, el presupuesto solo creció un 38 % en el período 83-92. Si bien es solo un ejemplo, lo que estas cifras indican es algo recurrente en la historia del país: las decisiones políticas le dan la espalda a las posibilidades de llevarlas a cabo sin que se provoque un daño en las finanzas de las universidades. Actualmente, para mantener la misma proporción de fondos por alumno del ‘83, habría que duplicar en términos reales el presupuesto, situación absolutamente inviable dada la deteriorada condición económica del país”.

El investigador a su vez indicó en Radio U que "el 80 % del presupuesto se destina a salarios, queda poco para infraestructura y para investigación, que es algo muy importante". Sostuvo que el aumento presupuestario que se registró de 2004 a 2010, de un crecimiento fenomenal, fue para recomposición salarial docente, ya que el salario estaba muy atrasado.

TE PUEDE INTERESAR: Becas Progresar: aumentó el número de beneficiarios y el monto

El informe destaca que parte del ajuste por los constantes ciclos de variación presupuestaria se pagó con el régimen de contratación docente. El incremento de cargos docentes se produjo casi en su totalidad en la categoría denominada “simple”, con una dedicación horaria de hasta 10 horas semanales. En 1999, 6 de cada 10 docentes universitarios tenían esta categoría mientras que en 2019 representaban 7 de cada 10 (69,9 %). Esta modalidad resulta costo-efectiva, sobre todo para instituciones de corte profesionalista en donde la función de investigación tiene menor peso relativo. A título de ejemplo, en universidades de investigación-intensiva como Harvard o Princeton, menos del 20 % de los docentes son de dedicación simple.  

Agustín Claus, especialista en economía de la Educación de Flacso indicó en esa la misma nota que: “Argentina continúa siendo un caso atípico de concentración del financiamiento estatal asignando los fondos por el lado de la oferta institucional en comparación con la mayoría de los países de la región. Se debería incorporar la lógica de los mecanismos de asignación de los fondos según carreras y condiciones del acceso, permanencia y egreso de los estudiantes, e incorporar criterios objetivos que contemplen las necesidades de los estudiantes y las carreras para imprimir mayores niveles de justicia a la distribución de los recursos entre las distintas universidades nacionales”.

En paralelo al aumento de la matrícula, la cantidad de cargos docentes casi se duplicó en los últimos 20 años: creció un 87,8 % entre 1999 y 2019. Este aumento representó una variación del 3,2 % anual, por encima del aumento en la cantidad de alumnos (2,4 anual entre 1999 y 2018). En 1999 había 10,3 estudiantes por cada cargo docente en el sistema universitario; en 2018 la cifra era 8,8. 

 

Escuchá la entrevista completa con los detalles de la investigación

 

Audio

  • Entrevista a Marcelo Rabossi, (Universidad Torcuato Di Tella).