Otro aumento: en 60 días podría subir el abono básico de la telefonía fija

Aunque aún no hay definiciones, las operadores ya hicieron un pedido de actualización. El canon, que está congelado desde 1997, es de $ 13 y quieren llevaron a $ 40 o $ 45.

Otro aumento: en 60 días podría subir el abono básico de la telefonía fija

Foto publicada por Wikihow

Sociedad

Servicios públicos

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Télam

Publicado el 09 DE MARZO DE 2016

La decisión de actualizar el valor del abono del servicio básico telefónico "no está definida", aseguraron diferentes fuentes del mercado. Recordaron además que, en el caso de ser aprobada, su implementación llevará dos meses, debido a que las empresas deben comunicar el nuevo precio a los usuarios con al menos 60 días de anticipación, de acuerdo con la ley de Defensa del Consumidor. El pedido de actualización –formulado por operadoras de telefonía fija– tiene por objetivo actualizar el valor del abono básico, que se encuentra congelado en 13 pesos mensuales desde 1997, a 40 0 45 pesos, lo que representa un incremento de entre 200 y 240 %.

En su momento, en especial después de 2005, la implementación de los paquetes de servicios o los planes con la modalidad de tarifa plana fueron las estrategias de las operadoras Telecom y Telefónica de Argentina para liberarse en parte del congelamiento de la tarifa. "La telefonía fija está desvalorizada", señalan los expertos para recordar que "en un país con cortes de energía programados, el único servicio que funciona sin luz es el teléfono fijo".

De todos modos, la decisión del aumentar este ítem no está cerrada. En primer lugar, porque hay posiciones encontradas sobre si las empresas que prestan el servicio básico telefónico pueden definir un incremento por sí mismas o si deben tener el aval del Gobierno. Hasta ahora, las operadoras y algunos funcionarios del Ministerio de Comunicaciones consideran que el decreto de necesidad y urgencia 267 derogó el artículo 48 de la ley conocida como Argentina Digital sobre precios, tarifas y gravámenes, por lo que sostienen que desaparece la tarifa básica para dar paso al precio libre y desregulado.

Sin embargo, el artículo 81 de la misma ley, que no fue derogado por ese DNU y que versa sobre las competencias de la autoridad de aplicación, incluye en el inciso 'r' la capacidad de esta de "determinar, autorizar, registrar y publicar las tarifas de los servicios en las condiciones previstas en esta ley". Sin importar cuál de estas posturas se imponga, unos y otros coinciden en que las empresas deberán notificar con al menos 60 días de anticipación a los usuarios, en cumplimiento de la Ley de Defensa del Consumidor.

La importancia de la línea fija también tiene una correlación con la tecnología disponible hoy en el mercado, dado que las conexiones a Internet por ADSL (las que ofrecen las telefónicas) sólo puede prestarse si los usuarios tienen en sus casas una línea básica de telefonía fija. Esto puede derivar en un boomerang para las propias empresas telefónicas tradicionales.

Por ejemplo, en un barrio de la ciudad de Buenos Aires como podría ser Mataderos, si el usuario decide dar de baja a la línea fija de Telefónica y justo su manzana no está cubierta por Telecentro, la única opción para tener una conexión fija es Cablevisión. "Es un ejemplo muy posible" reconocieron al menos tres expertos del sector, que veían como irónico que una decisión de Telefónica termine dándole clientes a quien aparece hoy como su competidor más relevante.

Distinta es la situación en el microcentro porteño, donde, por ejemplo, las líneas para las alarmas y los postnets para las ventas con tarjeta corren por líneas telefónica fijas. Estas en un futuro mediato podrían usar otras redes, como las móviles. En cuanto al interior del país, reguladores de empresas que operan en esas zonas explicaron que "hay otras opciones, como las empresas que dan conexión a internet vía wifi".

La regulación, dicen los especialistas, debe promover la competencia y, en definitiva, hacer que los usuarios tengan más opciones. Para algunos, el congelamiento de las tarifas desincentivó la inversión y por ello es que no hubo una modificación relevante en la cantidad de líneas fijas en uso.

servicios públicos telefonía fija aumento inflación