Femitaxis: los emergentes del hartazgo y la violencia

Tras el surgimiento de las "Femitaxis", el comunicador y periodista Gian Franco De Luca recopila testimonios de mujeres y disidencias sobre la necesidad de contar con un transporte de pasajeros, taxis o remises, que les genere confianza para poder trasladarse. En Radio U escuchamos algunos de esos testimonios.

Femitaxis: los emergentes del hartazgo y la violencia

Foto: Unidiversidad/ Este Lejano Planeta

Sociedad Radio U Este Lejano Planeta / Violencia de género / por Unidiversidad / Este Lejano Planeta / Publicado el 10 DE ABRIL 2021

Para las mujeres usar el servicio de transporte público ya sea un colectivo, uber incluso taxis o remises, especialmente de noche, se ha convertido en un riesgo diario.

Es por eso que, un viaje seguro en un vehículo conducido por una mujer, es una opción para escaparle a los acosos y posibles abusos especialmente en situaciones de vulnerabilidad.

Gian Franco De Luca, es comunicador y recopila testimonios de mujeres y disidencias sobre la necesidad de contar con un transporte de pasajeros, en este caso taxis o remises, que les genere confianza para poder trasladarse. En el programa Este Lejano Planeta (Radio U) escuchamos algunos de esos testimonios y su consecuente surgimiento de “Las Femitaxis”.

Según contó una joven,  su experiencia con un chofer de taxi casi le cuesta la vida. “La experiencia  que tuve con un taxista hombre fue una vez que salimos del boliche. Lo recuerdo muy bien, estamos por subirnos al taxi cuando se acerca otro y le reclama de que como iba a viajar así estando borracho. Durante el viaje nos dimos cuenta que sí, efectivamente estaba en estado de ebriedad, incluso zigzagueaba. Fue una torpeza por parte nuestra, una verdadera locura. Durante el viaje, mi amiga le pidió que bajara la velocidad y no lo hizo, incluso nos trataba de borrachas a nosotras. Es más la cosa se tornó un poco agresiva a tal punto que le pedimos la información de la empresa para quejarnos y no nos la quiso dar. Nos miramos con mi amiga y le pedimos que nos dejara bajar del vehículo. Por suerte nos dejó ir”, relató.

Por otro lado, una joven narró que viajando sola, en horas de la madrugada, el taxi frenó en plena calzada pidiéndole que se cruzara al asiento delantero de la unidad. “Estuve muy asustada. Incluso me llego a decir que era para que no me tomara la cámara asi me cobraba menos. Yo le decía que no me importaba, que le iba a pagar no importara el monto y que lo único que necesitaba era que me llevara a mi casa. Fue una situación muy incómoda. Por suerte lleve a mi casa sana y salva”.

Ante esas situaciones comenzó a emerger un grupo de mujeres que encontraron la manera de tener una opción válida para sentirse seguras: desde hacer pool entre amigas y pagar la nafta a una de ellas, o como el caso de Susan o Demi, dos chicas taxistas que comenzaron a llevar a sus amigas porque tenían auto, o porque al quedarse sin trabajo  debieron salir adelante. Es así que surgió esta idea de un transporte para mujeres, adolescentes y chicas trans: así nació Las Femitaxis.

 “Esta idea surge hace dos años aproximadamente. La situación económica me llevo a buscar nuevas salidas económicas y fue así que comencé llevando amigas a sus casas porque les deba miedo subirse a un vehículo con desconocidos luego de las medianoche. Tal fue la repercusión de este trabajo por decirlo así que de a poco comenzó a salir mucha demanda. Ese fue el primer acercamiento. Luego con el tiempo, la clientela fue en aumento y hoy realizo no solo viajes a mujeres sino también a adolescentes y chicas trans, no binarias y demás”, relató Susan una mujer taxista que vive y escucha las vicisitudes a diario del acoso a mujeres.

Para quienes deseen pedir el taxi de Susan pueden comunicarse al 261 316-5713 o bien al 2615569407 para contactarse con Demi.

Escucha la nota completa.

 

 

Audio

  • Informe Gian Franco De Luca.

    Femitaxis