La última jugada llegó tibia en materia de anuncios

Francisco Pérez dio su último discurso ante la asamblea legislativa. Dos proyectos de ley, uno de Ética Médica y otro de financiamiento para productores, entre los magros anuncios. La oposición calificó todo como una "ficción".

La última jugada llegó tibia en materia de anuncios

Foto: Axel Lloret

Sociedad Unidiversidad por Gabriela Ceppi / Publicado el 01 DE MAYO 2015

Era la última oportunidad para poner en valor sus logros y la aprovechó hasta el final, porque su discurso ante la Asamblea Legislativa para abrir el período de sesiones ordinarias duró casi tres horas, el más largo de los últimos años. Francisco Pérez dispuso del escenario para reclamar los proyectos que no fueron tratados, como la Ley de Educación, el Plan de Ordenamiento Territorial y el fondeo para productores. Los anuncios fueron pobres porque sólo advirtió que enviaría un proyecto de ley de Ética Pública para los trabajadores de la Salud, firmaría un decreto para que los funcionarios del Ejecutivo rindieran cuentas de su patrimonio a la sociedad y remitiría a la Casa de las Leyes un programa para financiar a productores en reformas tecnológicas que le permitieran optimizar el recurso hídrico.

Habló de hipocresías y de poner palos en la rueda cuando se refirió a la oposición. Como era de esperar, se dio el gusto de remarcar varias veces durante el discurso que estaba en contra de los ajustes. Es que ahí encontró el punto débil de Alfredo Cornejo, el candidato del frente Cambia Mendoza, porque desde el inicio de su campaña este habló de una disminución del gasto público.

El escenario de este 1.º de mayo fue diferente al de años anteriores. Es que Pérez logró ingresar a la Legislatura sin tener que sortear las carpas de los gremios reclamando por un incremento salarial. Tampoco estuvieron los viñateros, que habían advertido su presencia para reclamar por la pérdida de rentabilidad. En su lugar se vieron militantes, pero en menor cantidad que años anteriores. Es más: la mayoría, con carteles del maipucino Alejandro Bermejo.

La ola naranja con la que tiñeron esa cuadra de la peatonal Sarmiento en 2014 se esfumó. Está claro que los resultados electorales tuvieron que ver en este intento de no pronunciarse políticamente en contra del kirchnerismo. Incluso, Pérez nombró a Cristina Fernández al menos siete veces y se encargó de alabar sus políticas en más de una frase del extenso discurso.

El desgaste personal se vio claramente y, ante la reiterada pregunta de los periodistas, sostuvo que su arritmia del viernes fue por la “ansiedad por resolver temas que tenés todos los días”. Pero también la Legislatura dejó entrever su desgaste en materia política. No estaban todos los intendentes justicialistas y muy pocos referentes de la Justicia dieron el presente. 
Pérez sabe que la escasez hídrica es uno de los temas que debería haber logrado resolver durante su gestión. Pero no existe una nueva Ley de Aguas y no será esta gestión la que remita el análisis profundo a la Legislatura.

Liderando una provincia que por quinto año consecutivo está en emergencia hídrica, Paco anunció la construcción de reservorios de agua para poder almacenar de la propia red. Además, habló de un desembolso de 500 millones de pesos para que, entre 2015 y 2018, cientos de productores financiaran sus sistemas de riego a tasas muy bajas y con largos períodos de gracia. Para esto, dijo que enviaría a la Legislatura un proyecto de ley en los próximos días.

 


 

¿Un escenario de ficción?

Alfredo Cornejo, el candidato a gobernador por el frente Cambia Mendoza, fue la voz de la oposición y, como era de esperar, se llevó todos los flashes. Al finalizar el discurso, consideró que era un balance muy positivo de la gestión el que había hecho Pérez y que esto no se condecía con la Mendoza que vivía la mayoría de los mendocinos. “Tiene mucha parte ficcionada, no es realista. En materia de seguridad, esos no son logros que los mendocinos están percibiendo”, sostuvo al salir del recinto.

Además, se quejó por el nivel de agresión con respecto a “quienes piensan distinto” y la intolerancia del discurso. Sin embargo, Pérez disparó con artillería liviana, en especial si se recuerdan las acusaciones de los últimos días, cuando se achacaron el encubrimiento de barras narco y otras cuestiones.

En lo que sí coincidieron la mayoría de los opositores fue en que el gobernador estaba utilizando la asamblea para hacer campaña para su propio partido. Y en este punto, Pérez no pudo ocultar que intentaba poner en valor la participación de su candidato, el senador Adolfo Bermejo, en proyectos nacionales. De hecho, lo nombró y le agradeció en más de una oportunidad.


Demoras sin explicación

El eje del discurso de Pérez se centró en un reclamo abierto a los legisladores por leyes importantes, como la de Educación y el Plan de Ordenamiento Territorial. El gobernador consideró “incomprensible” que, después de siete años de debate, la provincia siguiera sin ley de educación cuando se trabajó en consenso con los gremios, con padres y todos los actores del sistema. En este contexto, recordó que la educación mendocina se estaba perdiendo de recursos importantes porque con la ley, el porcentaje destinado en la pauta debería ascender al 8 por ciento del Producto Bruto Geográfico, es decir, dos puntos más que lo que se destina hoy. Pérez sostuvo que si estuviese la ley, unos 15 millones de pesos anuales se destinarían a esa cartera, o sea, casi el 40 por ciento de la pauta total.

También reclamó por los presupuestos de los últimos dos años y el Plan de Ordenamiento Territorial que ya lleva más de un año en la Cámara de Senadores. Este último quedó estancado por resistencia opositora pero también por la desidia oficialista, porque nunca se  vio a los legisladores oficialistas traccionando el tratamiento.

En este punto, Pérez aprovechó para cargar contra la oposición al preguntarse si serían capaces de explicar a la sociedad qué intereses escondía su falta de tratamiento. Esto en clara alusión al radicalismo, uno de los partidos que más cuestionó la normativa.

Los logros

Además de hacer un repaso exhaustivo por los números de la producción, Pérez le dedicó un capítulo estrecho a las viviendas. En un olvido, nada casual de seguro, no recordó su promesa de dejar la provincia con 12 mil viviendas nuevas.

Pero los números no le dan mal en esa materia, porque aún faltan 7 meses de gestión y logró informar 7126 viviendas entregadas, otras 5600 en ejecución, y poco más de 4000 iniciándose. A estas cifras se le agregan los 8000 créditos del ProCreAr, aunque estos fueron de origen nacional, por lo que no contabilizarían para las 12000 prometidas por él.

Las apuestas

Sin fondos y con escaso apoyo nacional, eran pocas las chances de cerrar su último año de gestión con grandes anuncios. Es por esto que se sustentó en dos anuncios que no incluirían grandes desembolsos. El primero fue que firmaría un decreto para que las declaraciones juradas patrimoniales de los funcionarios fueran públicas, se elevaran al Fiscal de Estado y que este las revisara y publicara. En este punto instó al Poder Judicial, al Legislativo y a los municipios a adherir a esa decisión. 

Además, adelantó que pensaba remitir a la Legislatura un proyecto de ley de Ética Médica. La idea es tener un tribunal de ética para la salud privada y pública de Mendoza, para terminar con los “negociados y coimas registradas en salud”. Es un secreto a viva voz que existen acuerdos con prestadores para que haya sobreprestaciones, sobreprecios y sobremedicaciones, y aquí se apunta especialmente a los médicos. Esto, tal como dijo el gobernador, impacta negativamente no sólo en la salud, sino también en la situación financiera de la salud pública. La idea, en principio, fue vista con buenos ojos por la oposición que, a través de Alfredo Cornejo, anunció que acompañaría su tratamiento.


De lleno a la campaña

Poco más de 50 días antes de que los mendocinos elijan nuevamente a su gobernador, los números están jugados. Si bien los comicios del 19 de abril dieron una señal para Alfredo Cornejo, son pocos los puntos que distancian a ambos frentes. Es más: Pérez dejó entrever una de las estrategias a las que apuntaría el Frente para la Victoria desde ahora hasta el 21 de junio: “No se olviden de que unos 400 mil mendocinos no fueron a votar”. Al parecer, la campaña estará en marcha a partir de mañana porque Pérez se jugará sus chances hasta el final.