Guardaparques: los agentes de la preservación del Cerro Aconcagua

Los encargados del mantenimiento de uno de los parques más importante de la provincia comentaron cómo cambió la temporada de turismo desde la llegada de la pandemia.

Sociedad Señal U Atardecid@s / Medio ambiente / por Unidiversidad / Atardecid@s / Publicado el 22 DE ABRIL 2021

El Parque Provincial Aconcagua es una de las 17 áreas protegidas de la provincia de Mendoza, creada por Ley Provincial en 1983. Cerca de 1.200.000 personas visitan por año nuestras reservas naturales y el Parque Aconcagua es una de las más visitadas.

Turistas nacionales y extranjeros viajan cada año a la reserva natural para transitar sus senderos y circuitos. Sin embargo, con la pandemia por el COVID-19 esto paró.  Desde Atardecid@s hablaron con Lucas Aros, Guadaparques del Cerro Aconcagua quien brindó detalles de las tareas que realizaron durante la pandemia y que cambios realizaron en el cerro. 

“El Parque Aconcagua es un ícono para Mendoza, para Argentina y para América. Es la cumbre más alta de América y como tal tiene una importancia mundial” comentó Lucas Aros- Guadaparques del Aconcagua.

El Parque Provincial  Aconcagua depende de la Dirección de Recursos Naturales del Ministerio de Tierra, Ambiente y Recursos Naturales de la provincia de Mendoza. El aporte del sector público se brinda básicamente con el cuerpo de guardaparques, la presencia más importante de la Dirección de Recursos con personal que trabaja en los distintos campamentos.

“Como guardaparques o agente de la preservación, hasta la temporada 2019 -2020 trabajamos en un esquema normal o convencional, se tenía turistas extranjeros, se trabajaba como un año normal, con la presión que existe cuando hay un volumen de gente y toda la operatividad que un parque de esa magnitud conlleva”, detalló Aros.

En el ámbito del Parque ostentan el poder de policía y tienen facultades para controlar los ingresos, aplicar sanciones y expulsar a quienes transgreden las normas. Reciben denuncias, sugerencias y contribuciones para mejorar el funcionamiento y conservación del Parque. “Nuestra función, antes de la pandemia y hoy, consiste en brindar atención e información a los visitantes. Como Guardaparques tenemos a cargo el control ambiental y de conservación del recurso natural”, detallo Lucas.  

Estos agentes de la preservación circulan durante toda la temporada por los distintos campamentos: Confluencia, Plaza de Mulas, Casa de Piedra, Pampa de Leña, Plaza Argentina, Campo 1, Campo 2, Cólera, Independencia y Canadá, estos tres últimos para quienes intentan cumbre.

“Con la pandemia continuamos trabajando en nuestras áreas pero sin turistas, que fue lo llamativo y distinto. Si bien nosotros no dejamos de trabajar, lo que cambio fue nuestra rutina. Comenzamos con el mantenimiento del parque, reparación de cartelería y demás,  que capaz en otros momentos no se tenía el suficiente tiempo por la afluencia de turistas. Se avanzo en tareas un poco relegadas”, completó Aros.