"Ya llegué", la triste y necesaria red de WhatsApp local para protegerse entre mujeres

Luego del femicidio de Florencia Romano, un grupo de mujeres de Maipú creó el grupo virtual pensando en cuidar, reportar ubicación y avisar sobre traslados inseguros. “La idea es que las demás lleguen a salvo”, contó la mentora del grupo.

"Ya llegué", la triste y necesaria red de WhatsApp local para protegerse entre mujeres

Foto: Publicada por Infobae

Sociedad Unidiversidad Violencia de género / por Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez / Publicado el 19 DE DICIEMBRE 2020

12:45 AM Me acabo de subir al taxi, ya voy a mi casa

12:46 AM OK. Con cuidado

1:00 AM ¿Todo bien?

1:20 AM Sí, ya casi llego

1:30 AM Ya estoy en mi casa. Gracias. Descansa

En la mayoría de los casos, muchas mujeres han tenido alguna conversación como esta en el chat de WhatsApp, porque todas han sentido miedo de no llegar a sus casas.

En medio de tanta inseguridad, casos de femicidios y violencia de género que suceden en la provincia y, ante la ausencia del Estado, un grupo de mujeres decidieron tomar la impronta y ofrecer una opción para cuidar a todas las mendocinas.

Luego del feminicidio de Florencia Romano, mujeres de Maipú decidieron crear un grupo en WhatsApp denominado “Ya llegué” para proteger, reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros.

“El grupo de Whatsapp surgió de un grupo de amigas de Maipú. Cuando salíamos y debíamos regresara en taxi o Uber teníamos la necesidad de compartir viajes, patentes y demás con la intención de sentimos más seguras. Al ver que funcionaba decidimos ampliarlo, así nació “Ya llegué”. La idea es cuidar la integridad física de cada mujer, de ayudarnos entre sí”, sostuvo Emma Sosa, estudiante de Comunicación Social y mentora del grupo de Whatsapp.

“Al no contar con la seguridad del Estado, las mujeres sabemos que tenemos que cuidarnos entre nosotras. Y eso hacemos”, expresó Emma y agregó: “Lamentablemente la muerte de Florencia hizo que el grupo aumentara, de solo 14 mujeres que lo integraban pasó a 200 en días”, expresó la joven muy congojada.

Las reglas del grupo son sencillas. “Sólo lo usamos para compartir ubicaciones o traslados en tiempo real, o para reportar situaciones en las que nos sentimos inseguras o vulnerables. Cuando salimos de algún lugar avisamos en el grupo y rápidamente se inicia el seguimiento. Compartimos patente, información del chofer y hacemos viaje virtual. No juzgamos ni criticamos y nos mantenemos pendientes de que las demás lleguen a salvo”, detalló Emma.

Y agregó: “Ir sentada en el asiento trasero de un Uber o taxi en la madrugada, con el celular en la mano para no perder de vista la ruta que debe seguir el conductor, y sentirte acompañada virtualmente por más de una centena de mujeres que no conoces pero que sabes que están, es una actitud de abrazar a la otra -física o virtualmente- y escucharla, creerle, apoyarla...en este caso, cuidarla, porque es mujer como cada una de nosotras”, expresó Sosa.

En el grupo, además, no faltan quienes responden a dudas sobre cómo hacer para reportar a una persona desaparecida, teléfonos y lugares para presentar una denuncia, o información de organizaciones que brindan asesoría y acompañamiento.

“Sabemos que estrategias como esta pueden salvar vidas, pero tengo claro que esto no es suficiente. Los mensajes que se comparten en el grupo son apenas una muestra de la tremenda violencia que enfrentamos. Por eso, desde hace tiempo integramosDecididas”, una agrupación feminista de Maipú, donde cualquier mujer puede recibir ayuda, ser asesorada de manera discrecional, para que no sigan ocurriendo más femicidios”, concluyó la joven.