“La primera víctima de una guerra es la verdad”

Así lo afirmó Martín Becerra, profesor e investigador del Conicet, que pasó por Radio U y analizó la guerra desatada por la invasión rusa a Ucrania, con la mirada puesta en el rol de los medios de comunicación. Cómo distinguir información, contrainformación y desinformación.

"La primera víctima de una guerra es la verdad"

Foto: publicada por Infobae

Internacionales

Podría ser peor

Rusia - Ucrania

Radio U

Unidiversidad

Publicado el 02 DE MARZO DE 2022

YouTube bloqueó de sus canales a medios rusos como la cadena RT y la agencia de noticias Sputnik en toda Europa "debido a la guerra en curso en Ucrania", anunciaron desde la sede regional de Google, propietaria de la plataforma de videos. La información, lo que se dice, lo que se cree y lo que se sabe de buena fuente comienzan a jugar un rol importante en este enfrentamiento. Martín Becerra, profesor e investigador del Conicet, pasó por Podría Ser Peor (Radio U) y analizó este conflicto con la mirada puesta en el rol de los medios de comunicación.

“La primera víctima de una guerra es la verdad porque hay efectos de manipulación, de desinformación y demás. Hay censura y lo vimos en lo que planteó Europa al silenciar a la cadena Rusia Today, también de la Agencia Sputnik. Rusia, por su parte, prohibió  el funcionamiento de otras varias cadenas, no olvidemos que derribó una antena. El tipo de censura es dispar en ambos sentidos, con censuras directas e indirectas, algo común cuando se busca controlar del mismo modo la comunicación", dijo el especialista en medios.

"La guerra también consiste en controlar la información, controlar la información que llega a la opinión pública, a las tropas propias, a las tropas enemigas, con fines de legitimación y también de desmoralización", explicó Becerra.

 

Escucha la nota completa acá.

Audio

  • Entrevista con Martín Becerra.

    Docente y especialista en medios de comunicación

Fuente: Radio U

conflicto bélico rusia ucrania cómo distinguir información contrainformación y desinformación