Queja por la importación: “La calidad del vino argentino está asegurada"

Desde hace un tiempo Argentina importa desde Chile la “bebida nacional de los argentinos”. A esta problemática se le suma la denuncia por parte de productores chilenos y locales, quienes aseguraron que el vino importado está siendo adulterado.

Queja por la importación: "La calidad del vino argentino está asegurada"

¿Con agua o sin agua? En nuestro país no se permite la agregación de agua en el vino, en Chile se permite hasta un 7 %. Este es el vino que se está importando.

Sociedad

Tire y Afloje

Economía

Radio Abierta

Nelson Scariot, Gonzalo Nuñez, Lucila Rodriguez.

Publicado el 04 DE AGOSTO DE 2017

Desde hace un tiempo Argentina importa desde Chile la “bebida nacional de los argentinos”. A esta problemática se le suma la denuncia por parte de productores chilenos y locales, quienes aseguraron que el vino importado está siendo adulterado.   

Sobre este tema, Gabriela Lizana -dirigente de la Asociación de Productores del Este (Aproem)-, afirmó: “Estamos preocupados. Venimos castigados por balas políticas, estamos sometidos a las inclemencias del tiempo y después este tipo de cosas terminan por desalentar la producción local. Argentina produce uno de los mejores vinos del mundo y tener que estar soportando importaciones, no es necesario”.

Según Lizana, que Argentina importe vino es preocupante, pero entiende que se trata de un “negocio” en el cual a los grandes empresarios de la vitivinicultura “no les interesa contribuir al desarrollo local”. Aunque lo que realmente les sorprende son “las irregularidades en los procesos de elaboración del vino chileno”, que luego es importando a nuestro país.

Respecto a esto, la legislación chilena permite la utilización de hasta un 7 % de agua en el vino. Caso contrario a lo que establece la ley Argentina, que no permite en la elaboración del vino un agregado de agua.  Por lo cual, productores chilenos denuncian que los oligopolios vinculados a la vitivinicultura elaboran vinos con mayor cantidad de agua de lo establecido.

“Nosotros advertimos a nuestro gobierno sobre esta situación, para que se extremen los cuidados. De por sí ya la importación de vino nos perjudica y mucho más si se importan vinos de esta calidad, porque no vamos a poder competir con esos precios”, expresó Lizana.

Para Lizana, una posible solución o freno a esta situación es que se tome a esta problemática con “seriedad” y que, además, se desarrollen políticas públicas destinas al sector: “Y definir si vamos a querer desarrollar nuestros propios productores o si directamente nos vamos a dejar invadir por productos alimenticios de otros países”.  

En relación a las quitas de retenciones –medida implementada por el actual gobierno nacional- en el sector minero, rural, entre otros, la dirigente expresó que a los medianos y pequeños productores la decisión no los benefició en nada y que, seguramente, “benefició a los grandes exportadores de vino que son muy pocos”.

Por último, a pesar de la situación que atraviesa el sector vitivinícola local, Lizana afirmó que “la calidad del vino mendocino es indiscutible”, remarcando que las condiciones climáticas de nuestra región son “excelentes” para el desarrollo de dicha bebida: “No podemos permitir que las estrategias de maximización de ganancias atenten contra la calidad de nuestro vino. La calidad del vino argentino está asegurada, la del chileno no”, sentenció la dirigente de Aproem.  

  • Gabriela Lizana, dirigente de la Asociación de Productores del Este.

sociedad economía vitivinicultura importación de vinos vino chileno vino mendocino vitivinicultura vino argentino vino argentino vs vino chileno