Las familias de Majo Coni y Marina Menegazzo piden una tercera investigación

El jueves, 22 de febrero, se cumplieron dos años desde que perdió contacto con las jóvenes mendocinas que se encontraban en Montañita, Ecuador. Días más tarde fueron encontradas asesinadas. Hay tres condenados por la causa, pero esperan que se encuentre al resto de los implicados.

Las familias de Majo Coni y Marina Menegazzo piden una tercera investigación

A dos años del doble femicidio de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) en Montañita, Ecuador. Foto del diario El Universo.

Sociedad

Femicidios en Ecuador

Unidiversidad

Unidiversidad/ Micaela Iannizzotto

Publicado el 23 DE FEBRERO DE 2018

A dos años del doble femicidio de María José Coni y Marina Menegazzo, las familias piden que se inicie una tercera investigación para que se encuentren a más implicados en la causa. El 22 de febrero de 2016, perdieron contacto con las jóvenes. Días más tarde, primero el 25 y después el 27 de febrero, hallaron sus cuerpos sin signos vitales. Por ahora, hay tres condenados a 40 años de prisión, pero las investigaciones revelaron la presencia de cinco ADN, por lo que los responsables del asesinato serían más.

Ayer, jueves 22, las familias se reunieron en la plaza Dorrego, que se encuentra atrás de la terminal de Ómnibus de Mendoza, donde Majo y Marina se juntaban para ayudar a personas que se encuentraban en situación de calle, a través de la ONG Puente Vincular. “Fue difícil, pero a la vez lindo saber que muchos volvieron a trabajar otra vez en la organización en la que estaban Marina y Majo”, expresó Paula Menegazzo, hermana de Marina a Unidiversidad.

 

Los acusados condenados

El 17 de agosto de 2017, los jueces Pedro Ordóñez, Daniel Rodríguez y Kleber Franco, del Tribunal de Santa Elena, condenaron a 40 años de prisión a Alberto Segundo Mina Ponce  de 33 años y Aurelio Eduardo "El Rojo" Rodríguez 39 de años, como los coautores del delito de “doble homicidio agravado por alevosía, despoblado y por aumentar el dolor de las víctimas”.

Más tarde, el 22 de septiembre del mismo año, el tercer imputado José Luis Pérez Castro recibió la pena máxima contemplada por la Justicia de Ecuador en fallo unánime, condenado a 40 años de prisión. Sin embargo, para las familias no todo termina allí porque la autopsia de los cuerpos de las chicas reveló la presencia de cinco ADN, por lo que habría más implicados en la causa que se encuentran con libertad.

 

El pedido de la familia

Paula Menegazzo explicó que ahora buscan que la Justicia de Ecuador inicie una tercera investigación para que posteriormente se realice un juicio y se condene al resto de los autores del crimen implicados.

“Hace un año y medio que se sabe que hay tres cadenas de ADN completas y se sabe que hay un montón de sospechosos con nombre y apellido y no han avanzado”, explicó Menegazzo que entiende que se hizo justicia parcial porque si bien hay tres condenados a la máxima pena de ese país, no son la totalidad de los culpables.

 

De las heridas abiertas, un impulso para cambiar la realidad

“Esa alegría y esa paz que sentimos es para que se transforme en acción, no solo en reflexión. Es una sensación que nos están pidiendo que trabajemos acá”, expresó Menegazzo. Junto a su papá desde el año pasado están trabajando bajo el lema “Nosotros por ella”. Se trata de talleres y charlas de reflexión para concientizar sobre la violencia, en coordinación con el Ministerio de Salud y el Departamento de Género y Diversidad.

“Las sentimos vivas, no físicamente pero nos empujan, nos impulsan para hacer algo y redirigir la energía en nuestra ciudad y hacer algo concreto”, reflexionó Paula. Y agregó: “La idea no es atacar a los hombres violentos, sino que todos puedan participar y de cada heridas podamos todos, hombres y mujeres revertirlas y transformarlas en aprendizaje”.

 

El doble femicidio en Montañita

María José Coni y Marina Menegazzo eran dos jóvenes mendocinas que se encontraban de vacaciones en Montañita, Ecuador. Hasta allí viajaron las chicas en búsqueda de la libertad de poder hacer un viaje solas.  Pero la luz se apagó un 22 de febrero de 2016 cuando perdieron contacto con sus familiares de Mendoza. Desde ese momento comenzó una búsqueda desesperada por las redes sociales para saber el paradero de Majo y Marina. Días después, primero el 25 y después el 27 de febrero de ese año, hallaron los cuerpos sin signos vitales envueltas en una bolsa a pocos metros de donde se alojaban.

María José Coni fue asesinada de un golpe en el cráneo y tenía lesiones de intento de abuso sexual, mientras que Marina Menegazzo recibió seis puñaladas en el cuello, una de las cuales le rompió la médula, y tenía signos de haber sido maniatada.

majo coni marina menegazzo doble femicidio montañita ecuador