La Justicia investiga por maltrato a religiosas del Verbo Encarnado

Es a raíz de la denuncia que presentaron operadores de la Dinaf, de San Rafael. La causa está en manos del fiscal Iván Ábalos. La situación de los 25 niños, niñas y adolescentes.

La Justicia investiga por maltrato a religiosas del Verbo Encarnado

Uno de los hogares dependientes del Verbo Encarnado, en San Rafael. Foto: diario UNO San Rafael.

Sociedad

Maltrato infantil

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 18 DE DICIEMBRE DE 2018

La Justicia investiga a cuatro religiosas del Instituto del Verbo Encarnado de San Rafael que fueron denunciadas por maltratos a niños y niñas que estaban bajo su cuidado, en hogares que esa institución tiene en el departamento del sur mendocino.

La apertura de la investigación contra las cuatro monjas, que está en manos del fiscal Ivan Ábalos de la 2.ª Circunscripción, fue confirmada a Universidad desde la oficina de prensa del Poder Judicial.

Las cuatro religiosas pertenecen al Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, que integra lo que se denomina la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, con sede en San Rafael.

De acuerdo a información brindada desde la oficina de prensa del Poder Judicial, el primer paso del fiscal será tomar testimonial a los operadores del Órgano Administrativo Local (OAL) de San Rafael, que fueron quienes denunciaron a las religiosas por maltrato.

Por maltratos, la Dinaf retiró a 25 niños de hogares del Verbo Encarnado

Los chicos estaban en 6 hogares diferentes en San Rafael. Desde la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia indicaron que ya fueron reubicados.

 

La denuncia

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes informó, por medio de un comunicado, que las autoridades de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) decidieron retirar a 25 niños, niñas y adolescentes de 6 hogares dependientes del Verbo Encarnado en San Rafael por maltratos y golpes.

De acuerdo al comunicado, los chicos y chicas manifestaron a los operadores de la OAL que sufrían retos subidos de tono, penitencias y algunos golpes.

“Se decidió realizar una intervención y escucha activa a los menores alojados en los hogares a raíz de la situación vivida por algunos niños", por lo que la semana pasada un equipo técnico de profesionales determinó que existe un trato inadecuado por parte de las monjas y curas a cargo", decía la información oficial. La directora de la Dinaf, Vanina Barone, confirmó en una entrevista que concedió a Radio Andina que se dejó sin efecto el convenio que tenía el Gobierno con la institución religiosa, medida que fue avalada por el 1.° y el 2.° Juzgado de Familia.

De acuerdo a lo expresado por Barone, la mayoría de los  chicos y chicas fueron trasladados a otros sitios que tiene la Dinaf en San Rafal. De todas formas, algunos permanecen en los mismos hogares, ya que la  institución religiosa tiene la guarda y esperan la decisión de la Justicia de Familia.

Al mismo tiempo, las autoridades del Instituto presentaron una nota ante la Dinaf, en la que dieron por finalizado el convenio. En el escrito acusaron a los profesionales del organismo estatal de cometer “arbitrariedades, destratos para con las religiosas, así como retrasos injustificados” en la renovación del acuerdo.

Más niños y niñas alojados en hogares estatales

El número crece desde 2016. Hoy son 511 pequeños, además de los 34 que están con familias temporarias. Refuerzo en los controles.

 

Dos veces víctimas

El ingreso de una chica o un chico a un hogar estatal, o al de una institución con quien exista un convenio como en el caso del Verbo Encarnado, es la última opción que toman los profesionales del OAL. Esto se decide luego de agotar una primera instancia de trabajo con sus familias para que modifiquen la conducta que vulnera algún derecho del pequeño y que lo pone en peligro, tanto físico como psíquico, además de que no exista algún familiar que asuma la responsabilidad.

La legalidad de esta medida excepcional, que implica alejar al pequeño de círculo íntimo, es controlada por un juez de Familia y tiene un plazo establecido para que los profesionales continúen trabajando con la familia. Si no se modifican las conductas que ponen en riesgo al pequeño, se activan las medidas para iniciar el proceso de adopción.

Los 25 niños, niñas y adolescentes que estaban en los hogares dependientes del Verbo Encarnado (especialmente en los denominados Nuestra Señora de la Divina Providencia, Sierva de Dios Rosa Giovanetti y Santa Gianna Beretta Molla) están en esta situación. Es decir, fueron alejados de sus familias porque se vulneraron algunos de sus derechos. Y ahora fueron alojados en otras dependencias, porque los profesionales de la Dinaf denunciaron maltratos.

De acuerdo a un informe publicado por Unidiversidad, en mayo de 2018 eran 511 los pequeños que estaban bajo el cuidado del Estado en algunos de los 33 hogares (la mayoría estatales y algunos de instituciones que tienen convenios), mientras otros están al cuidado de familias temporarias, hasta que puedan volver con la propia o se inicie un proceso de adopción.

 

Denuncias contra el fundador

En 2016, otra denuncia sacudió al Instituto del Verbo Encarnado cuando un exseminarista acusó a su fundador, Carlos Miguel Buela, de abuso sexual. Buela fue recluido por el papa Francisco en un monasterio de España, ya que en repetidas ocasiones se lo acusó del mismo delito.

maltrato monjas religiosos verbo encarnado rafael dinaf oal