La misoginia como mecanismo de dominación: antes y después de Iglesias

La sexualización como forma de ataque hacia las mujeres se repite y vuelve a poner en evidencia la violencia machista en ámbitos como la política.

Sociedad

Atardecid@s

Violencia de género

Señal U

Unidiversidad / con información de Télam y Feminacida

Publicado el 04 DE AGOSTO DE 2021

“Es muy común que la violencia hacia las mujeres tenga ese condimento de dirigir el ataque hacia la sexualidad”, dice Julia López, editora de género de Undiversidad, al analizar las repercusiones de la embestida misógina que realizó el diputado de JxC, Fernando Iglesias, contra la actriz Florencia Peña. El legislador nacional cuestionó esta semana, a través de Twitter, la visita que Peña realizó en mayo del año pasado a la Residencia de Olivos, en el marco de las reuniones que el presidente Alberto Fernández mantuvo con representantes del ambiente artístico para analizar la situación del colectivo de actores afectado por la pandemia.

El ataque de Iglesias fue generando rechazos desde todos los ámbitos, incluso desde referente de su partido y frente político. En pocas palabras, Iglesias insinuó que la visita de la actriz fue de carácter sexual.

Para Julia López, “esta reproducción permanente sobre las mujeres en general desacredita nuestra capacidad intelectual al poner el foco en la sexualización, es un mecanismo que busca excluirnos de espacios dominados por varones durante mucho tiempo, como el fútbol o la política”.

“Hay que analizar cómo funciona este mecanismo de ataque misógino hacia las mujeres para expulsarnos de ciertos espacios”, continuó la editora de género en diálogo con Atardecid@s (Señal U), y cuestionó: “¿Por qué las mujeres no podemos hablar sin que se nos sexualice? Lo vimos también recientemente en los Juegos Olímpicos”.

En tanto, desde el portal feminacida.com, aportaron que en vez de discutir la modalidad de las reuniones, se desacreditó la capacidad intelectual de las mujeres al poner el foco en la sexualidad. “¿Llegará el día en que podamos dejar de dar explicaciones? ¿A costa de qué se nos exige enumerar razones? ¿Señalar y apuntar el debate público hacia la sexualidad de las identidades feminizadas puede considerarse una de las máximas expresiones de un patriarcado tambaleando?”, dice la columna publicada en diarioconvos.com.

 

Repudio PRO

El titular del bloque PRO en Diputados, Cristian Ritondo, fue el primero en criticar a Iglesias, mientras diputados nacionales del Frente de Todos, encabezados por Gabriela Cerruti, ultimaban un pedido de exclusión en la Cámara Baja contra el legislador macrista por su actitud "violenta contra las mujeres" y sus dichos "misóginos" hacia la actriz Florencia Peña por su visita a la Residencia de Olivos. "No estoy de acuerdo con ninguna declaración de esa característica, cualquier cosa que tenga que ver con el ataque a una mujer por el sexo o el género, no estoy de acuerdo", dijo Ritondo esta mañana en diálogo con la radio online Futurock.

A las críticas se sumó su par de bloque Silvia Lospennato: "Lo que tuiteó Fernando Iglesias está pésimo. Hay que pedir explicaciones convincentes sobre la actividad de los no esenciales en Olivos, especialmente a altas horas de la noche, pero de todos, varones y mujeres, y hacerlo sin insinuaciones ni prejuicios”.

En tanto, María Eugenia Vidal, que en un primer momento había respaldado a Iglesias y al diputado Waldo Wolff (que también replicó dichos machistas contra Florencia Peña en las redes), luego tomó una actitud crítica. La exgobernadora bonaerense volvió sobre sus dichos en las últimas horas y aseguró que, "como mujer" no puede "acompañar esa manera de expresarse".

En una entrevista en el canal de noticias TN, Vidal se diferenció: "No estoy de acuerdo con esa manera de expresarse. Como mujer, no puedo acompañar esa manera de expresarse sobre otras mujeres. Creo que, si queremos de verdad avanzar a una sociedad más igual, tenemos que cuidar esas expresiones".

argentina atardecids julia lópez editora de género florencia peña misoginia violencia de género digital